Viernes 25 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
25/07/2020

Brian Rosso y una presentación judicial para poder volver a los entrenamientos

El atleta marplatense dialogó con Qué digital acerca del difícil momento que atraviesa. No recibe la beca, le sacaron el bote y todavía entrena en su domicilio.

Brian Rosso y una presentación judicial para poder volver a los entrenamientos
Brian Rosso (Foto: Instagram)
Federico Iavagnilio

Autor: Federico Iavagnilio

[email protected] @FedeeIava

Pasaron más de cuatro de los seis meses de la sanción que recibió Brian Rosso por parte de la Asociación Argentina de Remeros Aficionados (AARA) por “indisciplina”, y a pesar de que semanas atrás salió el permiso para que los atletas de alto rendimiento que buscan avanzar de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio puedan entrenarse fuera de su domicilio, el remero marplatense se encuentra imposibilitado de hacerlo.

A raíz de esto, el deportista decidió iniciar acciones legales ya que quedan pocos meses para que se realice el preolímpico de Río de Janeiro, clasificatorio para el evento deportivo a realizarse en el continente asiático entre el 23 de julio al 8 de agosto.

“Lo principal es volver a entrenar bien, es por lo que estoy luchando. Es todo muy raro, por eso inicié acciones legales aunque no quería, pero era la última vía que me quedaba y creo que era la mejor en este momento. Ya van cuatro meses y sé que a nivel justicia hay mucha cosas más importantes por resolver, pero es la única vía que me quedaba, y se está haciendo demasiado lento y el tiempo que estoy perdiendo no lo voy a recuperar“, confesó Brian Rosso en un diálogo con Qué digital.

Anteriormente, el remero realizó una presentación con sus abogados con el objetivo de que el Juzgado Civil N°3 de la Ciudad de Buenos Aires dictara una medida cautelar, pedido que fue rechazado por la jueza, porque el permiso era sólo para los clasificados a los Juegos. Asimismo, explicó que no pudo recibir la beca disponible porque, para la justicia, no la necesita por no estar entrenando. “Obviamente que es un razonamiento demasiado complejo a nivel justicia pero a nivel deportivo es totalmente distinto”, sentenció Rosso.

Además, dado que debe seguir entrenándose en su domicilio porque la Federación no mandó el permiso a su nombre y no poder hacerlo -como es habitual- en la pista de remo de la Laguna de los Padres junto a su hermano Cristian Rosso y Agustín Scenna, Brian tampoco cobra la beca ni cuenta con su bote.

“El bote con el que clasifiqué a los Juegos del 2016 es 2011, que normalmente es con el que corro, y es el mismo con el que hice la medalla en los Panamericanos de Lima, pero no lo tengo en Mar del Plata porque me lo sacaron, entonces son muchas trabas y ni hablar del tema de la beca; yo quizás no me daba cuenta, pero ya hace cuatro meses que no la cobro, y es mi único ingreso y es con lo que como y vivo para entrenar”, manifestó.

Leer también:

Aunque el momento epidemiológico no permite asegurar qué sucederá en un futuro, la idea es que el preolímpico clasificatorio se dispute en enero en Río de Janeiro. Los tiempos se reducen y el entrenamiento para un evento tan importante es crucial. “El tema de la preparación es mucho más que cuestión de tiempo. Yo fui a los Juegos Olímpicos de Río y la regata de la clasificación fue de las más complicadas de mi vida, sé lo que tengo que hacer, lo que necesito y demás, pero hoy no tengo nada”, expresó el remero marplatense.

Brian Rosso en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (Foto: Télam)

Brian Rosso en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (Foto: Télam)

El principal objetivo para Rosso es poder entrenar, pero la sanción que rige a su nombre vence recién el 10 de septiembre: “Quiero que se me revoque la sanción, que me tomen que soy de selección nacional, no como si fuese un apartado, primero porque para mí la sanción fue injusta, y después porque la beca la necesito para entrenar. Estoy haciendo lo que se puede a nivel económico, y también el tema del bote, que sin ese bote casi no puedo ni pensar en preparar Tokio porque tengo uno que es nacional, pero no se puede entrenar con algo que no te sirve para competir”, confesó.

Leer también:

Rosso se encuentra incomunicado con la Federación ya que hasta lo eliminaron de los grupos de WhatsApp, pero sigue pensando en su trabajo y en representar a Argentina de la mejor manera: “Lo nuestro es un trabajo, es deporte los primeros años pero después pasa a ser un trabajo porque yo dejo todo, entreno seis horas por día y ni hablar de lo que como y descanso, hago todo para los entrenamientos, entonces no es sólo entrenar una horita y ya está”.

BECAS EXTRAS A DEPORTISTAS

A fines de marzo el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) anunció que iban a brindar dos becas extras a los deportistas. Ante este anuncio, Rosso había expresado en sus redes sociales que esa ayuda la iba a donar a la Municipalidad para combatir el coronavirus, pero ese dinero nunca le llegó.

“Yo había dicho que iba a donar la beca extraordinaria, pero no me la dieron. Entonces trabajé de guardavidas en Semana Santa, hice esa plata y la terminé donando al Municipio porque me había comprometido y me parecía una falta de respeto no hacerlo si lo había dicho. Esa plata no salió de la beca, porque nunca la terminé cobrando, pero era un gesto que yo quería hacer“, compartió, ante el difícil momento que atraviesa el país.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,