Jueves 21 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
03/09/2021

Entre logros y pandemia: el camino de Matías De Andrade a la medalla paralímpica

A pesar del parate de la pandemia que frenó su buen momento, el nadador marplatense sobrepasó todas las dificultades y se colgó la medalla plateada en Tokio.

En sus terceros Juegos, el nadador marplatense Matías De Andrade consiguió la primera medalla paralímpica de su carrera con el segundo puesto en los 100 metros estilo espalda en la categoría S6 para dar cierre a un ciclo paralímpico de un rendimiento ascendente frenado solo por la pandemia de coronavirus. Cómo fue la clasificación y una preparación atípica para el nadador del Club Once Unidos que finalmente obtuvo una histórica recompensa.

Claro está, su camino a la medalla plateada fue difícil, de mucho esfuerzo y sacrificio ya que en el medio se encontró con la pandemia de coronavirus que hizo cambiar drásticamente sus planes, atrasar su objetivo en el continente asiático y hasta obligó a sortear diferentes desafíos como lo fue entrenarse sin su actividad principal, el contacto con el agua, por alrededor de seis meses debido a las restricciones impuesta para evitar la propagación del virus.

Pero a pesar de todas las trabas y obstáculos que se le presentaron, consiguió importantes logros en el trayecto de estos cinco años transcurridos desde los últimos Juegos Paralímpicos de Río. El nadador de 28 años e hijo de un excombatiente de Malvinas estaba mentalizado en su sueño, y finalmente este viernes su ilusión se hizo realidad: ya puede vociferar que su sueño se cumplió, y que es ni más ni menos que subcampeón paralímpico.

Leer también:

Desde el Mundial de Paranatación desarrollado en Londres en el 2019 que el marplatense ya estaba clasificado a Tokio gracias a un tercer puesto en justamente su especialidad, los 100 metros espalda. Allí tuvo la increíble marca de 1’16.91” pero Matute no se conformó con eso y a base de trabajo en esta participación paralímpica bajó aún más los relojes, registros que le alcanzó para ganar la serie con un tiempo de 1’14.38”, mientras que en la final culminó segundo con un registro de  1’15.40” que le alcanzó para su corespondiente medalla plateada.

Su arduo trabajo pero con gratificantes resultados ya se reflejaban en el capítulo 4 del especial de Qué digital“Coronavirus, en foco”. Allí, a propósito del parate y del impacto que tuvo en los deportistas de élite, el marplatense se mostraba firme y convencido y sabía que se encontraba en un gran nivel: “En este momento estamos entrenando en el mejor nivel, como si no hubiese pasado nada, además de que mentalmente estoy mejor que nunca”, supo expresar en su momento.

No obstante, el referente local de la natación paralímpica tuvo que afrontar un proceso de volver a contactarse con el agua meses después, tras las restricciones que incluso rigieron con firmeza para los deportistas: “Volver a los entrenamientos fue un proceso de readaptación, de volver a sentir lo que es el agua”.

Para un deportista de elite la postergación de un evento de estas características representa un cambio radical en sí mismo, pero la pandemia le sumó dificultades extras que afectaban no solo a su actividad, sino también para la humanidad. Así lo entendió Andrade desde el primer momento, quien veía los Juegos como “el renacimiento de un Fénix”, como “un amanecer nuevo a la humanidad“: “Vamos a poder seguir adelante”, aseguraba en aquel entonces.

Así, a pesar de la suspensión transitoria de las prácticas en el agua, el referente local de la natación paralímpica ya sabía que estaba a la altura y meses después esas sensaciones las transmitió en el agua en Tokio, haciendo historia y colgándose la medalla plateada, que significó para Mar del Plata volver a conseguir una 17 años después de la lograda por Betiana Basualdo en Atenas 2004 con el tercer puesto en los 100 metros libres categoría S2.

El nadador criado en Miramar pero que Mar del Plata lo adoptó para continuar con su carrera deportiva en el Club Once Unidos tiene como entrenadores a Federico Diez Andersen y a Ezequiel Valdez. Este último, una vez finalizada la carrera, expresó al club marplatense: “El corazón es un órgano más feliz a partir de hoy”.

Después de su segunda participación en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 en donde consiguió el séptimo puesto en la final de los 100 metros espalda y un diploma paralímpico, De Andrade recorrió un complejo camino para hacer posible esta medalla.

En cuanto a los logros durante estos cinco años, se debe mencionar que Matías De Andrade logró la medalla plateada en el Mundial de Paranatación realizado en México en el 2017 y la medalla de bronce en el Mundial de Londres 2019. Además, ese mismo año pero a nivel continental, consiguió la medalla dorada en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019 y así logró subirse a lo más alto del podio. Resultados que sin dudas hacían ilusionar con su primera medalla paralímpica, y finalmente este viernes logró cumplir su tan ansiad y luchado sueño.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,