Miércoles 28 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
17/09/2020

A cuatro años de su liberación, ordenaron la detención del represor Alejandro Duret

Fue condenado en 2011 a 15 años de prisión por la desaparición de Carlos Labolita, amigo de Néstor y Cristina Kirchner. En 2016 había sido liberado pero ya al año siguiente Casación había dejado sin efecto la decisión.

A cuatro años de su liberación, ordenaron la detención del represor Alejandro Duret
Duret en 2016, cuando lo excarcelaron (Foto: archivo / Marcelo Nuñez)

A poco más de cuatro años de su liberación, la Justicia de Mar del Plata ordenó la detención del represor Alejandro Duret, condenado en 2011 a 15 años de prisión por delitos de lesa humanidad de los que fue víctima Carlos Alberto Labolita, compañero de la facultad y de militancia de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. El ex jefe de inteligencia del Grupo de Artillería Blindado 1 de Azul había sido liberado en abril de 2016 por la polémica aplicación de la ley del “2 x 1” y al año siguiente la Cámara de Casación había dejado sin efecto esa decisión, aunque su concreción de demoró hasta ahora ante las presentaciones realizadas por la defensa.

Este miércoles el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata -compuesto en este caso por los jueces subrogantes Nelson Jarazo, Alejandro Esmoris y Eduardo Jiménez- ordenó la inmediata detención de Alejandro Guillermo Duret, quien vive en Capital Federal, y dispuso su alojamiento en el Instituto Penal Federal 34 de Campo de Mayo al tiempo que se formó un incidente para resolver si se aceptará o no otorgarle la prisión domiciliaria en el marco de esta nueva decisión.

Con el paso de más de quince años, la causa judicial contra Duret atravesó numerosos idas y vuelta. En agosto de 2009 el represor fue absuelto por mayoría por el Tribunal Oral de Mar del Plata con los votos de los jueces Jarazo y Esmoris y con la disidencia del por entonces magistrado Carlos Rozanski.

A ese juicio llegó acusado de participar en la privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y el homicidio de Carlos Alberto Labolita, militante de la Juventud Peronista y estudiante en La Universidad Nacional de La Plata, quien fue secuestrado en su casa de Las Flores en abril de 1976, a pocas semanas del inicio de la última dictadura, y trasladado a Azul.

Tras la sentencia, y los correspondientes recursos contra esa decisión, en 2011 la sala cuarta de la Cámara Federal de Casación Penal revocó la absolución y condenó a Duret a 15 años de prisión por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada, por haber sido cometido bajo violencia física sobre la persona, en concurso material con el delito de imposición de tormentos agravado, también, en virtud de tratarse de un perseguido político.

Duret había sido detenido inicialmente en diciembre de 2005 y permaneció en esa condición hasta el 3 de julio de 2009, tras la absolución. Sin embargo, tras el fallo de Casación en octubre de 2011 el Tribunal dispuso nuevamente su detención, y permaneció en el Penal de Marcos Paz hasta el 7 de abril de 2016 (en total, ocho años) cuando los jueces Jarazo y Esmoris dispusieron su liberación al entender que debía hacerse lugar a un planteo de la defensa por considerar que “debía aplicarse al supuesto la norma más benigna”, es decir, el beneficio de la ley del “2 x 1”.

Sin embargo, en septiembre de 2017 la sala cuarta de la Cámara Federal de Casación resolvió dejar sin efecto esa decisión, tras lo cual los abogados defensores interpusieron un recurso extraordinario que fue denegado, y últimamente la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró inadmisible las quejas planteadas en los incidentes de excarcelación y cese de la prisión preventiva por cuestiones formales.

Mientras tanto, los defensores María Laura Olea y Gerardo Ibáñez requirieron al Tribunal de Mar del Plata que mantuviera la libertad a la espera de otra resolución ya que la sentencia condenatoria no se encontraba firme. Y de manera alternativa plantearon que se disponga el arresto domiciliario ya que por su edad (68 años) “se encontraría en una situación de vulnerabilidad, a lo que debe sumarse los riesgos para la salud que implicaría alojarlo en un establecimiento penal en el contexto de pandemia”, según expusieron los abogados.

Pero finalmente este miércoles los jueces entendieron que debe cumplirse la decisión de la Cámara de Casación por lo cual dispusieron su inmediata detención y formar un incidente para resolver si se le otorgará o no la prisión domiciliaria. Mientras tanto, fue alojado en la unidad penal de Campo de Mayo.

“Razones de orden procesal de jerarquía jurisdiccional en la revisión de fallos impone resolver en la dirección señalada, disponiendo la inmediata detención de Alejandro Guillermo Duret en el Instituto Penal Federal 34 de Campo de Mayo, evitando reediciones y dispendio innecesario ante la ausencia de circunstancias novedosas a valorar”, sostuvo ahora en su voto el juez Esmoris.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,