Sábado 26 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
12/07/2020

CNU 2: se cerró el debate y aún no hay fecha definida para el inicio de los alegatos

Ullúa y Corres declararon en la última audiencia virtual antes del inicio de los alegatos. Incertidumbre sobre la continuidad del juicio.

CNU 2: se cerró el debate y aún no hay fecha definida para el inicio de los alegatos
(Fotos: Marcelo Nuñez)

Con la declaración de los dos acusados, Eduardo Salvador Ullúa y Oscar Héctor Corres, en la que sostuvieron su inocencia respecto a las acusaciones, durante esta semana se cerró el debate en el segundo juicio que se lleva adelante en Mar del Plata por los delitos de lesa humanidad cometidos por la agrupación de ultraderecha Concentración Nacional Universitaria (CNU) y las partes quedaron en condiciones de empezar a exponer sus alegatos. De todas maneras, y a partir de las complejidades que suponen las restricciones vigentes y la imposibilidad de realizarlos mediante videoconferencia, se espera que el tribunal que encabeza del proceso resuelva si para que se inicie la nueva etapa se esperará a que todas las partes puedan reunirse presencialmente o de qué manera se llevará a cabo.

Luego de las suspensiones, finalmente el miércoles se retomó el juicio que, en el marco de la pandemia, tiene a los jueces que integran el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata y al fiscal por videoconferencia desde Capital Federal y a parte de las querellas y de las defensas en Mar del Plata. Tal como estaba programado tras el paso de todos los testigos convocados, a lo largo de la audiencia se escucharon las declaraciones de los dos acusados, también a través de videoconferencia, uno desde la cárcel y otro desde su casa.

A lo largo de sus exposiciones, tanto Ullúa como Corres (el primero de manera mucho más escueta y el segundo con mayor extensión) negaron las acusaciones en su contra. “Quiero manifestar mi inocencia sobre estos hechos y mi ajenidad a todas estas circunstancias”, sostuvo Ullúa.

(Foto: archivo / Marcelo Nuñez)

Cabe recordar que tanto Corres como Ullúa están acusados en el juicio de integrar la asociación ilícita -junto a los siete miembros que ya fueron condenados en diciembre de 2016– con el objetivo de cometer una serie de ilícitos, con una clara voluntad de persecución hacia militantes de organizaciones políticas que mantenían diferencias con la agrupación de derecha a la que pertenecían.

Por su parte, Ullúa está acusado también por los homicidios de Enrique “Pacho” Elizagaray, sus primos y tío Guillermo Enrique Videla, Jorge Enrique Videla, Jorge Lisandro Videla; el médico Bernardo Alberto Goldemberg; Daniel Gasparri y Jorge Stoppani; y la privación ilegítima de la libertad y homicidio de la entonces decana de la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica, María del Carmen Maggi.

LA COMPLEJIDAD POR LA PANDEMIA

Teniendo en cuenta las circunstancias y las restricciones vigentes de acuerdo a las diferentes zonas del país, una de las complejidades que hacen al debate tiene que ver con que todos los jueces que conforman el Tribunal de Mar del Plata para este juicio (Daniel Obligado, Nicolás Toselli y Enrique Méndez Signori) e incluso el fiscal Pablo Ouviña viven en Capital Federal.

En ese sentido, esta última audiencia se realizó con cada uno de ellos por videoconferencia, al igual que los dos acusados, uno de los abogados defensores de Corres y uno de los abogados querellantes, Manuel Marañón, desde Tandil. En la sala del Tribunal en Mar del Plata sólo estuvieron, además de la secretaria, el defensor de Ullúa, Manuel Bailleau; el otro defensor de Corres, Horacio Insanti; y los querellantes Gloria León e Ireneo Di Matteo.

Los abogados querellantes León y Di Matteo. (Foto: Marcelo Nuñez)

Cuando sobre el final de la audiencia del miércoles los jueces plantearon la intención de retomar el debate el próximo 22 de julio bajo la misma modalidad virtual para iniciar los alegatos, todas las partes evaluaron que ello resulta imposible.

En primer término, el fiscal Ouviña planteó que las condiciones técnicas no se encuentran garantizadas para desarrollar su alegato, previsto inicialmente para que se extienda durante tres jornadas del juicio de seis horas cada una. De esa manera, sostuvo la necesidad de que la instancia se realice de manera presencial.

A su turno, los tres abogados querellantes coincidieron con el planteo y uno de ellos incluso señaló que durante la audiencia de miércoles llegó a contar hasta nueve cortes de transmisión de las comunicaciones.

Y lo propio hicieron ambas defensas. El abogado Insanti planteó que en las condiciones actuales “no se puede iniciar la discusión final” e hizo foco en la esencialidad de la oralidad para el debate, al tiempo que remarcó como posibilidad que se suspenda el proceso para su defendido hasta tanto puedan reunirse todas las partes presencialmente y que sí se de continuidad para el otro acusado, Ullúa, teniendo en cuenta que se encuentra detenido.

Y a su turno, Bailleau dijo entender la situación pero aprovechó para cuestionar que el tribunal no le haya otorgado a su defendido algún tipo de morigeración de la prisión preventiva mientras sigue el debate. “Que ahora propongan suspender el juicio hasta que la pandemia amaine me parece sinceramente que no es una salida coherente y aceptable, más aún cuando el tribunal nos ha denegado todas las alternativas a la detención que hemos planteado”, señaló. Cabe recordar que también en otro juicio que se realiza en paralelo, la “Cueva 3”, recientemente también le denegaron a Ullúa acceder al beneficio de la prisión domiciliaria.

De esta manera, finalmente los jueces resolvieron que deliberarán los pasos a seguir y comunicarán en los próximos días la resolución de cómo y cuándo se desarrollarán los alegatos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,