Jueves 18 de julio | Mar del Plata
13/02/2023

Lucía Pérez, segundo juicio: harán una inspección en la casa de Farías

Fue pedida por la fiscalía en la continuidad del debate. Este lunes declararon otros cinco policías y la coordinadora del centro de salud de Playa Serena.

Lucía Pérez, segundo juicio: harán una inspección en la casa de Farías
Farías durante el primer juicio. No está presente en la sala en este segundo debate (Fotos: archivo / Qué digital)

En la continuidad del juicio por el crimen de Lucía Pérez, el Tribunal Oral en lo Criminal N°2 de Mar del Plata dispuso, por pedido de la fiscalía, realizar una inspección en la casa en la que vivía Matías Farías, el principal acusado, al momento del hecho. Esa fue una de las principales novedades de la cuarta jornada del segundo debate en la que además declararon otros cinco policías que participaron de los operativos iniciales y en las detenciones de los dos principales acusados (Farías y Juan Pablo Offidani) y la coordinadora del centro de salud de Playa Serena donde fue llevada ya fallecida la adolescente de 16 años el 8 de octubre de 2016.

Tras el paso en la tercera audiencia de cuatro peritos que brindaron sus observaciones respecto a los causales de muerte de la adolescente, con los que cada parte buscará reforzar su postura respecto a la existencia o no de un abuso sexual, este lunes la cuarta jornada del segundo juicio se inició con distintas declaraciones de policías que participaron inicialmente en el hecho.

De todas maneras, una de las principales novedades de la cuarta jornada pasó por un pedido del fiscal Leandro Arévalo para llevar adelante una inspección de la casa en la que vivía Matías Farías, ubicada en Racedo al 4800, en el barrio Alfar. “Hace a la teoría del caso percibir cómo es el lugar”, expuso el fiscal.

Sin oposición de las defensas representadas por Laura Solari y César Sivo, los jueces Gustavo Fissore, Alexis Simaz y Roberto Falcone avalaron la medida y la programaron, en principio, para el miércoles en horario a convenir tras la realización de la audiencia. Para este martes, mientras tanto, se espera que declaren -como en el primer juicio–  quienes alquilaban la casa al acusado y que vivían al momento del hecho sobre el mismo terreno en otra vivienda.

La primera declaración recibida este lunes fue la de un policía. Como integrante del gabinete de prevención de la comisaría de Playa Serena, y al igual que otros dos policías que declararon en el segundo día, expuso que concurrió al Centro de Atención Primaria de  la Salud (CAPS) del barrio, donde había sido llevada Lucía y donde se constató su muerte.

Leer también:

Allí, recordó, el enfermero le mostró a Lucía fallecida sobre la camilla y describió haber visto a una adolescente que estaba  “mal vestida, despeinada y mojada” puntualmente con la ropa y el pelo húmedo, a diferencia de lo que habían declarado los profesionales de la salud en una audiencia previa que no notaron esa situación. Momentos después, el jefe de la comisaría que también declaró en la audiencia de este lunes afirmó lo contrario: que la “ropa estaba seca”.

También el policía recordó los primeros diálogos en la sala de salud con Farías –momento en que Offidani y Alejandro Maciel (fallecido en 2020) ya se habían ido en la camioneta-. Relató que le dijo que había estado con Lucía en su casa, que habían mantenido relaciones sexuales, que ella había ingerido cocaína y que se había desmayado y que, tras intentar despertarla -incluso ingresándola en la ducha- , llamó a un amigo (Offidani) para que lo ayudara y así la trasladaron al CAPS.

Además, relató que el ahora principal acusado -al que describió como “asustado”- accedió a aportar todos datos preguntados y que así fue que se llegó hasta el comercio donde trabajaba la amiga de Lucía que tenían en común para poder dar con el hermano y avisarles que debían presentarse en la comisaría porque algo había sucedido con la adolescente. También describió que fueron con el propio Farías en un patrullero a su casa -previo paso por la de Offidani- a buscar pertenencias de Lucía, aunque no recordó en su relato ese detalle en particular como sí lo expusieron otros policías en audiencias previas.

El momento de la detención de Farías y Offidani, concretado al día siguiente, fue parte de la exposición del policía. Recordó que se realizó a unos 200 metros de la casa de Farías, donde detectaron la camioneta de Offidani mientras se desplazaban los dos. Y planteó que inicialmente se mostraron “algo reticentes” aunque “no agresivos” y atribuyó esa reticencia  -ante una pregunta de la defensa- a la sorpresa de la detención ya que los efectivos al encontrarlos se desplazaban en un auto no identificado como patrullero, hasta que después llegaron los refuerzos. También descartó algún intento de fuga al momento del operativo.

Para ese entonces, dijo, en el caso ya se hablaba de una “violación” en función de lo transmitido por la fiscal de la instrucción Maria Isabel Sańchez, al jefe de la comisaría. 

Leer también:

A su testimonio se le sumó el del segundo jefe de la comisaría de Playa Serena al momento del hecho que recordó los allanamientos realizados después de la detención, en particular en la casa  de Farías donde participó, y la requisa de la camioneta de Offidani realizada el lunes en la comisaría tras el aval de la Justicia de Garantías. Los dos procedimientos, destacó, estuvieron a cargo de la Policía Científica. Una tercera policía brindó un breve testimonio en el que dio cuenta de qué tareas realizó como parte de la investigación, entre ellas varias de constatación de datos y declaraciones .

Por su parte, el jefe de la comisaría, Christian Gari, negó haberle dicho a la familia de Lucía -tal como se expuso en la primera audiencia–  que su hija había fallecido por “sobredosis”. “Se les informó que su hija había fallecido y que las causales se iban a informar a través de la autopsia”, dijo y, ante preguntas de la defensa, insistió en no haberse dicho alguna circunstancia en particular ya que “sería una falta de profesionalismo aventurarse a decir algo así”.

El sexto y último testimonio de la jornada fue el de quien en ese momento era la coordinadora del CAPS de Playa Serena, quien expuso -también como en el primer juicio– respeto a las desprolijidades administrativas detectadas en el centro como la firma de un certificado de defunción en blanco por parte del subsecretario de Salud, Pablo de la Colina, que estaba a cargo de la guardia en ese momento. La profesional ratificó que no correspondía firmar un certificado de ese tipo ante la intervención de la Policía Científica y además relató que ese certificado en blanco después fue dado de baja de manera formal meses más tarde por ella misma luego de que el funcionario le respondiera que “lo rompiera” pese a tener una numeración específica para seguir los pasos correspondientes.

Las dudas sobre por qué se firmó ese certificado de defunción en blanco por parte de De la Colina se mantienen como una incógnita ya que, en su exposición previa, el exfuncionario le restó trascendencia al plantear que “cuando alguien deja un certificado de defunción incompleto no sirve” y reconoció que ante una “muerte dudosa” el certificado correspondía hacerlo a la Policía Científica.

Leer también:

EL JUICIO

Hasta el momento, en el juicio habían declarado la mamá, el papá y el hermano de la adolescente, quienes recordaron cómo fueron los últimos momentos con ella y los primeros tras enterarse del hecho, y dos amigas, una de ellas centrada en cómo conocieron a Farías por venderles marihuana.

En el segundo día prestó declaración el exsubsecretario de Salud municipal, Pablo De la Colina, quien fue el médico que estaba de guardia en el centro de salud de Playa Serena ese sábado  8 de octubre de 2016 y quien recibió y constató la muerte de Lucía. Y también expusieron tres policías que acudieron a la sala sanitaria ante el traslado de la adolescente y un vecino que estaba en ese momento en la zona y observó la llegada de la camioneta de Offidani.

El tercer día estuvo reservado para cuatro peritos que intervinieron a lo largo de la causa y que volvieron a señalar -como en el primer juicio– el causal de muerte vinculado con una “asfixia tóxica, con congestión y edema pulmonar”.

La investigación da cuenta que Farías había conocido a Lucía Pérez el viernes 7 de octubre de 2016 al venderle marihuana junto a una amiga afuera de la Escuela Media N° 3. A eso le siguió un intercambio de mensajes que derivó en que al día siguiente, el sábado 8, la pasaran a buscar en la camioneta de Offidani -en la misma que se desplazaban al momento de la venta de drogas- para ir hasta la casa de Farías en el barrio Alfar. 

Allí para los acusadores se produjo el abuso sexual por parte de Farías tras la provisión de drogas que causó, de acuerdo a los peritos -en un punto variable a lo largo del caso- una “asfixia tóxica, con congestión y edema pulmonar” que provocó la muerte en medio de una situación de vulnerabilidad de la adolescente. Para la defensa, en cambio, se trató de “relaciones sexuales consentidas”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

13/02/2023