Viernes 07 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
10/04/2015

Caso Hooft: acusan al juez de querer “dilatar” el proceso

Esa fue la conclusión del fiscal federal Guillermo Friele. Fue durante la audiencia de apelación del fallo que determina que la grabación oculta, que hizo el hijo del juez a un fiscal, es “ilícita” y no constituye prueba de delito.

Caso Hooft: acusan al juez de querer “dilatar” el proceso

Los fiscales Guillermo Friele y Laura Mazzaferri llegaron a la conclusión de que “no existe un complot de miembros del Poder Judicial contra el juez Pedro Cornelio Federico Hooft. Debe confirmarse el fallo del juez Luciano Bianchi”, en la audiencia para determinar si las manifestaciones obtenidas por el hijo del juez, a través de una grabación oculta, constituyen una prueba a favor de su padre, en la causa que se le sigue por delitos de lesa humanidad cometidos en la denominada “Noche de las Corbatas”, durante la última dictadura cívico militar.

Según informó el sitio Infojus Noticias el fiscal Freile, en la Cámara Federal de Apelaciones, ante los camaristas Alejandro TazzaJorge Ferro y César Álvarez, expresó que “el efecto de esta denuncia es dilatar la declaración indagatoria del juez Hooft”.

En el mismo medio explicaron que los querellantes Federico Hooft y Alejandro Martín Borawski Chanes solicitaron al tribunal que anule el fallo del juez Luciano Bianchi por entender que tanto el magistrado como los fiscales realizaron un análisis sesgado de la supuesta prueba –obtenida a través de una grabación oculta- que daría cuenta de un complot organizado por jueces, fiscales, abogados e integrantes de los organismos de derechos humanos en contra del juez provincial Pedro Hooft.

La grabación reproduce un diálogo entre Federico Hooft y el entonces fiscal de la causa contra su padre, Claudio Kishimoto. Según la querella, en esa charla el fiscal habría confesado que la denuncia contra el juez Hooft por delitos de lesa humanidad al decir que el caso era “un gran verso”. No obstante, el juez Bianchi entendió que esas manifestaciones informales de un funcionario en el ámbito de su vida privada fueron obtenidas de manera “ilícita” y, por lo tanto, no pueden considerarse como prueba.

Por su parte, los fiscales aseguraron que no existe en el fallo de Bianchi, las contradicciones y la falta de objetividad que denuncia la querella.

DELITOS DE LESA HUMANIDAD

Hooft está acusado de tener participación en la “Noche de las Corbatas”, el megaoperativo represivo perpetrado por las fuerzas armadas y con la colaboración de integrantes de la Concentración Nacional Universitaria (CNU) entre junio y  julio de 1977. Durante esas jornadas, un grupo de abogados laboralistas fue secuestrado y la mayoría permanece desaparecido.  En su faena, el terrorismo de Estado asesinó a Norberto Centeno y desapareció a Jorge Candeloro, Salvador Arestín, Hugo Alais, Tomás Fresneda y Mercedes Argañaraz de Fresneda -embarazada de 4 meses-. En tanto, los abogados Carlos Bozzi, Camilo Ricci y Marta García –esposa de Candeloro-, lograron sobrevivir.

Para las querellas, el magistrado no sólo cajoneó los habeas corpus presentados por los familiares de los abogados, sino que ocultó el asesinato del abogado Candeloro. Según el expediente judicial, la máxima autoridad militar de Mar del Plata, informó al juzgado de Hooft que el abogado había sido “abatido en un intento de fuga” y el juez no sólo no reclamó el cuerpo sino que tampoco le avisó a los familiares.

Hooft fue sometido a jury de enjuiciamiento en 2014 y resultó absuelto. Todavía ejerce sus funciones y se ampara en los fueros para sortear la requisitoria de la Justicia. Nunca acudió a ninguno de los llamados a indagatoria.

Ver más: , , , , ,