Crimen tras ritual umbanda: violencia feroz y un psicópata desalmado

Esas fueron algunas de las definiciones de los jueces al dictar la sentencia del juicio por el brutal asesinato de un nene de cuatro años, que terminó con dos perpetuas, una pena de cinco años y cinco absoluciones.

21/11/2018
Crimen tras ritual umbanda: violencia feroz y un psicópata desalmado
(Fotos: QUÉ Digital)

Maltrato infantil extremo. Un cuadro agónico. Un brutal y prolongado castigo. Violencia feroz. Un psicópata desalmado. Una mujer con personalidad egocéntrica y falta de escrúpulos. Esas fueron algunas de las definiciones que dieron los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°4 al dictar la sentencia del juicio que se llevó adelante desde fines del mes pasado en Mar del Plata por el brutal asesinato de un nene de cuatro años, Uriel, en septiembre de 2015.

Fue un largo juicio con jornadas doble turno y con el paso de decenas de testigos ante los jueces Gustavo Fissore, Jorge Peralta y Alfredo Deleonardis. Este miércoles, finalmente, los magistrados dieron a conocer la sentencia a la que cuatro de los ocho acusados llegaron con prisión preventiva. Inicialmente, la complejidad de la causa se centró en la poca información y testimonios que lograban recabar los investigadores teniendo en cuenta la vinculación de los implicados con la religión umbanda, aunque con el tiempo se logró avanzar.

SENTENCIA JUICIO UMBANDA  (13)

Uno de los puntos sobresalientes del fallo que terminó con dos perpetuas, una condena de cinco años y cinco absoluciones fue el hecho de que los jueces dieron por probado que las lesiones que le provocaron la muerte al menor no se produjeron en el marco de la ceremonia umbanda sino que fue luego en la casa de dos de los participantes. Por eso, entre otros puntos, solamente condenaron a la pareja que tenía a cargo el nene y a la mamá, que se los había entregado para su cuidado.

ACUSADOS Y SENTENCIA

* Ivana Toledo. Prisión perpetua.

* Diego Grollino. Prisión perpetua.

* Romina Hernández -madre del menor-. Cinco años de prisión.

* Ramona Rosa Toledo -la mae, madre de Ivana y Lucas-. Absolución.

* Cristian Acha -acusado de colaborar en el crimen-. Absolución.

* Lucas Toledo -hijo de la mae y acusado de falso testimonio-. Absolución.

* Saverio Grollino -padre de Diego-. Absolución.

* Lidia Maidana -madre de Diego Grollino-. Absolución.

En la pequeña -como todas- sala del TOC N°4, el juez Deleonardis se hizo cargo por espacio de una hora de leer parte de la sentencia -teniendo en cuenta su extensión- en la que en primer término descartaron las nulidades pedidas por los defensores y validaron el retiro de la acusación del fiscal para dos de los acusados: Saverio Grollino y Lidia Maidana.

SENTENCIA JUICIO UMBANDA  (9)

 VIOLENCIA FEROZ 

Al hacer alusión al homicidio, los jueces hicieron referencia a un “brutal y prolongado castigo proferido al niño”, a la violencia mantenida en el tiempo para con el nene y se centraron, como causal de muerte, y entre tantas lesiones, en un estrangulamiento con un lazo que le provocó asfixia, según los informes periciales.

En este marco, analizaron si las lesiones se podrían haber producido en el marco de un rito religioso en base a lo recolectado como prueba y concluyeron en que si bien algunas de las heridas superficiales que presentaba el cuerpo del menor podrían haber ocurrido en ese contexto, el material probatorio no fue suficiente para tener por cierto que el rito umbanda en cuestión haya continuado tras su finalización en la casa de la calle Solís, donde se produjo la muerte.

Concretamente, los jueces entendieron que el rito se produjo en un templo la noche anterior y que las lesiones mortales del pequeño fueron producidas a las horas siguientes por la pareja que lo tenía a su cargo, en su casa. Además, los magistrados entendieron que con su conducta la pareja no pudo no haberse representado que ello podría provocarle la muerte al menor.

En ese marco, los integrantes del TOC N°4 hablaron de una “violencia feroz” y calificaron a Grollino, de acuerdo a lo evaluado por los peritos psiquiátricos, como un “psicópata desalmado” a partir de presentar un cuadro de trastorno de personalidad.

SENTENCIA JUICIO UMBANDA  (2)

 LA MAE Y SU “FALTA DE ESCRÚPULOS” 

Si bien los jueces absolvieron a la mae Ramona Rosa Toledo al entender que no se pudo determinar con la prueba recogida que la mujer hubiera incitado al homicidio cometido por Grollino e Ivana Toledo, los magistrados no ahorraron en críticas hacia la mujer por fuera de los alcances penales. De esta manera, se refirierron a sus “tendencias egocéntricas”,  a una muy fuerte influencia sobre las personas que la seguían, a una “falta de escrúpulos” para aprovecharse” de personas con distintos contextos de vulnerabilidad y al “lucro, poder, percepción de poder y sexo”.

 EL ROL DE LA MAMÁ DE URIEL 

La responsabilidad penal de la mamá de Uriel -Romina Hernández- fue uno de los puntos abordados por los jueces en la sentencia y en ese sentido respondieron a diversos planteos que había realizado la defensa al cuestionar la materialidad delictiva de la acusación, en la que se hacía alusión al hecho de que la mujer no haber protegido a su hijo. Asimismo, la defensa había hecho referencia al historial de vida de la Hernández, a un complejo cuadro emocional y a su vulnerabilidad al momento de decidir entregar el menor a la pareja.

SENTENCIA JUICIO UMBANDA  (7)

Al respecto, los jueces dieron por acreditada la materialidad delictiva de la acusación y mencionaron la “indiferencia” que le provocó la posibilidad del peligro para su hijo, aunque de todas maneras rescataron que “no es posible afirmar que ella haya pretendido colocarlo en una situación de desamparo”. “Si se tiene por cierto que luego de entregar a Uriel a la pareja, lo abandonó a su suerte“, señalaron los jueces y consideraron que “omitió arbitrar” los cuidados mínimos para su hijo.

En este marco, los magistrados hablaron de un “cuadro maltrato infantil extremo” que presentaba el niño, de un “cuadro agónico que arrastró los días previos al fallecimiento” y de maltrato psicológico y así puntualizaron en detalles sobre el estado en que la pareja cuidaba al nene y expusieron que el menor dormía en un colchón en el piso, solo con una frazada, al lado de un tarro de comida para perros.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios