Lunes 28 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/05/2017

El Martillo: relatos de una noche de terror y violencia

“Cuando lo agarraron lo decapitaron”. “Le dieron la cabeza a los perros”. “Hicieron lo que quisieron”. “La policía no quiso entrar”. El estupor de los vecinos que vieron una batalla en la que murieron tres jóvenes y se prendieron fuego casas y autos.

El Martillo: relatos de una noche de terror y violencia
(Foto: QUÉ Digital)

Los vecinos del barrio El Martillo vivieron una noche de terror. Cuando el domingo, cerca de las 19, Nelsón Alderete le pegó un disparo en la cabeza a un chico de 15 años una vecina anunció la batalla que terminaría con tres muertes y casas incendiadas: “Vamos a escondernos bien, esta noche no dormimos“.

El infierno se puede desatar muy rápido y en cualquier lugar. En El Martillo el infierno fueron siete horas de disparos, corridas, venganza, violencia, terror y muerte. De acuerdo al relato de los vecinos, la situación comenzó durante la tarde del domingo en la casa de Sicilia al 7100. Esa fue la primera en quedar incendiada. Luego, por la noche, la tensión se trasladó a la casa de Nelson Alderete, el joven de 25 años apuntado por ser el asesino de los dos menores de edad y quien terminó también asesinado: fue degollado y luego su cuerpo se prendió fuego en el interior de la vivienda. La casa contigua también sufrió las consecuencias del fuego. Los vecinos contaron que ellos mismos apagaron las llamas porque en medio del caos, los bomberos nunca llegaron.

“Prendieron fuego una casa para buscar al que mató a los chicos. Pero había gente adentro. Tuvieron que salir corriendo unos nenitos del lugar. Se escaparon en patas por la calle, me dio mucha lástima“, dice una mujer.

Cuando lo agarraron a Alderete lo decapitaron, le sacaron la cabeza. Al cuerpo le faltaba una pierna”, dice un vecino, que todavía no puede asimilar lo vivido y agrega: “Le dieron la cabeza a los perros“.

ENFRENTAMIENTO EL MARTILLO 01

Una vecina, en un gesto de piedad o para evitar el asco de la escena, tapó el cuerpo de Alderete -sin cabeza, sin pierna y prendido fuego- con una chapa para que los perros no se lo comieran más.

“La policía no quiso entrar, son unos cobardes, los tiroteó la gente del barrio y no entraron”, dice un vecino y agrega: “Hicieron lo que quisieron, tiraron tiros de revólver, pistola, escopeta toda la noche”.

Finalmente, una mujer cuenta que lo primero que hizo fue llamar a su mamá. Contarle que ella y sus hijos se encuentran bien después de haber sido parte del escenario de una batalla. “Escuchábamos las balas y no sabía dónde más esconder a los chicos, tenía miedo de una bala perdida“, resume la mujer.

Los vecinos de El Martillo tuvieron que soportar siete horas de disparos, de violencia, de incendios y muerte. Durante siete horas el barrio fue tierra de nadie, fue tierra de venganzas, fue un infierno.

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios