Domingo 25 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
15/07/2015

“No sé cómo enfrentar a las víctimas y les pido perdón”

Claudio Napolitano hizo uso de su derecho constitucional y brindó sus últimas palabras en el marco del juicio en el que está imputado por siete violaciones. Sin embargo, no quiso ingresar a la sala porque “tiene vergüenza”.

“No sé cómo enfrentar a las víctimas y les pido perdón”
Claudio Napolitano, nuevamente ausente en la sala de audiencias. (Foto: archivo / QUÉ Digital)

En lo que fue una de las jornadas más extensas y movilizadoras en el marco del juicio a Claudio Napolitanoimputado por siete casos de abuso sexual agravado por uso de arma de fuego y acceso carnal y siete robos agravados por uso de arma de fuego cometidos entre 2009 y 2013- el acusado hizo uso de su derecho constitucional de brindar sus últimas palabras ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº 4, tras la lectura de los alegatos.

Sin embargo, y si bien la expectativa de gran parte de quienes se encontraban en la sala de audiencias –incluidas las víctimas– era la presencia del imputado –quien inicialmente había pedido no asistir al debate- su defensor, Lucas Tornini, pidió el desalojo del lugar para que su cliente pudiera hacer uso de la palabra. “Fue un pedido explícito, él dice que no quiere declarar porque no quiere confrontar con las víctimas”, argumentó el letrado.

En ese sentido, tanto el Ministerio Público Fiscal como el particular damnificado se opusieron y los jueces pidieron un cuarto intermedio para decidir. Finalmente, los magistrados Alfredo De Leonardis, Gustavo Fissore y Jorge Peralta resolvieron que la declaración se desarrollaría en una sala contigua y con la presencia de las partes dado que, según explicaron, “si el imputado no hace uso de su derecho constitucional se podría declarar la nulidad del procedimiento”.

Entonces, y mientras las mujeres que fueron atacadas por Napolitano atravesaban un sinfín de sensaciones, que fueron desde la bronca, hasta la ansiedad, pasando por la angustia y la desesperación, a escasos metros el acusado habló, pero no se animó a hacerlo frente a ellas. “Cagón”, fue la palabra que más se escuchó en el quinto piso del edificio de Tribunales. Y quién podría intentar decir lo contrario.

Algunos minutos después, y por Secretaría, se leyó la declaración del imputado. En su breve exposición, Napolitano explicó que no quiso ingresar a la sala de audiencias porque “tiene vergüenza”. “No quiero pasar porque tengo otro panorama, hoy tengo vergüenza; no sé cómo enfrentar a las víctimas y les pido perdón”, sostuvo.

En esa misma línea, el acusado dijo estar arrepentido y asumir su error. “Me hago cargo, tengo un hijo, estoy arrepentido; no está bien lo que hice y me hago cargo. No supe cómo vivir y les pido perdón, pero no me da la cara para hacerlo”, apuntó. La sala quedó en silencio, y antes de que los jueces informaran la fecha y hora de la sentencia -que será el martes 21 de julio a las 12- en el ambiente quedó la sensación de que nadie creyó ni un poco de lo que dijo Napolitano.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,