Domingo 22 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
05/06/2018

Penas de 16 y 13 años para una banda que cometió violentos robos

Fueron cinco hechos y ocurrieron en febrero de 2016. Los cuatro acusados fueron juzgados y condenados por el Tribunal Oral N°1.

Penas de 16 y 13 años para una banda que cometió violentos robos
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Cuatro hombres, de entre 32 y 26 años, fueron condenados a penas de 16 y 13 años de prisión por haber cometido cinco violentos robos en viviendas durante febrero de 2016. Además, se dispuso decomisar armas de fuego secuestradas y un vehículo que será afectado para ser utilizado por la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Mar del Plata, a fin de dotar con mayores recursos a la fuerza.

El juez Pablo Viñas, del Tribunal Oral en lo Criminal N°1, resolvió en las últimas horas condenar a Pablo Nicollas Scaramuccia (27) y a Ulises Javier Andrada (27) a la pena de 16 años de prisión, en tanto dispuso una condena de 13 años para Roberto Ángel del Buno (32) y Cristian Nahuel Ullúa (26), todos acusados de haber participado en algunos de los cinco robos cometidos durante febrero de 2016.

Tras la investigación a cargo del fiscal Mariano Moyano y de la DDI, además de cinco robos a los ahora condenados se los acusó por los delitos de encubrimiento, tenencia ilegal de arma y daño agravado.

 CINCO VIOLENTOS ROBOS 

El primero de los hechos que fue juzgado ocurrió el 2 de febrero de 2016 cuando alrededor de las 22:30 Andrada, Scaramuccia, Ullua y del Bueno -con armas de fuego- irrumpieron violentamente a través de una ventana en una vivienda ubicada en Concepción Arenal al 5700, previo escalar una reja perimetral de 1,80 metros de altura que cercaba el frente. Una vez en su interior intimidaron y amenazaron con armas de fuego a cuatro personas, a quienes condujeron a una de las habitaciones de la casa donde las ataron de pies y manos e hirieron de un golpe a una de ellas. Luego de apoderarse de diversos bienes (tecnología, joyas y vestimenta) se dieron a la fuga.

El segundo caso se produjo diez días después, cuando alrededor de las 4:30 Andrada y Scaramuccia irrumpieron por el fondo de una vivienda de Álvarez Condarco al 6200, donde se encontraban la propietaria, una nena de tres años y amigos de la familia, también con hijos pequeños. Una vez en su interior, mientras Scaramuccia amenazaba e intimidaba con el arma de fuego a la propietaria, Andrada golpeó en la cabeza al hombre que se encontraba de visita con una llave cruz de moto, tirándolo al suelo y atándolo con una cinta en sus pies y manos. Luego de robarse pertenencias, huyeron.

El 16 de febrero de 2016 se concretó el tercer hecho: alrededor de las 22:40 Ullua, del Buono y una tercera persona no identificada irrumpieron violentamente en una vivienda de Guido al 1200 tras forzar una puerta. Una vez en su interior, del Buono se dirigió al comedor de la casa donde se encontraba la propietaria de la vivienda a quien intimidó apuntándole con el arma de fuego, mientras Ullua se trasladó a la planta alta donde se hallaba el esposo de la mujer, a quien apuntó con un revólver y le ordenó que se arrojara al piso. Una vez en el suelo lo golpeó y lo redujo atándolo de pies y manos.

Tras ello, ingresó a la casa un cuarto individuo quien a su vez mantenía comunicación vía handie con una quinta persona quien lo alertaba de todo lo que sucedía en el exterior mediante la escucha de la frecuencia policial.Tras ello, los cuatro sujetos comenzaron a exigir a los moradores la entrega de dinero y elementos de valor, mientras continuamente amenazaban de muerte al propietario de la casa y le propinaban golpes en su cuerpo. Tras revisar las distintas dependencias de la casa y luego de permanecer allí aproximadamente 40 minutos, los individuos se apoderaron de dinero, ropa, armas de fuego y electrodomésticos.

El cuarto hecho se produjo el 20 de febrero cuando Andrada y Scaramuccia, junto a otras dos personas no identificadas, irrumpieron en una vivienda de Zaccagnini al 5500 donde se hallaban el matrimonio propietario con sus hijos menores y personas amigas. Tras intimidar a las víctimas con las armas que portaban, los obligaron a dirigirse hacía una de las habitaciones, donde los redujeron atándolos a todos de pies y manos. En el lugar, robaron una guitarra eléctrica, elementos musicales, celulares, dinero y ropa.

Y el último de los robos juzgado se concretó apenas dos días después. Alrededor de la 1.30 Andrada y  Scaramuccia, previo escalar una reja de 1.50 metros irrumpieron en una vivienda de Estrada al 5300. Una vez en su interior, intimidaron con armas de fuego a su propietaria, su pareja y amigos que se encontraban en el lugar a punto de cenar, uno de los cuales se hallaba en compañía de su hija de cuatro años. Luego de ello, los obligaron a trasladarse a una de las habitaciones donde los redujeron, atándolos de pies y manos, y mediante amenazas de muerte les exigieron la entrega de bienes. Tras propinarle golpes de puño y puntapiés a la pareja de la propietaria, Andrada se quedó custodiando a las víctimas mientras Scaramuccia revisaba las distintas dependencias de la casa en la búsqueda de dinero y objetos de valor.

 

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios