Miércoles 07 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/07/2018

Prisión perpetua para el autor de un brutal doble homicidio

Francisco García, de 70 años, y Alicia Corbo, de 69, fueron asesinados de múltiples puñaladas en abril de 2017 en su casa de Fitte al 1800. Brian “Chuqui” Cano fue detenido días después y este viernes fue condenado.

Prisión perpetua para el autor de un brutal doble homicidio
Los familiares de las víctimas, al escuchar la sentencia (Foto: QUÉ Digital)

El 14 abril del año pasado Francisco Antonio García, de 70 años, y Alicia Corbo, de 69, fueron brutalmente asesinados de múltiples puñaladas y “acción de degüello” en su casa de Fitte al 1800. Días después Brian “Chuqui” Cano, que era apuntado como el principal sospechoso, se entregó tras una intensa búsqueda. Este viernes el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº3 lo condenó a la pena de prisión perpetua al considerarlo autor del delito de doble homicidio agravado por alevosía y criminis causa.

En la mañana del sábado 15 de abril de 2017 las víctimas fueron halladas muertas en el interior de su casa por un hijo de la mujer, que había ido a visitarlos. A partir de allí, la llegada de la Policía y el horror: luego se conocería que la mujer murió a partir de haber recibido 40 heridas de arma blanca y el hombre fue prácticamente degollado. Aquel día de la casa faltó dinero, otras pertenencias y una camioneta Partner blanca, que tres días después apareció incendiada en el barrio Hipódromo.

Luego de la investigación encabezada por el fiscal Alejandro Pellegrinelli, semanas atrás se inició el juicio en el TOC Nº3, y este viernes, en medio de la feria judicial, los jueces Juan Manuel Sueyro, Juan Galarreta y Mariana Irianni dieron a conocer la sentencia en la que dispusieron condenar a Cano, tal como había pedido el fiscal, a la pena de prisión perpetua por el delito de doble homicidio agravado por alevosía y criminis causa.

Chuqui

También fue condenado a tres años de prisión de cumplimiento efectivo Luis Alberto Landoni, por el delito de encubrimiento agravado ya que tras el crimen guardó la camioneta de la pareja que había sido sustraída por Cano y que luego aparecería incendiada.

En su resolución, los jueces hablaron de una “desgarradora escena del crimen”, del “aprovechamiento” de Cano ya que tenía una relación de confianza con las víctimas, de un “ostensible y despiadado grado de violencia” y de una “personalidad psicopática” del joven, lo cual terminó siendo valorado como un atenuante ya que los peritos describieron que por su cuadro le resulta imposible sentir empatía y arrepentimiento.

SENTENCIA JUICIO CANO  (1)

 ACCIÓN PREMEDITADA, APROVECHAMIENTO Y PERSONALIDAD PSICOPÁTICA  

Francisco Antonio García y Alicia Corbo conocían a su agresor, porque era amigo de “Beto”, un vecino que se había criado con la pareja y con quien habían vivido ya que habían asumido el rol para que cumpliera en su casa un arresto domiciliario. Terminado ese plazo, y ante circunstancias que no fueron del agrado de la pareja, le pidieron que se mudara y así lo hizo: se fue a vivir en un departamento ubicado enfrente junto con Cano, a partir de lo cual este último se ganó la confianza de las víctimas.

Los jueces Irianni, Sueyro y Galarreta entonces acreditaron una situación de “aprovechamiento” a partir de ese conocimiento y relación e incluso puntualizaron que Cano hasta se aprovechó del conocimiento del perro de la pareja, un Mastín Napolitano, al que la noche del crimen le dio un sedante para no ser atacado al momento del hecho.

Los jueces describieron que Cano “usó el arma blanca con ostensible y despiadado grado de violencia contra la mujer”, que recibió unas 40 puñaladas, y puntualizaron que el hombre fue prácticamente degollado. Su destreza con el cuchillo la vincularon a su trabajo en la faena en el frigorífico exSadowa.

Cano hizo todo de manera premeditada, con fines de robo. Los atacó en vísperas de Pascua, cuando estaban por cenar. “Seguro hasta le dieron de comer”, declaró uno de los hijos de las víctimas durante el juicio. Buscaba dinero por un auto que habían vendido. En la casa faltó dinero, electrodomésticos, documentación y la camioneta.

Para acreditar la autoría de Cano, los jueces hicieron hincapié en un destacado trabajo pericial en el que se centró buena parte de la prueba contra el joven. Y además tuvieron en cuenta que durante el proceso una joven que había sido novia de Cano declaró que por aquellos días él la llamo diciéndole que se había “mandado una cagada”. Ella lo relacionó con la noticia del doble crimen que había visto por televisión y le pidió que se entregara.

La mente y los sentimientos de Cano también fueron parte del análisis de los jueces, que lo describieron por tener una “personalidad psicopática”. Durante la causa, una perito lo calificó como un “psicópata desalmado”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios