A 3 años de su creación, ¿qué pasó con el Fondo Editorial Municipal?

La ordenanza fue sancionada y promulgada en noviembre de 2015. Y ahora, desde Unidad Ciudadana buscan saber el estado actual de aplicación de la normativa. ¿De qué se trata?

13/04/2019
A 3 años de su creación, ¿qué pasó con el Fondo Editorial Municipal?
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

A fines de noviembre del 2015 -en el final del gobierno de Gustavo Pulti y apenas semanas antes de la asunción de Carlos Arroyo- el Concejo Deliberante aprobó y el Ejecutivo luego promulgó la ordenanza que establece la creación de un Fondo Editorial Municipal destinado a promover la edición de obras de autores locales, en formato novelas, poesías, comics, textos dramáticos, educativos e históricos, entre otros. Pero a más de tres años, desde Unidad Ciudadana le piden explicaciones al Ejecutivo respectó a cómo fue su aplicación y qué debería modificarse para que sea más efectiva la iniciativa.

“El establecimiento del Fondo Municipal Editorial fue un paso importante para el fortalecimiento de los escritores locales y formas colaborativas de financiar a los antedichos y sus obras”, manifestaron desde Unidad Ciudadana en el proyecto de comunicación elevado al Concejo por el edil Balut Tarifa Arenas, con objetivo de conocer los avances al respecto.

Es que, a tres años y cinco meses de la promulgación de la ordenanza 22.464 que establece la creación del Fondo, desde el bloque consideran necesario “tener datos concretos de los resultados del mismo y su estado de aplicación actual siendo este un tiempo prudencial para comenzar a evaluar el resultado de esta política pública y qué tuercas podemos ajustar para su mejor aprovechamiento, ya que sería de mucho interés poder sacar el máximo jugo de esta pieza normativa”, justificaron.

La información que requieren desde el bloque de concejales de Unidad Ciudadana busca saber el grado de cumplimiento de la normativa, como así también “algunos puntos grises” para poder mejorar su efectividad real a la hora de resolver o gestionar las problemáticas por las cuales, justamente, nacieron el Fondo Editorial Municipal y el Consejo Editorial Municipal.

Mar del Plata es una ciudad donde destacados autores han desarrollado textos de gran interés para la comunidad. En este sentido desde Unidad Ciudadana plantearon que “el propio Estado municipal decidió establecer un fondo editorial conformado por aportes de los sectores públicos y privados (particulares o personas jurídicas) a fin de contar con herramientas para editar y poner en conocimiento de la sociedad toda a los escritores locales”.

Con el espíritu del Fondo Editorial Municipal, lo que se busca es potenciar a aquellos vecinos y vecinas que se dedican a escribir tanto obras literarias, como al público en general que podría acceder a dicho material. Es así que “el Estado debe -a través de sus mecanismos e instituciones- proporcionar la mayor y mejor visualización y acceso posible a este tipo de bienes, posibilitando así una mejor calidad de vida para los ciudadanos”, plantearon desde la oposición.

En este marco es que se requiere información sobre el estado de ejecución de la ordenanza que fue sancionada por el Concejo Deliberante sobre el final del mandato del gobierno anterior “a fin de afinarla de la mejor forma posible para que sea más eficiente y cumpla mejor los fines”.

 ¿QUÉ ES EL FONDO EDITORIAL MUNICIPAL? 

De acuerdo a lo establecido en la ordenanza promulgada en 2015, el Fondo Editorial Municipal se conforma con aportes de la Secretaría de Cultura, editoriales privadas no locales que integran el circuito comercial, entidades públicas y de personas físicas y/o jurídicas. Por otro lado la ordenanza impulsa la concreción de dos convocatorias al año. “La primera convocatoria será a  partir del 1 de marzo al 30 de abril y la segunda convocatoria desde el 1 de septiembre al 31 de octubre”, se explica en el texto.

En cuanto a los derechos de autor, en ese momento se acordó que los mismos iban a ser convenidos entre el autor y el editor, “pero el porcentaje establecido no podrá ser inferior al determinado por la Sociedad Argentina de Escritores (SADE). Los libros editados bajo este régimen, llevarán impreso en su interior una leyenda relativa al auspicio de la Secretaría de Cultura”.

Para ello, según lo establecido, las personas que solicitan este beneficio tienen que presentar en sobre cerrado en la Secretaría de Cultura “un proyecto de la obra a editar en los plazos indicados y del género de la convocatoria ”. Y además, la persona que concursa debe también presentar por escrito sus datos personales, curriculum vitae, acreditar su residencia y fundamentar la obra presentada.

“Una vez editada la obra, el autor entregará a la Secretaría de Cultura  la cantidad de 50 ejemplares que serían redistribuidos entre las bibliotecas municipales”, se fija en la norma, en la que también se indica que las piezas seleccionadas por el Consejo Editorial deberían ser anunciadas en actos públicos. Finalmente, en cuanto a la tirada y entrega de ejemplares, se estableció que la misma no podrá superar los 300 ejemplares.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios