Martes 19 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/10/2019

Arroyo: “Cambiemos tiene el concepto de manejar un municipio como una empresa”

A una semana de las elecciones, el intendente profundiza sus diferencias con el oficialismo nacional, defiende las obras realizadas y la quita de la bonificación docente y habla de su futuro tras dejar el gobierno.

Arroyo: “Cambiemos tiene el concepto de manejar un municipio como una empresa”
(Fotos: Qué digital)
| Por Juan Bronzini

El actual intendente Carlos Arroyo transita sus últimos dos meses al frente del Municipio de General Pueyrredon, y a una semana de las elecciones generales se sienta a hablar con Qué digital sobre diversos temas que hicieron a su gestión en estos cuatro años. Así, defiende la quita de la bonificación docente pese a afirmar que “ganan poco” y busca realzar las obras llevadas a cabo, pero fundamentalmente profundiza sus diferencias con Cambiemos, tal como empezó a exponerlo luego de que fuera dejado afuera del armado electoral de este año. Que “tienen el concepto de manejar un municipio como una empresa” y que “para ellos era importante la sonrisa, la postura, pero para mí eso es una payasada”, fueron algunas de sus definiciones.

Tras obtener solamente un 5,31% de los votos en la elección primaria de agosto con 20.451 sufragios -en contraposición con los más de 183 mil obtenidos en 2015-, Arroyo dice ser el “único intendente que enfrentó al poder constituido” y pese a que insiste en que va a “gobernar otros cuatro años” habla de su futuro: “Me dedicaré a escribir y a dar conferencias sobre temas municipales, lo cual será un suplicio para el intendente que venga”.

– La oposición habla de un superávit ficticio y de falta de gestión en estos cuatro años ¿qué opinión le merece eso?

– Vamos por partes. La planta de efluentes cloacales el 67% lo pagó Nación con un crédito del BID y el resto el Municipio. El Centro de Abastecimiento de Tucumán y Almafuerte, que tendrá 15 millones de litros de agua, lo paga íntegramente el Municipio. El ramal oeste de agua lo pagó el Municipio. Un montón de cosas paga el Municipio.

En todo el año, Nación no mandó fondos para educación. Nos debe 537 millones de pesos. Hace unos años les dije a los periodistas que el Municipio iba a terminar dándole fondos a la Provincia y a la Nación y varios se rieron de mí en la cara. Hoy es una realidad la deuda que ellos tienen con nosotros, porque Provincia también nos debe.

El 48% del costo educativo del año pasado lo puso el Municipio y el resto Nación y Provincia. El sistema local era tan desastroso que Educación  no mandaba las altas y por eso los fondos no llegaban. La realidad es que si el acto administrativo no se hace, no te mandan la plata.

– Respecto a la quita de la bonificación docente ¿el costo político no fue muy grande?

– El costo político es grandísimo, pero yo tengo que hacer lo que corresponde, no lo conveniente. El área técnica me dijo “esto se paga mal”. Entonces fuimos a la Justicia. Yo soy republicano, creo en la división de poderes. No quise resolverlo yo. Podría haber dicho “pago” y me sacaba el problema de encima. Fui a la Justicia porque estoy administrando plata ajena.

Yo soy docente de carrera, me morí de hambre toda mi vida. Tampoco creo que los docentes estén bien. Si ganan poco, aumentemos su sueldo. Hay que pagar la hora lo que haya que pagarla, eso no me importa. Pero hay que poner las cosas en claro. Nosotros reglamentamos una ordenanza de la época de (Ángel) Roig. El argumento que dan es “hace 30 años que cobramos eso”, pero eso no es un argumento.

– Sin dudas hubo un quiebre en 2017, después de las legislativas, ¿le llamó la atención que Cambiemos lo apartara de su armado?

– No me sorprendió. Pero yo no pertenezco al PRO. No soy del partido del presidente, soy de la Agrupación Atlántica que es un partido local. Como no soy de su partido vino un enviado (NdR: se refiere a Guillermo Montenegro) que es de ellos.

– ¿Por qué entiende que sucede eso?

– Hice lo que había que hacer. Si yo voy a una playa con un sol a pleno, no por mí sino por la investidura del intendente al que votaron 186 mil marplatenses y me ningunean, me voy.

Han hecho montones de actos en la ciudad y no invitaron a la autoridad máxima de la ciudad. Ellos consideran que Mar del Plata es una continuación de los lugares que ellos gobiernan y se equivocan porque esta es una ciudad autónoma que elige a sus gobernantes. Se manejan con los intereses propios nacionales o provinciales y yo tengo que pensar en las necesidades de mi ciudad, ahí está el choque.

Desde la vuelta de la democracia soy el único intendente que enfrentó al poder constituido.

Recuperé 1000 metros de playa que tenía carpas y es un espacio público en pleno centro. Eso seguro tiene un costo, políticamente no es lo conveniente pero es lo correcto. Yo tengo que pensar en el ciudadano que quiere ir a la playa y tiene que poder poner la sombrilla sin estar contra el mar y usar el espacio. Esas cosas conmigo no van.

– Tras desvincular a Hernán Mourelle se contabilizaron más de 20 bajas en los primeros cargos de su gabinete, ¿cuánto tuvieron que ver en eso las internas desatadas con Cambiemos, que incluyeron, por ejemplo, la llegada y partida de Agustín Cinto?

– Cinto vino enviado por Rodríguez Larreta. Ellos tienen el concepto de manejar un municipio como una empresa. Yo no comparto eso. Yo creo que un municipio es una institución. Lo económico no es lo único importante. A veces hay que hacer cosas que son para la población, que no tienen que ver con lo económico. Por eso Cinto fracasó.

Por ejemplo, trajeron el famoso coucheo. Para ellos era importante la sonrisa, la postura, pero para mí eso es una payasada. En una de las primeras reuniones de gabinete vino una señora que no conocía. Al finalizar la reunión le pregunté y me dijo que trabajaba haciendo couching. Le dije que se vaya y al funcionario que la dejó entrar le dije que podía renunciar u olvidarse del tema. Me gusta la gente natural.

– ¿Cuál es su futuro político en caso de no ganar la intendencia?

– Voy a seguir, por supuesto. Hay dos personas fundamentales para mí que son Patricia Leniz (actual secretaria de Desarrollo Social y jefa de campaña) y mi propio hijo Guillermo (actual concejal), que no forman de la lista. Eso demuestra que no somos absorbentes ni que necesitamos los puestos para vivir.

Yo creo que voy a gobernar otros cuatro años. Si eso no sucede me dedicaré a escribir y a dar conferencias sobre temas municipales, lo cual será un suplicio para el intendente que venga.

La Agrupación Atlántica sigue creciendo, imagínese que puso un intendente. Más aún con la disgregación de los partidos tradicionales. Estamos en una época en la que la suerte del peronismo y el radicalismo está echada. A veces es difícil ver los acontecimientos cuando están ocurriendo, pero hay que tener una mirada globalizadora. Ni el radicalismo es Leandro N. Alem ni el peronismo es Perón.

Estamos en una época de cambio, de crisis. Cuando la crisis termine florecerán nuevos partidos con un sentimiento democrático y con sentimientos menos autoritarios en relación a los partidos actuales. Y espero que Agrupación Atlántica esté en esa línea.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,