Lunes 27 de enero | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/05/2016

Silencio, la estrategia de Arroyo para superar la crisis política

Hace más de 20 días que el intendente suspendió conferencias de prensa, sus actividades públicas no son informadas previamente y no responde a los medios. Sus últimas palabras fueron cuando anunció la llegada de un funcionario del PRO.

Silencio, la estrategia de Arroyo para superar la crisis política
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

“Muchas gracias, han podido preguntar todos con total libertad”. La frase pertenece al director general de Prensa de la Municipalidad y fue dicha al término de la última conferencia de prensa que dio Carlos Arroyo. Fue el 7 de abril pasado, es decir 24 días atrás, cuando el intendente habló por última vez con los medios. Desde allí, inmerso en la crisis política que se inició con las numerosas bajas en sus gabinete, no volvió a hablar y la comunicación oficial cambió: no se avisa con anterioridad sobre las actividades de Arroyo y solo se conocen palabras suyas a través de cuidadas gacetillas de prensa.

“Le dije que sí, que no tengo ningún problema porque esta es una administración de puertas abiertas”, respondió Arroyo en aquella última conferencia ante la consulta sobre si en una reciente reunión con la gobernadora María Eugenia Vidal se había hablado de la posibilidad de que llegue un funcionario macrista a “coordinar” su gabinete. Incluso Arroyo fue más allá y trazó una autocrítica: “Cada uno por su lado hace lo que puede, tengo muy buenos secretarios, pero tal vez necesitamos algo más de coordinación”.

El anuncio de Arroyo no fue el tema central para lo que se había convocado la rueda de prensa, y que se empiece a nombrar la palabra “intervención” enojó a más de un integrante del área de prensa de Arroyo.

A partir de ahí, el silencio. Si bien las dudas comenzaron a crecer sobre quién sería el enviado del macrismo y qué funciones cumpliría, Arroyo no habló más del tema, pero las versiones, entonces, empezaron ganar todo el terreno que dejó libre el intendente al no hablar.

Arroyo no solo hizo silencio sobre la llegada de un coordinador –cuando se nombró a Gustavo Blanco la conferencia fue encabezada por el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente-, sino que abarcó ese silencio a todo. A partir de aquel 7 de abril el intendente sólo se comunicó sobre temas de coyuntura o unos pocos anuncios a través de gacetillas de prensa, e incluso se dejaron de comunicar con anterioridad las actividades oficiales del intendente.

Durante esta última semana la voz de Arroyo apareció incluso poco y nada en los comunicados de prensa, en los que predominaron sólo fotos del jefe comunal participando de distintas actividades y palabras de sus funcionarios. Un ejemplo fue la llegada a la ciudad del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, con quien el intendente sólo se mostró en una foto de prensa y sin ningún tipo de declaración.

Para esta semana se espera que el gobierno anuncie formalmente las designaciones en las áreas de Seguridad y Desarrollo Productivo además de la de Agustín Cinto, hombre del riñón del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta enviado por el macrismo. Quizás sea el momento en que Arroyo rompa su silencio.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , ,