Sábado 01 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/03/2022

En el Congreso, Fernández dijo que espera enviar el acuerdo con el FMI esta semana

El presidente defendió la negociación por la deuda y afirmó que “no habrá reforma previsional ni laboral” y que “se acabaron los tarifazos”

En el Congreso, Fernández dijo que espera enviar el acuerdo con el FMI esta semana
(Foto: prensa Presidencia)

El presidente Alberto Fernández encabezó este martes la apertura del 140° periodo de sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación, donde brindó un extenso discurso de una hora y media atravesado por la situación económica y el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por la refinanciación de la deuda contraída por el expresidente Mauricio Macri. Así, defendió la negociación emprendida por su gobierno, adelantó que espera enviar el acuerdo para su aprobación en el Congreso esta semana y  en paralelo pidió que la Justicia avance con la investigación. También prometió que “no habrá reforma previsional ni laboral” y que “se acabaron los tarifazos”.

El discurso de Alberto Fernández comenzó, ante algunos gritos con pedidos en ese sentido de la oposición, con un minuto de silencio por las muertes generadas por la “violencia bélica de la invasión militar de la Federación Rusa a Ucrania” y por las víctimas de la pandemia del coronavirus. El presidente señaló que su gobierno ha atravesado y atraviesa “tiempos difíciles” con “crisis sanitarias, económicas y bélicas”.

El mensaje en sí mismo se inició con alusión a las consecuencias que generará la guerra desatada entre Rusia y Ucrania en el país, pero de todas maneras Fernández sostuvo que Argentina se encuentra en un “momento histórico y bisagra para construir el país que nos merecemos” y consideró que en los últimos años se atravesaron los “momentos más graves de nuestra historia” sumada a la pandemia del coronavirus la crisis económica y social iniciada en 2018. Así, insistió en que el país iniciará un “sendero de desarrollo integral” y pidió a la oposición consenso para “afianzar pilares básicos” del desarrollo.

Otro tramo del discurso se centró en los efectos de la pandemia del coronavirus en 2021, defendió las restricciones tomadas por la segunda ola, destacó que “se pudo hacer que sistema de salud no llegara a la saturación” y remarcó el avance de la campaña de vacunación por medio del cual hasta ahora llegaron al país 112 millones de dosis de siete laboratorios diferentes que hacen que el 89% de la población haya recibido la primera dosis, que el 79% cuente con su esquema completo y que más de 13 millones hayan recibido la dosis de refuerzo. También señaló que en la tercera ola -la más fuerte en cuanto a nivel de contagios- a partir del impacto de la vacunación “la mortalidad y letalidad se redujeron de manera drástica”.

Por otro lado, hizo mención a una “temporada turística histórica”, valoró el desarrollo del programa Previaje como “una muestra lo que puede hacer el Estado” y señaló en que en la segunda edición surgida para esta temporada participaron 4.500.000 beneficiarios.

DEUDA EXTERNA, AJUSTE Y TARIFAZOS

Un tramo importante del discurso estuvo basado en el reciente acuerdo alcanzado -y del que se ultiman detalles- con el FMI para el financiamiento de la deuda de 44 mil millones de dólares que tomó el gobierno de Mauricio Macri y, si bien en esencia todo plan económico vinculado al FMI implica un ajuste, el presidente insistió en que se cumplirá “sin políticas de ajuste e incremento del presupuesto real”.

Fernández adelantó que elevarán al Congreso para su tratamiento del acuerdo “con la totalidad de los detalles” y planteó que eso podría ocurrir esta semana. Así pidió el acompañamiento para su aprobación y afirmó que ello implicará “dar previsibilidad de los argentinos y argentinas”.

Leer también:

Inicialmente, Alberto Fernández cuestionó que la deuda tomada por Macri  “no fortaleció las reservas porque se dirigió a pagar deuda externa y a financiar la fuga de capitales” y enfatizó: “No quedó nada del dinero recibido, solo quedó una deuda externa impagable“. También consideró que se trató de la firma de un entendimiento con “objetivos incumplibles por el desmadre que la economía mostraba”.

En este marco, insistió en que el acuerdo alcanzado por su gobierno con el FMI “es el mejor que Argentina podía conseguir”. “Me hubiera gustado que el gobierno anterior no acudiera al Fondo y mucho menos en las condiciones que lo hizo. Pero esto es lo que sucedió”. Asimismo, señaló que el nuevo acuerdo “no acumulará nueva deuda, es una refinanciación de aquel préstamo” y así graficó que se usará para su pago el dinero del propio Fondo envíe “que empezará a pagarse dentro de cuatro años y medio”, es decir desde 2026 y hasta 2034.

El presidente defendió el acuerdo alcanzado a afirmar que  “no habrá una reforma previsional y que la edad jubilatoria no será alterada”, que “no habrá una reforma laboral” y que “en Argentina se acabaron los tarifazos”. Sobre este último punto remarcó que se avanzará con el objetivo de “segmentar los subsidios para lograr niveles de subsidios razonales para el gas y la electricidad”. Esa segmentación, dijo, apunta a que el 10% de mayor capacidad económica deje de ser beneficiario de subsidios.

Y sostuvo que para el resto de la población se aplicará una ley aprobada en 2018 que fue vetada por el gobierno anterior que fijó que los aumentos tarifarios tuvieran como tope el coeficiente de variación salarial. “Los aumentos estarán por debajo de ese coeficiente”, prometió.

alberto fernández

En paralelo, el presidente recordó que en la última apertura de sesiones del Congreso había anuncio el inicio de una querella criminal para que se investigara las irregularidad del acuerdo firmado por el gobierno de Macri y afirmó: “Quiero dejar constancia que este acuerdo tampoco releva al Poder Judicial de avanzar en esa investigación, los argentinos tienen derecho de saber cómo ocurrieron los hechos y quiénes fueron los responsables de tantos desatinos”. En ese momento, parte de los legisladores de Juntos por el Cambio empezó a gritar y se retiró del recinto.

Leer también:

INFLACIÓN Y PROGRAMAS SOCIALES

La grave problemática de la inflación fue mencionada por Alberto Fernández para reconocer que durante la pandemia el gobierno “no logró reducirla”. “La inflación es el gran problema a que tiene los argentinos, es la principal preocupación y desafío que tiene el gobierno”, dijo pero rápidamente habló de una “recuperación creciente y constante de la economía nacional”, y afirmó que fue a fines de 2021 “muy superior a la esperada”.

Así, destacó el aporte para ese objetivo de “motores fundamentales” como la obra pública y la construcción privada, destacó que la producción de petroleo registró el mejor mejor diciembre desde 2011 y del gas desde el de 2018. También habló de la existencia de “récords en la producción en maíz, trigo y cebada” y valoró que la industria del software “no ha parado de crecer”.

En otro tramo planteó que el índice de desocupación del tercer trimestre del año pasado fue el “menor en más de tres años”, afirmó que hubo un 2% de crecimiento en la incorporación de empleo registrado en empresas privadas en relación a febrero de 2020 antes de la pandemia y aseguró que el salario en términos reales, pese a la elevada inflación, “tuvo una leve recuperación aunque un ritmo inferior al que queremos”. También sostuvo que durante el año “la pobreza dejó de aumentar” y dijo que el objetivo es iniciar “el sendero de la paulatina disminución”.

Así, introdujo a un tema que mantiene al gobierno nacional en conflicto con múltiples organizaciones sociales en medio de la profunda crisis: la suspensión de la apertura e ingresos a programas sociales. Así, el presidente insistió que el objetivo de su gobierno es “convertir planes sociales en empleo formal, basado en capacitación en oficios, la terminalidad educativa y la registración de la economía popular”.

“Mientras alguien lo necesite la asistencia del estado va a estar presente, pero es hora que quienes puedan hacerlo vuelvan al empleo formal y puedan prescindir de los planes sociales”, definió.

EL PODER JUDICIAL

Uno de los últimos temas abordados por el presidente estuvo vinculado al Poder Judicial ya que afirmó que es necesario que “recupere la confianza” y la “independencia de los poderes fácticos y políticos”. Y cuestionó a modo de ejemplo la presión ejercida por grupos económicos de telecomunicaciones para que se frenara mediante el dictado de medidas cautelares -aún sin resoluciones de fondo- el decreto que en medio de la pandemia declaró como servicio público a la telefonía celular, al servicio de internet y al de televisión por cable.

“En esas cautelares no se expiden ni los tribunales ni la Corte que añeja la cuestión en algún armario. Esto no es otra cosa de un acto de complicidad judicial con el poder económico real”, cuestionó Fernández y entendió que “lo que está sucediendo en el Poder Judicial es muy grave”. También pidió que durante este período legislativo se avance con el análisis de la conformación de la Corte Suprema de Justicia y que se retome el tratamiento de un proyecto de reforma judicial presentado por el gobierno tiempo atrás que ya perdió estado parlamentario.

 

Ver más: , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios