Miércoles 13 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
03/08/2019

Lauría: “Me involucré porque los deportistas están desvalorados”

El basquetbolista es el primer precandidato a concejal de una de las lista de Juntos por el Cambio. Su llegada a la política, su nuevo horizonte deportivo, su familia y su relación con Guillermo Montenegro.

Lauría: “Me involucré porque los deportistas están desvalorados”
(Foto: Prensa Juntos por el Cambio)

| Por Juan Bronzini

En los últimos tiempos muchos deportistas se acercaron a la política, pero en la ciudad no hay casos de un deportista en actividad que dé el salto a un sector que parece ser muy antagónico al que se crió el basquetbolista Nicolás Lauría.

El ex jugador de Peñarol está en pareja con Rocío Luna, con quien tienen un hijo de un año y dos meses. Rocío es hija de Daniel Luna, uno de los hombres que más cerca estuvo de Gerónimo “Momo” Venegas hasta su fallecimiento. Su acercamiento a la política, cuenta hoy Lauría, se dio por esa relación y la militancia de Rocío y toda la familia en el Partido FE.

En 2017 el partido quiso presentar una lista en la interna local, pero el gobierno provincial decidió que Vilma Baragiola fuera la candidata del espacio. En ese momento, Lauría vivía en Corrientes, donde era la figura de Comunicaciones en el Torneo Nacional de Ascenso y la idea de llegar a la política quedó aplazada.

Dos temporadas más tarde volvió a su primer amor, Peñarol, y donde jugó la última temporada. Tras un año difícil desde lo deportivo, conoció a Guillermo Montenegro y se sumó a su equipo para ser el primer precandidato a concejal de esa lista de Juntos por el Cambio. En una extensa charla con QUÉ Digital a días de las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), Lauría habla de su llegada a la política, de su nuevo horizonte deportivo, de su familia y de su relación con Montenegro.

– ¿Cómo tomó la gente de Peñarol tu llegada a la política?

– Un sector club siempre estuvo cerca del kirchnerismo, pero yo nací ahí y soy una persona normal. Lo tomaron bien, me felicitaron casi todos. Hay chicanas pero desde la amistad. Solo una familia me quitó el saludo. Pero el resto sabe la calidad de persona que soy y que mi llegada a la política puede ayudar a los clubes.

Yo podría seguir jugando profesionalmente, tuve una oferta grande del Torneo Nacional (Ex TNA), pero me quiero quedar en la ciudad y no quiero perderme etapas de mi segundo hijo. De mi primer hija perdí muchas cosas y ahora los quiero aprovechar a ambos.

lauria PEÑAROL QUILMES (3)

– Fuiste parte del sindicato de jugadores, ¿cómo está esa etapa?

– Está parado ahora. La gestión nueva de la ADC (Asociación de Clubes) hizo varios cambios y no contemplaban a nosotros como trabajadores. Cada uno de los jugadores fue tomando su camino, Diego Lo Grippo se hizo manager de Quimsa y tuvo que dejar  por una cuestión ética y así se van yendo todos.

Ni Federico Susbielles ni la CABB (Confederación Argentina de Basquet) nos apoyaron con la apertura de extranjeros. Fue una medida para bajar los costos de los nacionales y no pasó eso. Los clubes con poder se quedan con los mejores jugadores y encarecen el resto.

– ¿Vas a seguir jugando profesionalmente?

– Voy a seguir, pero en Unión de Mar del Plata en el Federal. En Peñarol no, porque no me llamaron para renovar. Mi llegada a la política descarta viajar toda la semana como pide la Liga Nacional. La política es las 24 horas. Y hoy por hoy, yo elijo la política.

Así que cuando Unión defina su situación con el Federal voy seguramente a cerrar mi llegada al club.

– ¿Cómo podés analizar a Guillermo Montenegro?

– Lo estoy conociendo. Hace varios meses que estamos trabajando y me parece alguien de palabra. En la política hay mucho miedo a la traición, pero yo he visto que cuando Guillermo se involucra en algo va a morir. Se mueve y consigue resultados. Me demostró que quiere la ciudad en serio. Podría seguir con su rol de diputado o con su anterior rol de embajador en Uruguay y listo. Pero quiere a la ciudad.

Él viene acá después de gestionar en Capital Federal y ser parte de una transformación de esa ciudad y quiere hacerlo en Mar del Plata.

– Los últimos actos los hacieron en Quilmes, ¿te genera algo especial?

– Siempre fui bien recibido. Una señora me reconoció hace poco y me dijo “lo que te habré puteado”, pero siempre por más rivalidad que haya nos respetamos mucho.

– Jugaste mucho ahí en formativas…

– Teníamos grandes equipos en Liga Junior. Tal vez Quilmes con Facundo Piñero (hoy nuevo jugador de San Lorenzo) y yo éramos las figuras y los partidos estaban bárbaros.

– ¿Hay alguien en tu familia que haya participado en la política?

– No, nunca. El interés surge por hacer algo por el deporte. Viajé mucho por el país y vi muchas políticas públicas y eso me llamó mucho la atención. Cuando jugué en Córdoba (Barrio Parque temporada 17/18) conocí la Agencia de Deporte de Córdoba y  es para sacarse el sombrero. Aprendí mucho por Medardo Ligorria, que el hijo jugaba conmigo y tuve muchas charlas con ellos.

Me involucré porque los deportistas locales están desvalorados. Hay 27 competidores de la ciudad que están en Lima 2019 y la mayoría está a pulmón sin ninguna ayuda.

Y también con los chicos que no hacen alto rendimiento. La educación es fundamental. A mí me pasó cuando era juvenil, quise estudiar Profesorado de Educación Física y estaba jugando Liga Nacional mis primeros partidos. Estaba todo el día entrenando y me costaba hacer todo.

Tuve que tomar la decisión de jugar al básquet dejando de lado el estudio, que es algo que mi mamá no quería. Decidí apostar por el básquet y me fui a jugar a Estudiantes de Concordia (con Jonathan Ledesma y Bruno Pacchioni) después de ser campeón de América con Peñarol y a los dos años volví hecho un jugador profesional a casa y fuimos tricampeones (Lauría ganó dos de esos tres títulos).

lauria montenegro

– Los clubes locales están teniendo muchos problemas con los servicios e impuestos, ¿cómo lo solucionarías?

– Hay que ayudarlos. No solo con los impuestos. Hay clubes que no están habilitados como tal y no tienen ni los planos. El Cañón no tiene los planos porque fue fundado hace muchos años y sin esos planos no puede explotar la sede con actividades para generar ingresos.

Tenemos que fomentar las tarifas sociales, pero si no tenés todo en regla esos subsidios no te los dan.

Desde el deporte social hay que llegar a los barrios. Nosotros los jugadores profesionales con nuestro contrato damos libertad para que usen nuestra imagen, y eso se puede utilizar para ir a los barrios y fomentar que los chicos se interesen por el deporte. Es bajar lo que los chicos ven en la televisión a la puerta de su casa.

– Tuviste en preselecciones argentinas y pasaste por el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), ¿cómo ves la situación del lugar?

– Es lo primero que me preguntaron cuando me sumé, porque soy deportista de alto rendimiento y esa polémica está. Hay una villa olímpica de los Juegos de la Juventud y ese espacio se utiliza. De pasar de una Secretaría a una Agencia de Deportes, el área tiene más autonomía. Y que haya otra villa hace que no se pierda.

Hay que descentralizar los deportes de alto rendimiento. El básquet puede ir mucho a Bahía Blanca por el centro que armó Pepe Sánchez. Nuestro Polideportivo está disponible. Es un predio muy completo para usar.

Lo del Cenard hay que verlo bien, es un lugar hermoso y es entendible que el deportista no quiera perderlo porque te codeás con otros deportes y es una experiencia hermosa.

– ¿En este momento de la precandidatura a concejal tenés un equipo atrás tuyo?

– Mis compañeros del partido FE tienen más experiencia que yo. Y Guillermo tiene un gran equipo de trabajo y yo formo parte. Porque amigos tenemos todos, pero como dice Domingo Robles, “los amigos están para comer asados”. Acá necesitamos gente que trabaje y eso hay de sobra.

– Por último, ¿cómo te ves la noche del 11 de agosto?

– Me veo ganando. No me gusta perder a nada. Yendo paso a paso, me veo bien. Es una interna complicada contra Vilma Baragiola por el conocimiento que tiene ella de la ciudad, pero creo que Mar del Plata y Batán van a apostar por gente nueva como nosotros. De la mano de Guillermo con su liderazgo y su capacidad de gestión podemos cambiar la óptica.

Me encantaría que todos los marplatenses puedan tener un mano a mano con Guillermo para que lo conozcan. Ojalá podamos ganar para seguir empujando para transformar la realidad.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,