Sábado 14 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/10/2019

Marisa Zizmond

Los candidatos y candidatas a intendente hablan sobre qué políticas implementarían en caso de ser gobierno. Transporte público, basural, espacios públicos, situación de calle, género, centros de salud y Puerto, los temas clave.

Marisa Zizmond
(Fotos: Qué digital)

¿Qué se proyecta hacer con la concesión del servicio de colectivos -que vence en 2021 a partir de una prórroga otorgada recientemente por el gobierno- ante las constantes críticas por el servicio y teniendo en cuenta que la mayoría de los actuales empresarios están procesados en  la Justicia por fraude al Estado?

– Cuando estás observado o procesado, el Estado tiene que rever los pliegos. Aparte, hay que ver los recorridos. No puede ser que desde El Sosiego para ir a la Facultad el colectivo pase por el Casino.

La accesibilidad es algo en lo cual hay que trabajar también. O unidades de piso bajo o poner rampas en las veredas para que las personas mayores o discapacitadas no tengan problemas para subir. Hay que tener liberadas las paradas. En resumen, hay que trabajar en la limpieza, los recorridos y las frecuencias.

Tras la llegada en 2018 del Ceamse al predio de disposición final de residuos, ¿qué tipo de asistencia y qué soluciones prevén para las cientos de personas que siguen viviendo de lo que recuperan en el basural o que incluso comen solo lo que allí juntan?

– Es importante enseñarle a la población a separar en origen. La Cooperativa CURA podría trabajar mucho mejor. Hay que mejorarles la infraestructura ya que trabajan de manera precaria.

Con la gente que come la basura hay que hacer un trabajo profundo para insertarlos en la sociedad. Desde los padres a los niños que, por ejemplo, el hermano mayor cuida al menor o van a comer al mismo predio. Hay que trabajar en educación para poder salir de esa situación y que puedan hacer lo que tienen que hacer, que es estudiar.

Con respecto a comer de la basura se le puede dar respuesta con comedores, por ejemplo. Son chicos a los que hay que darle medios para que tengan herramientas para cuando sean grandes.

¿Qué medidas proyectan tomar respecto al funcionamiento y la asistencia que debe brindar la actual Dirección de Políticas de Género, teniendo en cuenta el escaso presupuesto con el que cuenta el área actualmente?

– Yo tengo que dejar en claro que no estamos de acuerdo con las políticas de género. El tema parte de una mala base. Cuando vos hacés políticas públicas tenés que partir de datos o análisis. El diagnóstico está mal hecho. Ni yo por ser mujer soy víctima o el hombre es victimario, porque de hecho hay mujeres que le pegan a los hombres.

Entonces nosotros somos partidarios de la aplicación de políticas de familia. Cuando fortalecés la familia, fortalecés la sociedad. Con políticas familiares evitás la violencia de todo tipo.

De esa manera prevenís adicciones, que surgen por desintegración a nivel familiar. La desintegración genera que los niños salgan violentos. Por eso defendemos el enfoque de familia. Cambiaríamos la Secretaría de la Mujer, por una de Familia.

¿Qué política se va a implementar respecto a las playas y al recurrente cuestionamiento por la falta de espacios públicos en la costa, a partir de los actuales pliegos vigentes?

– Hay que rever los pliegos. Soy partidaria de que haya más playas públicas. Playas y espacios que fueron invadidos por los privados. Hay que ver el tema de los residuos en las playas y la accesibilidad porque es discriminatorio que todas las playas no tengan rampas accesibles.

Creemos que los pliegos deben hablar de porcentajes de playa pública y privada, y no de metros.

¿Cómo se va a trabajar con la problemática de la gente en situación de calle y cómo se proyecta abordar los casos de quienes prefieren no alojarse o concurrir a los espacios municipales disponibles?

– He sabido de algún que otro caso de gente que no quiere ir a los paradores, pero finalmente van.

Hay que mejorar los paradores, la seguridad dentro de ellos. Hay que ver muchas cosas. Hay que tener políticas públicas. El que duerme en un cajero no puede tener perspectiva. Si mirás para atrás esa persona tuvo situaciones de violencia, de droga y de falta de educación. Hace 30 años que ayudamos gente en las iglesias y las ayudamos a salir de eso.

El parador tiene que ser algo temporario para después reinsertarlos en la sociedad.

Actualmente en Mar del Plata hay 32 Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) en los barrios. ¿Cómo se piensa trabajar teniendo en cuenta los constantes reclamos respecto a una atención insuficiente a partir, entre otros factores, de la falta de profesionales? ¿Se proyectan abrir más guardias de 24 horas, además de las cinco que actualmente existen?

– Las salitas tienen que estar abiertas las 24 horas. La persona que se enferma no elije el día para enfermarse.

Hay que ver qué hacemos con los CAPS. En este momento se está entregando Misoprostol en las salitas. Hay una bajada muy fuerte dirigiendo a la mujer que está en situación de embarazo vulnerable al aborto. La mujer después de que aborta se arrepiente toda su vida. Nadie habla del síndrome post aborto. Se sacan el problema de encima y tal vez con alguna “cosita”, hasta con una palabra, se puede hacer que ese embarazo continúe. El derecho a la vida es el derecho básico. Tenemos que darle dignidad al ser humano.

¿Qué medidas se pueden tomar para darle respuestas a los miles de trabajadores en tierra del Puerto que hoy ven cómo los barcos se van a trabajar a otros lugares y no tienen materia prima para procesar, lo que deriva en una situación de profunda crisis laboral?

– Eso lo regula el Estado nacional. El Estado municipal tiene que gestionar con Nación y Provincia, y que regulen la depredación que hay de nuestro mar.

No puede ser que los barcos extranjeros vengan a pescar y no dejen materia prima para trabajar en el Puerto. Estamos permitiendo eso. Hay que hacer un cambio de leyes.

Tenés dos problemas: uno es el Puerto parado y el otro es que están depredando el recurso natural que tenemos en el mar.

MARISA ZIZMOND (FRENTE NOS)

Tiene 50 años, es empleada municipal y recientemente terminó de cursar la Licenciatura en Economía en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Ha trabajado en diversos equipos de gestión, pero es la primera vez que se postula para un cargo público. En las elecciones primarias obtuvo el 1,5% de los votos. 

Ver más: , , , , , , , , , , ,

Comentarios