Domingo 08 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
06/10/2019

“El pacto social que quieren implementar es para preservar los acuerdos con el FMI”

El candidato a intendente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores habla de lo que dejaron las PASO, de la crisis nacional, la policía y el rol de la Iglesia.

“El pacto social que quieren implementar es para preservar los acuerdos con el FMI”
(Fotos: Qué digital)

| Por Juan Bronzini

Entre los siete candidatos que pugnan por la intendencia, Alejandro Martínez se muestra como el más simple, el más cercano quizás. Después de bajarse del colectivo y de correr hasta el local partidario que el Partido Obrero tiene en la ciudad, mates de por medio, se sienta a hablar con Qué Digital acerca de lo que pasó y de lo que vendrá.

En su sexta candidatura a intendente, el histórico dirigente del PO afronta una campaña junto con el Frente de Izquierda y de los Trabajadores en la que, más que buscar el éxito personal, tiene como objetivo llamar la atención de los trabajadores sobre lo que está en juego.

“El pacto social que quieren implementar es para preservar los acuerdos con el FMI”, asegura y habla de lo que dejaron las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), de la crisis nacional, de la policía y hasta del rol de la Iglesia.

– ¿Qué análisis te dejan las PASO?

– Las elecciones no me resultaron sorprendentes. Nosotros vimos un derrumbe electoral del gobierno y un ascenso en la oposición encarnada por el Frente de Todos. Desde ese punto no sorprendió nada y se confirmó lo que nosotros vimos antes de las PASO sobre la precariedad del andamiaje económico del gobierno y la etapa de profunda crisis que ocurre durante este proceso electoral. Después las corridas devaluatorias e inflacionarias que surgieron tampoco sorprendieron. Es algo que venimos señalando sobre el default que está decretado y que falta la modalidad y la fecha.

Por otro lado estamos con una tendencia muy fuerte a la hiperinflación y a las corridas cambiarias. Todo eso refuerza nuestro programa de romper con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y reorganizar la economía para el trabajador, el jubilado, el desocupado y no como está pasando que está todo moldeado para el empresariado.

– ¿El rol de la oposición cómo lo tomás? Por ejemplo, cuando Alberto Fernández le pide a los pilotos de Aerolíneas que no hagan paro…

– Nosotros vemos estas orientaciones desde hace tiempo. Este planteo no es nuevo. Postergar reclamos o conflictos sociales que están. La postura de ellos es de contención política. Antes plantearon no salir a la calle a protestar, esta sugerencia de no hacer paro en Aerolíneas. Estas son manifestaciones de un acuerdo económico y social que parecía que iba a ser por seis meses y ahora se plantea que será más extenso.

Todos estos pactos son históricamente para congelar salarios o de las convalidación de pérdidas salariales que hubo en los momentos previos. Teniendo en cuenta los últimos meses los salarios perdieron más de un 30%. Incluso el bono este que ni se sabe cuándo se va a pagar, es para congelar paritarias.

La mayoría de las plantas que despiden personal no aducen pérdidas económicas. Las empresas que presentaron procesos preventivos de crisis no han podido demostrarlo, pero han utilizado estas maniobras para quitarles derechos a los trabajadores.

Fijate que en Vaca Muerta, que parece ser la mina de oro para las fuerzas políticas, viene en un período de desarrollo sobre una reforma de los derechos laborales de los petroleros que costó ocho muertes en los últimos tiempos.

– La CGT se volvió a unificar con la CTA, en un marco de unidad respecto a la candidatura de Alberto Fernández ¿Es producto de la crisis esa una unidad que hace años no se veía?

– Da la idea de que todo es una idea de Fernández. Esto no es una sorpresa, porque es una profundización de una orientación política que nosotros venimos enfrentando desde la creación de la CTA, que siempre dijo ser apartidaría, pero en realidad fueron parte de la Alianza y ahora son parte de este reagrupamiento con el Frente de Todos. De hecho el plenario lo cerró Alberto Fernández, para que no queden dudas de quién manda.

Nadie le pregunta  a los trabajadores sobre estas decisiones. Solo la cúpula se maneja.

– ¿Esto habla de una crisis tremenda de Macri o es una movida inteligente de Alberto Fernández?

– Las dos cosas. Por ejemplo la Unión Industrial ninguneó a Macri y se reúne todos los días con Fernández. Hay un reagrupamiento, lo que nosotros llamamos la esencia de la burocracia sindical: la ligazón del sindicalismo con el poder político.

Porque todos estos sectores, de los más grandes a los más chicos, son todos partidarios de una reforma laboral y una reforma jubilatoria. Esto es tácito. Inclusive algunos sectores se han animado a plantear que si hay alguien con capacidad para tomar estas medidas es la fórmula Fernández – Fernández. La política de ellos es la de Macri: bajarle la caña al trabajador. Pero no pueden hacerlo sin tener apoyo de estas fuerzas sindicales.

Ya el primer paso fue con la reforma previsional que muchos de estos sectores lo votaron. Ese fue el tobogán del gobierno de Macri porque los obreros salieron a la calle.

Nosotros creemos que hay que seguir reforzando el Frente de Izquierda en el Congreso para acompañar las luchas del movimiento obrero. Para nosotros en esta campaña nuestro objetivo es llamar la atención de los trabajadores sobre lo que está en juego. Todo este pacto social que quieren implementar es para preservar los acuerdos con el FMI.

LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

-¿Qué opinás de la idea de un centro de formación de gendarmes en Chapadmalal?

– Nosotros siempre hemos rechazado la presencia de las fuerzas federales en la ciudad. Primero Gendarmería y luego Prefectura. Lo único que hacen es parar autos en avenidas.

Esto es una muestra más de la militarización y de reforzar las fuerzas represivas. Acá se combina en varios pasos. Primero se abandonó el lugar turístico y después, en vez de ponerlo en condiciones para que cumpla su papel que es más necesario que el de Gendarmería, lo van a acondicionar para que funcione eso.

-Va de la mano con el DNU para pedir documentos en transportes públicos…

– Tiene que ver con la agudización con la crisis que vivimos y su correlato con el ajuste brutal y este plan de guerra que nosotros vemos por parte de Macri, necesita de una militarización de la sociedad.

Rechazamos la presencia de Gendarmería en Chapadmalal y denunciamos que el Estado es responsable de la trata de personas, del narcotráfico y hasta de los robos más simples.

Después está el sistema de cámaras de seguridad que parece que estuviéramos en Gran Hermano, que te dice quién robó pero no evita que se maten a tiros todos los días. No previene nada.

– Hace unos días se conoció que pastores evangélicos instruyen a efectivos de la Policía Metropolitana, ¿qué pensás de que la Iglesia tenga injerencia en la formación de la policía?

– Ese es otro fenómeno que tiene que ver con la profundización de la crisis. Están apelando a las instituciones que sirvan para controlar a la población.

En ese sentido nos enorgullece ser la única fuerza que promueve la separación de la Iglesia del Estado y el Estado laico, la educación laica. No tenemos nada con la religión pero creemos que el culto debe ser privado y que no tiene nada que ver con la política.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,