Martes 22 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/10/2019

Montenegro: “El marplatense tiene la sensación de que no se solucionó nada”

A tres semanas de las elecciones, el candidato a intendente de Juntos por el Cambio habla de su visión sobre las problemáticas de la ciudad y de la gestión de Arroyo: “Hay que responderle a la gente”.

Montenegro: “El marplatense tiene la sensación de que no se solucionó nada”
(Fotos: Qué digital)

| Por Juan Bronzini

La agenda, a tres semanas de las elecciones generales, no se detiene. Entre reuniones, actos y recorridas, el candidato a intendente de Juntos por el Cambio, Guillermo Montenegro, se sienta a hablar con Qué Digital en las oficinas de la Fundación Pensar, un “laboratorio de ideas” que elabora estrategias electorales y políticas públicas del PRO y que, ahora, piensa en el diputado nacional como el posible intendente de la ciudad.

Las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), la gestión de Carlos Arroyo, las problemáticas de la ciudad y su relación de Vilma Baragiola, forman parte de la entrevista con el candidato a intendente del oficialismo provincial y nacional que cosechó en las PASO 83.118 votos, es decir el 21,57%.

– Pasadas las PASO y rumbo a las generales ¿cómo te encontrás a 20 días de definir la intendencia?

– La clave es la escucha. Hay que escuchar a los marplatenses y buscar soluciones desde los problemas micro a los macro. Desde una salita cerrada después de las 15, o el transporte, o la educación.

Hay que buscar soluciones para el vecino y pensar en el macro para mejorar las calles, el transporte para que el colectivo no pase a doce cuadras de la casa, la cloaca o el cordón cuneta. Estos dos años que fueron complejos pero estuvimos cerca para escuchar y no estar para la foto.

En estos dos años la gente tiene una preocupación grande en la seguridad. Y seguridad no es solamente patrulleros, cámaras y policía. Tiene que ver con la presencia del Estado, con la calle, el espacio público, los pibes jugando en la plaza. Tiene que ver con la recostrucción que queremos desde los barrios en la ciudad. Acompañado con lo productivo para combatir el desempleo que desde hace años tiene a la ciudad en el tope de la desocupación.

– ¿La forma de hacer seguridad es con efectivos en la calle y poner presencia en los barrios?

– No tiene que ver solo con eso. La planificación de seguridad va más allá. Tiene que ver con la presencia del Estado y una modificación urbana. Que la salita esté abierta, con la escuela, que pase la ambulancia, la recolección de basura. Que haya una presencia real.

El Estado tiene que dar soluciones y no el Estado paralelo que puede ser el narco.

La presencia de Gendarmería en los barrios que trabaja en Belgrano, Nuevo Golf, San Martín, Autódromo, es importante para los vecinos de los barrios. Pero va mucho más allá, si solo ponés presencia migrás el delito a otros barrios.

La seguridad es una política transversal a las áreas de gobierno que tienen que ver con Desarrollo Social, con Educación, Cultura, Deporte, Salud. Es mucho más amplio. La presencia es una solución parcial mientras uno trabaja en todo lo otro.

– ¿Qué análisis hacés de la Policía local? 

-Lo más importante es la coordinación. Acá tenés Policía Federal, Bonaerense, Gendarmería y Prefectura. Es clave que el gobierno local coordine con todas porque conoce al vecino para dar una respuesta.

Tiene que estar apoyado con mucha capacidad tecnológica. Tener capacidad de respuesta rápida. El hecho de tener cámaras no quiere decir mirar, sino mirar, prevenir y llegar.

– ¿Se puede prevenir con las cámaras?

– Se puede si vos tenés un trabajo previo de saber qué ocurre en cada barrio. Vos identificás el problema y hacés un análisis delictivo del barrio para prevenir hacia adelante. La cámara es una herramienta más.

Sirve si está adentro de una planificación integral, en la cual vos abordes la emergencia en salud, la emergencia civil, la emergencia en seguridad, la capacidad de respuesta y además el análisis predelictivo de esas situaciones que te permitan prevenir situaciones en los barrios.

– ¿La nueva “Unidad de Acción Ciudadana” lanzada por Arroyo sirve?

-Si no tenés información, no. La información el Estado la tiene con las denuncias. Pero la gente denuncia si confía en el sistema. Tiene que ser relacionada con los vecinos como en todas partes del mundo.

Es una buena herramienta si es acompañada de una decisión de políticas públicas. No como una medida electoral. No sirve pintar 20 autos con 100 personas en la calle. Eso no es seguridad.

Seguridad es una planificación de políticas públicas acompañada de cámaras y patrulleros. Es imposible pensar que con una sola medida soluciones un tema tan complejo como la seguridad.

– ¿Creés que empeoró la situación en los barrios en estos años o viene desde antes?

– Es una mezcla. Yo creo que viene hace mucho tiempo. Cuando vos ves el estado de las calles o la falta de infraestructura básica en asfalto, cloaca o agua potable, sabés que no son cosas que se arreglan de un día para el otro.

Ahora yo creo que en muchas cuestiones como la presencia en espacios públicos hace que los vecinos tengan una mejor calidad de vida en su barrio. Días atrás estuve en La Serena o Las Heras y te das cuenta que con un poco de gestión como mejorar la plaza ayuda mucho. Incluso juntarse con los vecinos y dialogar.

Tener un diálogo proactivo con el vecino planteado desde el funcionario hace que todo funcione mejor. No puede ser que si se quema una lamparita tarden dos meses. Es fundamental la descentralización de decisiones, es clave para que el problema sea resuelto en pocos días. Eso al vecino le cambia la vida. Esta es una ciudad que tiene siete veces la dimensión de la Capital Federal con contextos rurales, semiurbanos y urbanos. Me parece que la descentralización te mejora la calidad de vida y ahí hay una deuda desde el gobierno local.

– Hay asfalto que tiene más de 40 años, ¿es muy grande el presupuesto que hay que invertir para mejorar las calles de la ciudad?

– Hay lugares como Cerrito, Mario Bravo, Constitución, Berutti, el barrio Libertad en los que se pensó en los accesos de los transportes públicos. Eso fue una decisión del Ministerio de Transporte entendiendo que había que mejorar la realidad del transporte. Hay barrios que le cambió la vida.

Ahora, desde el gobierno local tiene que haber una permanente inversión de asfalto y cordón cuneta. No se hace de un día para el otro por esto que decís vos. El problema es la falta de planificación. Porque todo esto tiene que ver con la salud, la educación, la seguridad. Porque sino el pibe que se levanta y llueve, y para ir a la escuela tiene que caminar diez cuadras en el barrio, termina sin ir al colegio.

El vecino pide un “poquito de granza”. La verdad no es la solución. Lo que hay que hacer es una planificación estratégica sobre las 20.000 cuadras, que hay 10.000 asfaltadas y 5.000 mal asfaltadas. Es mucho. Como cuando no mantenés tu casa, cuando lo querés hacer después de mucho tiempo te vas a encontrar que tenés que gastar mucho más que si la hubieras mantenido año a año.

Es una ciudad en crecimiento con complejidades pero que también te da oportunidades. Que tiene un cordón frutihortícola, un Puerto que es el más grande de la provincia que hay que reactivarlo.

LA GESTIÓN DE ARROYO

– ¿Qué opinión tenés de la gestión de Arroyo?

– Lo importante no es lo que pienso yo, sino el vecino. Más allá de los problemas económicos, el vecino no se sintió contenido. No hubo soluciones en el día a día. Sentir que si ponés un kiosko o un bar, que el Municipio complique todo y que no esté del lado del vecino. Por algo pasó lo que pasó en las elecciones. La gente sintió que no se resolvió nada. El trato, la cercanía, mostrarle al vecino que estás disponible. Es importante la función del funcionario en el día a día. La gente planteó que no estaba de acuerdo.

El marplatense tiene la sensación que no se solucionó nada.

– Los candidatos de la oposición hablan de que recortar para generar superávit es falta de gestión. Arroyo habla de acomodar las cuentas ¿de qué lado te podrías parar?

– Ni muy pelado ni con dos pelucas. El Municipio tiene que gestionar, es una obligación. Gestionar no es ahorrar. Hay que gastar bien para dar soluciones. El Estado no es una empresa. Tampoco se puede llegar al punto de endeudar a los vecinos. Hay que buscar puntos medios.

Hay ejemplos más allá de Capital Federal, como Rosario, Salta, Mendoza, Córdoba. Que va más allá de las conducciones políticas. No tiene que ver con el PRO, los socialistas o el Frente para la Victoria que han gestionado muy bien. Mar del Plata tiene un tamaño de una provincia. Hay que saber administrar. Para tener buena calidad de proveedores tenés que tener liquidez para pagarle.

A mí cuando me dicen “el municipio es superavitario” pero veo los pozos te digo “si te sobra la plata arreglame esto”. Es lo que plantean los vecinos, no lo que quiero yo. Hay que administrar los recursos para responderle a la gente.

LA RELACIÓN CON BARAGIOLA

-¿Por qué Baragiola todavía no dio el apoyo público hacia vos después de la interna?

-Yo hablo mucho con Vilma. Los votos no son de ella ni de nadie. Nosotros somos un equipo que se encolumna detrás de María Eugenia Vidal.

Yo a Baragiola la conozco hace muchos años y tengo una buena relación. La conocí hace años cuando gestionamos una ordenanza, cuando yo era ministro de Seguridad, para el ordenamiento de las cámaras públicas y privadas en General Pueyrredon.

Yo no tengo dudas de su apoyo y de todo el radicalismo. No veo complejidad política en lo más mínimo.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,