Martes 20 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
26/10/2019

Advierten faltantes de hormonas en centros de salud de Mar del Plata

Personas trans se encuentran en estado de alerta tras la demora de algunas entregas. Aseguran que los proveedores decidieron dejar de entregar testosterona ya que “no les conviene”.

Advierten faltantes de hormonas en centros de salud de Mar del Plata
(Fotos: ilustrativas / Qué digital)

Semanas atrás distintas organizaciones, activistas trans y travestis comenzaron a denunciar, en Capital Federal, faltantes de hormonas y testosterona en distintos centros de salud. Esta situación comenzó a darse en Mar del Plata paulatinamente: los pedidos comenzaron con demoras y posteriormente desde la Provincia enviaron un mail informando que no seguirían enviando los compuestos.

En Mar del Plata, uno de los médicos responsables del Centro de Atención Primaria de Salud (CAPS) del barrio Jorge Newbery  y que atiende el consultorio inclusivo- le explicó a Qué digital que la entrega de hormonas comenzó con “unos 20 días de retraso” y  que “por suerte” no tuvieron gente sin atender. “Solo un par de personas quedaron uno o dos días sin la dosis diaria”, informó Nicolás Zanier.

Posteriormente, al realizar el pedido para el próximo mes, el especialista confió haber recibido un mail en el que le confirmaron que “no habrá testosterona en el siguiente envío”, según indicó el médico que trabaja en el Centro de Salud de Jorge Newbery, donde se atienden 60 personas y hay unas 20 que no están ingresadas al programa, ya que cuentan con obra social.

Y en esta misma línea, expuso que la respuesta que recibieron ante las consultas fue que “los proveedores decidieron unilateralmente dejar de entregar testosterona porque no les conviene“. De esta forma, están incumpliendo con la licitación y eso genera angustia en los y las pacientes que reciben sus dosis ya que no saben cuándo se normalizarán las entregas. A este panorama -denuncian- se suma que el Municipio no realiza compras para abastecer y poder cumplir con la Ley de Identidad de Género en los Centros de Salud.

Una persona que se autopercibe del sexo opuesto al que nació, de por sí tiene que atravesar social y culturalmente situaciones complejas. Pero desde el 2012, con la implementación de la Ley de Identidad de Género (26.743), esta realidad cambió, al menos en algunas instituciones.

“Comencé a tomar hormonas en el Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA), la verdad que no fue sencillo. Primero porque no tenía mi documento de identidad y era malo el trato. Me trataban por mi nombre biológico, por eso no accedí por mucho tiempo”, compartió Maga, integrante de Asociación por un Mundo Igualitario (AMI). Esta situación se contradice con lo que establece la Ley de Identidad de Género. Por eso, recién cuando Maga obtuvo el documento de identidad y le cambiaron la historia clínica en el HIGA, pudo acceder al plan hormonal.

¿Cómo tuviste acceso al plan de hormonas?

– Primero me atendió una doctora que me derivó a un psicólogo para que me viera y me evaluara. Cosa que no se debería hacer, pero yo no sabía en ese momento y accedí igual. Las doctoras me hicieron desnudar, me revisaron los genitales, los pechos. La verdad que fue un manoseo espantoso. Después tuve que ir al nosocomio de atrás del HIGA porque no había psicólogos en el hospital, tampoco fue una experiencia muy amena.

– Si no conseguías las hormonas en el hospital ¿qué hacías?

– Con respecto a las hormonas me costó muchísimo siempre que me las dieran. Era como que les estaba pidiendo un favor. La doctora después no me las pudo dar más. En ese momento trabajaba como empleada doméstica y con ese sueldo, con esa plata llegaba a comprarme geles. Así estuve un par de meses hasta que me enteré que en el CAPS de Newbery estaba el doctor Nicolás Zanier, ahí la atención fue totalmente distinta. Él enseguida me dio las hormonas, me atendió excelente y hasta el momento no tuve faltante de hormonas, pero no sé qué va a pasar cuando se me terminen.

LEY DE IDENTIDAD DE GÉNERO

Desde que se promulgó la Ley de Identidad de Género (26.743), no solo se establecieron derechos sobre el reconocimiento, también se establecieron políticas públicas para brindar las herramientas necesarias para que las personas trans puedan desarrollarse libremente.

En su artículo 11 la ley claramente señala que las personas trans mayores de dieciocho años tienen la garantía del “goce de su salud integral” y para ello podrán “acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa”.

De acuerdo a lo que indica la ley, para que una persona trans pueda acceder a los tratamientos integrales hormonales “no será necesario acreditar la voluntad en la intervención quirúrgica de reasignación genital total o parcial. En ambos casos se requerirá, únicamente, el consentimiento informado de la persona”. En este punto la normativa es clara y no exige que la persona tenga que realizar un tratamiento psicológico.

El retraso en la entrega de hormonas de testosterona en centros de salud incumple con la ley vigente ya que el sistema público de salud -ya sea por pare de “estatales, privados o del subsistema de obras sociales”- debe “garantizar en forma permanente los derechos que esta ley reconoce”.

¿QUÉ PASA SI SE INTERRUMPE EL TRATAMIENTO HORMONAL?

Según las fuentes consultadas por Qué digital, cuando un paciente interrumpe abruptamente el tratamiento hormonal se detienen las modificaciones que están en proceso. Otra de las consecuencias que pueden aparecer es que reaparezcan procesos biológicos, como por ejemplo, la menstruación.

La intensidad de estos cambios depende pura y exclusivamente del tiempo en que el cuerpo de esa persona esté en proceso de hormonización y los cambios que tenga desarrollados en su organismo.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,