Jueves 22 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
15/11/2016

Antes del femicidio, Valeria había denunciado a su pareja

El pasado 3 de octubre había vencido la restricción de acercamiento que la Justicia le había impuesto a Walter Escott. El hombre de 37 años, quien gozaba del beneficio de la libertad asistida, es intensamente buscado por la policía.

Antes del femicidio, Valeria había denunciado a su pareja
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Con el correr de las horas, los detalles en torno al femicidio de Valeria Britez –de 34 años, quien fue asesinada esta madrugada de un disparo en la cabeza por su pareja, Walter Escott- marcan a las claras cómo –tal y como denuncian siempre que pueden desde el movimiento de mujeres- la ausencia del Estado es la antesala de una tragedia.

Es que, según pudo saber QUÉ, la violencia en la pareja no surgió esta madrugada, sino que Valeria había denunciado a su pareja por violencia de género tiempo atrás. Sin ir más lejos, la Justicia le había impuesto una restricción de acercamiento que venció el pasado 3 de octubre, un mes antes de su femicidio.

En la misma ciudad en la que hace tan solo una semana se debatía sobre los dichos del intendente Carlos Arroyo en relación a las campañas de moda –como la igualdad de género o la violencia-, la muerte de la mujer de 34 años en manos de su pareja –y tan solo un mes después de que venciera la restricción de acercamiento- se presenta como el desenlace de una historia de violencia machista, algo que nada tiene de moda.

En ese sentido, y por fuera del hecho puntual, fuentes judiciales confirmaron que Escott –quien permanece prófugo desde el crimen de su mujer, ocurrido en Soler al 10900- gozaba del beneficio de la libertad asistida: seis meses antes del vencimiento de su condena, el Juzgado de Ejecución Nº 1 decidió otorgarle este beneficio, al que acceden algunos internos por su comportamiento y por la naturaleza del delito cometido. Había sido condenado a cinco años de prisión por robo agravado por uso de arma y en poblado y en banda.

Por ese motivo, y pese a haber sido condenado por la Justicia tiempo atrás, Escott no se encontraba alojado en el penal de Batán sino que residía en una vivienda particular -en primera instancia junto a su pareja, en el marco de una relación por demás conflictiva- en cumplimiento con las disposiciones que habían sido fijadas por el juez al momento de otorgarle la libertad asistida.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,