Martes 07 de abril | Mar del Plata
¡Seguinos!
08/05/2016

Bioconstrucción: volver a las raíces aplicando la tecnología

Aunque resta la reglamentación, una ordenanza regula las construcciones con materiales naturales. Ya hay unas cien casas. “Buscamos construir viviendas saludables que cuiden los recursos”, aseguran los impulsores.

Bioconstrucción: volver a las raíces aplicando la tecnología
(Fotos: Cooperativa Caminantes)

Elegir. En un mundo en el que el destino parece estar marcado por la vorágine de lo cotidiano, por aquello que está -vaya uno a saber por qué- establecido y por lo que alguien alguna vez dijo que era normal, todavía se puede elegir. Elegir. Cada persona elige cómo quiere vivir su vida y qué quiere dejar de legado. Elegir. Bajo esa premisa, un grupo de profesionales se juntó tiempo atrás para darle forma y materializar su elección: la construcción de viviendas con materiales naturales. 

***

Vanina Soprano integra la Cooperativa Caminantes, que nació justamente como un espacio para trabajar por y hacia la bioconstrucción. Hace algunas semanas, y tras meses de idas y vueltas, Vanina pudo celebrar junto a sus compañeros cuando finalmente el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza que autoriza y regula este tipo de técnicas en el Partido de General Pueyrredon. “Estamos convencidos de este estilo de vida y buscábamos que no hubiera trabas legales”, dijo respecto al espíritu de la norma.

En ese sentido, Vanina consideró que una vez reglamentada la ordenanza -el plazo máximo que tiene el Ejecutivo es de 180 días- si una persona elige construir su hogar a partir de cualquiera de las técnicas comprendidas en la bioconstrucción no va a tener ninguna traba ni impedimento legal.

CASAS BIOCONSTRUCCIONES 02

“Antes no era ilegal construir con materiales naturales, pero sí era necesaria una aprobación por excepción. Había una serie de trámites, pero nada garantizaba que la obra fuera aprobada”, recordó y entendió que la importancia de esta ordenanza es, justamente, que ahora las construcciones naturales pasan a tener “el mismo estado que las construcciones convencionales”.

El camino legislativo de la ordenanza fue largo y la Cooperativa Caminantes tuvo un rol fundamental: fueron semanas y meses de diálogo, de trabajo conjunto con otras organizaciones y, en especial, de difusión, ya que no es mucho lo que se conoce a nivel general respecto a esta técnica de construcción. Por eso, para Vanina el resultado del trabajo colectivo ha sido la aprobación de la ordenanza. “Fuimos bien recibidos, pero el proceso fue largo”, consideró.

¿QUÉ ES LA BIOCONSTRUCCIÓN?

La bioconstrucción es, según cuentan desde la Cooperativa, un estilo de construcción mediante el cual las edificaciones se realizan “con materiales de bajo impacto ambiental o ecológico, reciclados o altamente reciclables, o extraíbles mediante procesos sencillos y de bajo costo, como la tierra”.

Existen numerosas técnicas que están incluidas dentro del concepto, como lo son el modelado directo, el adobe, los bloques de tierra alivianados, la tierra cruda, la quincha, la paja encofrada o los bloques de tierra construidos, entre otros.  Todos estos estilos tienen un denominador común: el respeto por el medio ambiente y la garantía de sustentabilidad para sus habitantes.

“En líneas generales utilizamos elementos naturales que tienen menos procesamiento industrial, que necesitan menos energía para su obtención, uso y traslado”, precisó Vanina quien explicó que, por ejemplo, al no utilizarse ni cemento ni ladrillo cocido se reduce notablemente el consumo de energía, sin perder calidad ni propiedades.

En cuanto a los beneficios, para quienes eligen este tipo de construcciones hay varios componentes. “Son materiales muy amables, no lastiman la piel como el cemento por ejemplo. La construcción natural permite que colaboren los chicos, por ejemplo, porque la tierra cruda se puede manipular sin problemas”, advirtió la joven emprendedora.

CASAS BIOCONSTRUCCIONES 01

En lo que hace a la calidad de las viviendas, no por utilizar materiales naturales se dejan de lado los avances que ha habido en materia de construcción. “La tierra cruda tiene propiedades hidrotérmicas, porque absorbe la humedad y mantiene un nivel estable y saludable adentro”, subrayó.

Sin embargo, para quienes eligen este tipo de técnicas es importante dejar algo en claro: “No se trata de hacer un rancho precario copiando las técnicas de nuestros ancestros sino que incorporamos el valor agregado de los investigadores de los avances tecnológicos”. “Buscamos construir viviendas más saludables que cuiden los recursos del planeta,  pero combinando lo ancestral con las nuevas tecnologías”, apuntó Vanina.

LO QUE VIENE: LA REGLAMENTACIÓN

En Mar del Plata, pese a que no hay números oficiales ni estadísticas, desde la Cooperativa Caminantes estiman que existen unas cien viviendas naturales en la zona, en especial en los espacios periféricos ¿Por qué la periferia? “Esto tiene que ver con que hay una forma de mejorar la calefacción en invierno a partir del sol, pero eso solo se pude hacer cuando tenemos incidencia en el terreno, algo que no podría pasar en el microcentro donde hay edificios que complican”, advirtieron desde la cooperativa.

En ese sentido, Vanina sumó: “Somos parte de un cambio gradual, pero cada vez tenemos más consultas de gente que quiere iniciar una vivienda así o ampliar su casa con estas técnicas”. Por eso, la joven dijo que de aquí en adelante la energía estará puesta en trabajar en la reglamentación de la ordenanza, también en forma colectiva.

“Queremos incorporar a la comunidad, al Municipio, a la Universidad Nacional de Mar del Plata y al Colegio de Arquitectos”, adelantó y destacó, una vez más, la importancia de que haya “un marco legal y formal para algo que ya está sucediendo en la ciudad”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , ,