CAMM: 30 años de apoyo a la mujer maltratada

Este martes la ONG celebra el trabajo sostenido en forma autónoma, y remarca las falencias del Estado. “Las que iniciaron este proyecto no imaginaron el proceso transformador del cual serían protagonistas”, subrayaron.

11/12/2018
CAMM: 30 años de apoyo a la mujer maltratada
(Foto: archivo/ QUÉ Digital)

El Centro de Apoyo a la Mujer Maltratada (CAMM) celebra este martes treinta años de trabajo autónomo y sostenido de forma voluntaria a lo largo del tiempo. “Seguramente las que iniciaron este proyecto hace 30 años no imaginaron el proceso transformador del cual serían protagonistas”, subrayaron desde la entidad. Desde su fundación, la institución se sostiene de forma autogestionada e independiente. “En reiteradas ocasiones nos han preguntado ¿Ustedes cómo se financian?, ¿Cobran por lo que hacen? Siempre respondemos, somos voluntarias, somos militantes feministas”, explicaron.

En 1988, cuando se creó el Centro de Apoyo a la Mujer Maltratada, “no existía en la ciudad un espacio donde las mujeres en situación de violencia pudieran ser escuchadas, sin juzgarlas, sin culpabilizarlas, creyendo en su relato y  acompañando su dificultoso proceso de salida”, recordaron.

Y, en este sentido, agregaron: “No había comisaría de la mujer, una exclusión del hogar demoraba más de seis meses, no existía la restricción de acercamiento, no había ley de violencia, ni Convención de Belem Do Para, no se hablaba de patriarcado, menos aún de femicidio”.

Sin sede y sin dinero, decidieron comenzar a trabajar desde lo más simple que es la escucha, se fueron capacitando y las mujeres empezaron a llegar. Con la frase “No estás sola, podemos ayudarte” intentaron llegar a esas mujeres que vivían en situación de violencia, interpretando el sentimiento de soledad y desamparo, para expresarles que “ya no estarían solas, que esta institución las acompañaría con la escucha empática, con el asesoramiento y que también se acompañarían entre ellas, conformando una gran red indestructible, para sobreponerse a la violencia y construir nuevos vínculos”, indicaron.

Y fuimos indestructibles, porque no estuvimos solas, construimos redes, nos hicimos visibles, cuestionamos mandatos, estereotipos y prejuicios, y crecimos individual y colectivamente”, sostuvieron voluntarias que participan activamente de CAMM.

Por la institución transitaron cientos de voluntarias y algunos voluntarios, y el aprendizaje logrado seguramente lo multiplicaron en otros espacios de actuación. “A veces, en la vorágine diaria nos cuesta dimensionar el inmenso camino recorrido: guardias, grupos, cines, encuentros, cursos, seminarios, charlas, movilizaciones, viajes, redes, mesas de trabajo, con esfuerzo y convicciones, con ese gran objetivo feminista de erradicar las relaciones desiguales de género”, remarcaron.

Por último, y en el marco de los festejos por los 30 años del Centro de Ayuda a la Mujer Maltratada, recordaron que su plan de acción a lo largo de estos años radica en plantearse objetivos institucionales. “Los fuimos revisando, la realidad impuso nuevos debates, hacia ellos fuimos, aprendiendo y desaprendiendo”, confiaron.

Y, a su vez, compartieron que hoy en día cuando escuchan el grito de las más jóvenes “Ahora que estamos juntas, ahora que si nos ven, abajo el patriarcado, se va a caer, se va a caer”, se llenan de una profunda emoción, porque “fuimos y somos protagonistas, porque sabemos que se va a caer, porque estamos juntas en este proyecto colectivo”, finalizaron.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios