Martes 29 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
15/04/2015

Caso Nicuez: “Esperamos que el juicio sea una bisagra”

Este jueves comienza el proceso para juzgar a Juan Carlos Belasco por la muerte de Eliana Nicuez y sus hijos Lautaro y Bautista, a dos años del fatal accidente en Luro y 184. La familia espera “una condena ejemplar”.

Caso Nicuez: “Esperamos que el juicio sea una bisagra”
(Foto: Kito Mendes)

A veces no es cuestión de tiempo. Los dos años que días atrás se cumplieron de la muerte de Eliana Nicuez y sus hijos Lautaro y Bautista, no sirvieron para amortiguar el dolor de lo que quedó después del fatal accidente de Luro y 184: una familia quebrada, ocho hermanos que luchan para que el caso tenga “una condena ejemplar”, una madre que no tiene consuelo, un padre que ya no cree en la Justicia, once sobrinos que todavía preguntan por los que ya no están y la ilusión de que la sentencia del juicio que comienza este jueves contra el albañil Juan Carlos Belasco, haga de esta tragedia familiar un caso bisagra para las víctimas de siniestros viales.

Fue un viernes. Llovía. Diego había vuelto hacía un tiempo de España y su mujer ya había quedado con el 86% de su cuerpo discapacitado por un choque. Esa noche, el 12 de abril del 2013, Diego miraba el noticiero y por primera vez la noticia no le fue ajena: su hermana y sus sobrinos eran las víctimas fatales del accidente que le quitó la vida a la joven de 25 años y a sus hijos de 2 y 7 años.

La reconstrucción de la historia indica que Belasco, de 47 años, conducía por avenida Luro su Fiat Weekend a unos 98,6 kilómetros por hora, sin frenos, sin luces y sin VTV, con 0,2 miligramos de alcohol en sangre y algunas botellas de cerveza para ir a comprar más bebidas. En las horas previas al accidente, según pudieron averiguar los familiares de Eliana, el conductor había ido a revisar los frenos, por lo que “era consciente de que no funcionaban”.

Cerca de las 20, Eliana hizo el camino de todos los días. De su casa, fue hasta la esquina y cruzó la avenida por la senda peatonal de la mano de sus dos hijos para hacer las compras enfrente.

tapa diario

El 12 de abril del 2013 Eliana Nicuez y sus dos hijos perdieron la vida en Luro y 184 (Foto: archivo/Florencia Di Sciascio)

Las pericias indicaron que por el impacto, Eliana, Lautaro y Bautista fueron expulsados aproximadamente 80 metros. Ella sufrió un traumatismo craneoencefálico que le costó la vida, al igual que a sus hijos.

Al reconstruir la historia, existen pruebas para demostrar no solo que Belasco no detuvo la marcha, sino que fue hasta su casa y denunció que le habían robado su vehículo. Pero al acercarse a la comisaría para presentar sus datos, fue reconocido por los testigos del accidente y entonces quedó detenido, pero fue liberado seis días después.

Entregó su licencia pero al día de hoy, en libertad, sigue manejando. Lo vieron. En su momento, dijo que había acelerado porque cortaba el semáforo.

06

Así quedó el Fiat Weekend que manejaba Juan Carlos Belasco (Foto: archivo/Florencia Di Sciascio)

LAS VÍCTIMAS, LOS QUE QUEDAN

Este jueves comienza el juicio. Los hermanos de Eliana tienen la esperanza de que el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de Mar del Plata “haga justicia por una vez, para que sea un caso bisagra y siente jurisprudencia en otros hechos”.

Rosa, la mamá, tiene dudas. “Llevo el dolor encima y no tengo palabras. Solo espero que la Justicia… estoy esperanzada, pero por todo lo que está pasando en general no creo que se haga justicia”, confiesa y titubea al pronunciar esa palabra, justicia.

eliana nicuez

(Foto: Kito Mendes)

Algo similar -pero a la vez distinto- le ocurre al padre, Enrique, quien por diferencias que fueron surgiendo en este tiempo, eligió tener su propia abogada, María Eugenia Lemoine. La muerte de Eliana y sus hijos, produjo un fuerte quiebre dentro de la familia, que está en evidencia. Sin embargo, eso no los separa. Por el contrario, los hermanos aseguran que les da mayor fuerza.

Las palabras de Enrique, debido a la reflexión que las mismas conllevan y a la postura que aluden, merecen ser trasmitidas en forma textual:

“Hay animales y humanos. Vos criás una hija responsable, con su estudio, su carpeta, su historia, su proyecto de vida para más adelante….hablás de una persona que está siendo incorporada a la humanidad y a los normales con todas las de la ley: el laburo, sus compañeras, su medio de vida… pero están las bestias que quedan, incluyendo al juez, al fiscal y todo lo que se ve todos los días. Acá el único que comanda es el que ya no tiene ningún tipo de sensbillidad. Los que regularmente creemos estar civilizados nos aguantamos nuestras broncas y lo que ves en la Justicia es un montón de dinamitados mentales, pero no por hablar de ellos, sino por la consecuencia de lo que vivís en tu esperanza. Todos tus días pasan por el manual de cómo hacer las cosas bien. Pero si eso lo ponés en mano de un ciruja al que no le importa la vida de nadie, que tiene dos accidentes anteriores, vos estás regalando la posibilidad de que un maestro hijo de una gran puta al que no le importa tu manera de pensar, te parta la vida.

El hecho de manejar tantos códigos y palabras, en vez de sensibilizarte, te insensibiliza. Te puse una madre decente contra un reventado social al que no le importa nada. Justicia, es una sensación de que algo va a estar en un equilibrio para un lado y para el otro ¿Cuál es la oportunidad que tienen? que me lo demuestren. No quiero que me regalen ser el juez verdadero. No lo quiero muerto, sino vivo por mucho tiempo sentado detrás de una reja para que entienda lo que hizo. No creo que haya justicia. No la va a haber. Habría que ver qué es justicia para el otro. La palabra la tenemos, pero la aplicación de la misma se ve diferente”.

LO COTIDIANO, LO QUE NO SE VE

El caso de Eliana Nicuez trascendió desde un primer momento, por la atrocidad del hecho, pero fundamentalmente debido a la lucha que desde entonces inició su familia. La difusión a través de los medios, fue clave. Ante la cámara o el micrófono hay una sonrisa, una voz convencida de que habrá justicia, una ilusión. Pero cuando la intimidad de lo cotidiano vuelve a invadirlos, la historia es diferente.

“Estamos como en el primer momento, como cuando nos enteramos. No salimos del asombro. Lo que destruyó no tiene dimensión”, cuentan Analía y Rosana, sus hermanas.

Los hijos de Daiana, otra de las hermanas de Eliana, todavía preguntan por su tía. “Mis nenes se acuestan llorando. Me preguntan dónde está ella… y yo los abrazo para tranquilizarlos, pero a veces no sé cómo contenerlos. Es muy difícil todo esto”, relata con la voz entrecortada.

Nicolás y Diego demuestran un contundente optimismo. Sueñan con que la sentencia contribuya a generar “la conciencia que nos falta” y que haga que “empiecen a pagar los que tienen que pagar”. Saben bien que “a Eliana no nos la va a devolver nadie”, pero la sonrisa que muestran se borra cuando Rosa, su madre, reconoce haber perdido la fe en la Justicia.

eliana nicuez

“Todos ven lo que pasó con el caso de Yésica Parra o con la Hiena Barrios y entonces todo indica que al tipo (Belasco) no le va a pasar nada. Pero nosotros tenemos que poder cambiar esa historia. Este tiene que ser un caso bisagra”, dicen apoyándose los hermanos y por último afirman que está en manos del tribunal decidir entre sentar un precedente con “un fallo ejemplar” o bien “continuar con la impunidad al volante”.

LA FOTO

Eliana abraza a sus hijos. Los tres posan para la foto y sonríen. Fue en febrero del 2013, en su casa, cuando Lautaro festejó sus siete años. La imagen del Hombre Araña, uno de los héroes del menor, decora la torta con la vela encendida.

Fue Daiana, la hermana de la víctima, quien inmortalizó esa imagen. La noche que Eliana y sus hijos fallecieron, se encontró sola en su casa ante la computadora. Eligió esa foto para descargar su dolor en las redes sociales y desde entonces, el último cumpleaños de Lautaro fue y es la bandera de lucha de la familia Nicuez para exigir que se haga justicia.

EL PROCESO JUDICIAL

Este jueves a las 9 en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 se realizará la primera audiencia, en la que está previsto que declaren los familiares de Eliana Nicuez y su expareja, quien cuenta con su propio abogado, el tercero por parte de la víctima. También se le dará la palabra a Juan Carlos Belasco, aunque se desconoce si accederá a hablar o si se negará a declarar. Y además se expresará el fiscal de la causa, Pablo Cistoldi.

El tribunal que juzgará a Belasco está integrado por los magistrados Alexis Simaz, Néstor Conti y Jorge Rodríguez.

La causa fue caratulada como “homicidio culposo”, que tiene una pena de 6 meses a 5 años de prisión. El abogado de la familia, Maximiliano Orsini, buscará probar que se trató de un “homicidio simple con dolo eventual triplemente agravado”, que contempla penas de 8 a 25 años de prisión.

Las audiencias continuarán el viernes y luego del fin de semana, seguirán lunes, martes y miércoles. Todo indica que antes de fin de mes se comunicaría la sentencia.

Ver más: , , , , , , , ,