Domingo 02 de abril | Mar del Plata
¡Seguinos!
01/01/2016

Trapitos: “Vamos a respetarlos pero a condenar la extorsión”

Lo afirmó el titular de Inspección General del nuevo gobierno. Adrián Coalli reparó en la salida laboral que para algunos representa esta precaria actividad, pero dijo que se controlará “que no se apropien del espacio público”.

Trapitos: “Vamos a respetarlos pero a condenar la extorsión”
(Foto: QUÉ Digital)

Es casi una tradición. Con la llegada del verano, la cantidad de cuidacoches se incrementa en Mar del Plata. A los que optan por trabajar en la zona céntrica para aprovechar el movimiento comercial de los turistas, se suman los que se instalan en la zona aledaña a las playas, en algunos puntos del norte, pero principalmente en los balnearios del sur.

Los costados de la Ruta 11 se convierten en improvisados estacionamientos durante el verano  sin habilitación alguna que se multiplican a la vera de la costa, en forma discontinua desde la zona de Constitución hasta Los Acantilados.

Jóvenes -en promedio- de entre 15 y 35 años cuidan los coches estacionados en el espacio público, aunque algunos deciden delimitar un espacio apropiándose del suelo, prometiendo un mejor resguardo del vehículo. Algunos trabajan “a voluntad”, pero para otros la voluntad tiene un precio fijo que impone la misma calle.

Muchos realizan la misma tarea durante todo el año en diferencias puntos estratégicos de la ciudad. Mientras que otros, llegan desde distintos puntos -principalmente- de la provincia de Buenos Aires con el calor de la temporada para aprovechar el movimiento turístico de la costa. Según los relevamientos hechos por la Dirección de Inspección General durante los dos últimos veranos, el 80% de los cuidacoches no era de Mar del Plata.

Si bien no existe ordenanza en el partido de General Pueyrredon que prohíba la actividad de los cuidacoches, la denominada “extorsión” (pretender cobrar una suma fija por el cuidado del vehículo) constituye un delito que, en reiteradas ocasiones avala la aprehensión de los llamados “trapitos”.

Junto al personal policial, quien interviene en estos casos es el área de Inspección General del Municipio. El intendente Carlos Arroyo eligió para comandar esta Dirección a Adrián Coali, un funcionario de carrera que trabaja dentro del Municipio hace casi 25 años y que estuvo bajo el mando de Arroyo a mediados de los ’90, precisamente en el área de Inspección. Luego, ocupó distintos cargos técnicos en la Comuna hasta que volvió ahora a ser convocado por el nuevo intendente.

En diálogo con QUÉ, Coali aseguró que la postura del nuevo gobierno hacia los cuidacoches apunta a “respetar la actividad, porque es una tarea que muchos realizan seriamente, pero se va a condenar la extorsión y el abuso del espacio público”.

“Existen, es una realidad. No hay que restringirlos por ser cuidadoches. Pero sí hay que estar atentos a que son trabajadores voluntarios, que no pueden exigir pagar sumas fijas de dinero a los demás”, continuó.

A mediados de septiembre del 2014, cuando todavía ocupaba su banca como concejal, Carlos Arroyo presentó un proyecto de ordenanza para solicitarle al Ejecutivo entonces a cargo de Gustavo Pulti, la realización de un censo sobre todos los cuidacoches del Partido General Pueyrredon.

La iniciativa buscaba obtener nombres y apellidos, domicilio, DNI, sus teléfonos celulares y las zonas en las que trabajan. Pero fundamentalmente, según remarcaba el propio Arroyo, apuntaba a la posibilidad concreta de “utilizar a  los cuidacoches como testigos de algún hecho delictivo perpetrado en su zona”.

La Dirección de Inspección General cuenta por el momento con unos 20 agentes de control, es decir, inspectores. “Es poco, eso me preocupa. Pero veo también que hay compromiso y según nos informaron podrían traer más gente por concurso para reforzar el área, gente idónea”, reconoció el funcionario.

Por último, a menos de un mes de haber asumido, Adrián Coali señaló: “Tiene que haber más control en el buen sentido de la palabra sobre la situación de los cuidacoches, de la realidad de cada uno también”.

“Es un tema que al secretario de Gobierno le preocupa y sobre el cual la Defensoría del Pueblo manifestó su intención de poder trabajar para solucionarlo. Por eso vamos a estar haciendo controles, pero también buscando soluciones conjuntas”, dijo.

Ver más: , , , , , , , , , , ,


Comentarios