Lunes 18 de noviembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
30/07/2019

Cupo laboral trans: “El Municipio está lleno de excusas”

A dos años de la ordenanza municipal y la Ley Diana Sacayán, el rol de la comuna y la Provincia, los sindicatos y las empresas privadas. “El Estado tiene que dar el puntapié inicial”, insisten.

Cupo laboral trans: “El Municipio está lleno de excusas”
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

En 2017, a través de la ordenanza 23237, la Municipalidad adhirió a la administración local a la Ley Provincial conocida como Diana Sacayán, que establece la obligación de reservar en la planta estatal al menos un 1% del cupo laboral para personas trans y travestis. Sin embargo, en ambos estamentos, sigue sin cumplirse y brindar respuestas al colectivo.

Desde la Asociación Mundo Igualitario insisten en que “el Estado tiene que dar el puntapié inicial”. Desde 2017 hasta ahora, cuáles fueron los avances, cuáles los obstáculos y cuál es el rol que deben asumir los sindicatos y las empresas privadas para avanzar hacia una sociedad en la que el cupo no se deba establecer por ley y la diversidad no sea un impedimiento para acceder a un trabajo formal.

Agustina Ponce, integrante de Mundo Igualitario, brindó un panorama general sobre la situación, en diálogo con QUÉ Digital: “Está vigente la ordenanza pero no se está cumpliendo. Lo último que se hizo fue presentar una nota a la Dirección de Derechos Humanos como organización integrante de la Mesa de la Diversidad de Mar del Plata para que tuvieran en cuenta que no se estaba cumpliendo. Porque además hay ingresos en la Municipalidad constantemente, no es que no entra gente a pesar de esa excusa de la emergencia económica”, comenzó.

En cuanto a las limitaciones que siguen existiendo, Agustina Ponce indicó la falta de calificación de muchas de las personas trans y travestis para acceder a determinados trabajos: “Si bien muchas compañeras no pudieron terminar los estudios, por no poder acceder a un derecho básico, en el listado de aspirantes que hay en la Dirección de Derechos Humanos para el cupo, una de las trabas tiene que ver con la ‘meritocracia’, porque tenemos compañeras que no sólo han terminado el secundario, sino que incluso hay una abogada recibida, títulos terciarios pero que por la cuestión de género no le permite encontrar trabajo, al margen de ser la ciudad con más desempleo“, contó. 

“El Municipio está lleno de excusas, en este caso la Dirección de Derechos Humanos y la Secretaría de Gobierno, que es de quien depende. Para el propio intendente pareciera que la ordenanza no existe y está vigente desde 2017. Hemos presentado notas que no han sido respondidas nunca. Tenemos que hablar con las compañeras para que no se desanimen. Esperamos que termine esta gestión y llegue una más permeable en estas cuestiones. En cuanto al oficialismo, al no empujar ni traccionar desde su lugar para que esto se cumpla, sería seguir perdiendo el tiempo”, apuntó. 

A pesar de haber logrado la adhesión del cupo laboral en el Consejo Escolar, lamentó que a nivel provincial sucede lo mismo: “En algunos municipios se logra a partir de voluntades políticas individuales, pero en el Consejo Escolar se dio a pesar del rechazo de la Dirección General de Escuelas, con su resolución 1/19, en la que dejaba sin efecto una resolución anterior del año 2017 donde se preveía un listado diferenciado adherido a la Ley Diana Sacayán. Lo que hicimos fue ir al Consejo y lograr el mismo porcentaje que tienen las personas con discapacidad en la Provincia, que es el 10%”, agregó.

En este punto se refirió a otro de los planteos que incluso se dan dentro del colectivo: “Ahí tuvimos un inconveniente con otro planteo, que es la discriminación a partir del establecimiento del cupo. Se suele preguntar para qué es necesario discriminar a una persona ya discriminada y pedirle un cupo, que es otra de las grandes excusas. La verdad es que es muy necesario porque existe todavía en la sociedad y en el imaginario colectivo esta cosa de que ser trans o trava es malo. Se hace necesario machacar esa resistencia a nivel social que hace necesaria la existencia de cupos. Obviamente nadie quisiera que hubiera ‘cupos’ en una sociedad ideal, pero la verdad es que no vivimos en esa sociedad y las compañeras terminan en la calle, hayan estudiado o no”, explicó.

 EL ESTADO COMO PUNTAL PARA EL CUMPLIMIENTO EFECTIVO EN EL SECTOR PRIVADO 

Tal como indicó Agustina, la Ley Sacayán establece que no sólo las dependencias estatales deben incluir el cupo laboral para personas trans, sino también las empresas que tienen concesiones con el Estado. Entonces, el empujón inicial del Estado resulta fundamental para que, a modo de efecto dominó, la ley se cumpla y llegué al sector privado.

“Si no es el Ejecutivo el que da el puntapié, empresas como la 25 de Mayo, que están obligadas, no hacen nada. No es solamente el Estado, sino también el sector privado que tiene contrato con el Estado. Y así haríamos que la prostitución deje de ser una imposición social, que lo seas por elección y no por no poder elegir”, añadió.

 EL ROL DE LOS SINDICATOS 

Para garantizar el acceso del colectivo al empleo formal, también toma especial relevancia el rol de los sindicatos, que muy progresivamente van sumando a sus plataformas las necesidades de un sector que sigue estando postergado.

“Es muy importante que los sindicatos también se hagan eco de esto. Lo que conseguimos en la Universidad lo hicimos porque nos juntamos con APU (Agremiación de Personal Universitario). Sin la voluntad sindical tampoco se puede. En las últimas plataformas del Sindicato de Municipales se incluyó este tema”, mencionó Ponce a modo de cierre.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,