Domingo 20 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
07/07/2019

Denunció a su ex por violencia: a días del juicio, una insólita postergación

Pese a haber aceptado la competencia meses atrás, el juez Pedro Hooft se excusó de intervenir al “notar” su vínculo con el imputado, hijo de un reconocido escribano y quien le fracturó tres dedos a su expareja.

Denunció a su ex por violencia: a días del juicio, una insólita postergación
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Ángeles espera justicia. Lo hace desde el momento en que, a fines de 2017, logró romper con el círculo de violencia al que había entrado cinco meses atrás cuando conoció a Ezequiel, un joven con quien comenzó una breve pero intensa relación, sin siquiera poder imaginarse cómo terminaría todo.

Ángeles asegura que hoy, cansada de las idas y vueltas, de esperar y sobre todo de aguantar, decidió exponer su realidad, porque no le queda otra: a fines de 2017 denunció a Ezequiel Pagni, hijo de Oscar Pagni –reconocido escribano, dirigente político y exfuncionario de la ciudad- y con quien mantenía una relación, luego de que el joven la amenazara, atacara y le fracturara tres dedos de su mano izquierda.

Pese al largo proceso judicial iniciado y el paso del tiempo -y aunque tras la denuncia por lesiones graves calificadas por el vínculo y portación ilegítima de arma de fuego la causa fue elevada a juicio-, días antes de comenzar el debate que estaba programado para el 10 de julio, sorpresivamente el juez provincial Pedro Hooft -denunciado por presunta participación en delitos de lesa humanidad– decidió excusarse de seguir interviniendo.

Según dijo el magistrado, pese a que en diciembre del año pasado había aceptado la competencia, lo cierto es que no fue hasta el pasado 29 de mayo que notó – con motivo del acta de aquella audiencia, a la cual a diferencia de la primera concurrió el imputado- que éste resultaba ser hijo del escribano Oscar Pagni, con quien manifestó que lo unían “distintos vínculos académicos, de conocimiento y hasta de reconocimiento”.

Ante este escenario, Ángeles se mostró decepcionada, enojada y cansada y por eso decidió contar su historia. Es que, a su parecer, no resulta casual que la excusación haya llegado ahora, luego de un sinfín de recursos de apelación por parte de la defensa -en las manos de la abogada Patricia Perelló- e incluso tras un ofrecimiento económico de $5000 -que fue rechazado- a modo de compensación por lo sucedido.

MARCHA DIA DE LA MUJER 8M    (26)

“Hoy la causa está pendiente de nueva radicación, y entonces, si no se suceden nuevas excusaciones y no media ninguna nueva sorpresa que evite que Pagni vaya finalmente a juicio para saber si es responsable o no de los delitos que se le imputan, se fije nueva fecha de inicio del debate”, explicó Ángeles, en diálogo con QUÉ Digital.

En ese sentido, la joven -cuya patología como consecuencia de las lesiones no tiene vuelta atrás, ya que el daño causado es irreparable: más allá de los tratamientos de rehabilitación, la movilidad de sus dedos nunca más será completa– recordó el origen de lo sucedido y se mostró decepcionada por el accionar de la justicia. “Necesito que esto se termine”, expuso.

 VIOLENCIA, DENUNCIA, AVANCES Y RETROCESOS 

De acuerdo a su relato, la relación con Ezequiel siempre fue “súper enfermiza”, pero nunca al punto de lo sucedido el 3 de diciembre de 2017 cuando el joven la esperó en la puerta de su casa durante la madrugada, tras una discusión y luego de decidir separarse, y después de agredirla, amenazarla e increparla, le quebró tres dedos de la mano izquierda, en medio de un violento episodio.

“Yo no podía salir de ese círculo hasta que pasó esto; ahí, obligada por mi familia lo denuncié e inicié las acciones legales. Fue enfermo realmente porque yo no podía cortar relación con él, lo hice recién después de un episodio donde hubo tiros y a mí me salvó la policía. En cinco meses me destruyó completamente”, recordó, respecto a lo ocurrido.

Como consecuencia de esa agresión, y según consta en el informe médico incorporado en la causa, la joven fue operada “de fractura de falanges media, de medio anular y meñique izquierdos al haber recibido mecanismos de torsión en sí mismo” y se le debieron implantar placas con tornillos.

“Después de eso se terminó por completo, mi vida estaba en juego. Hicimos las cosas legalmente, pero ellos tres veces trataron de no llegar a juicio porque decían que no hubo violencia de género. Hubo una audiencia, me ofrecieron $5000 -que no es ni un cuarto de lo que me salió la placa que tengo en mis dedos- y aparte yo no busco plata”, se sinceró Ángeles, quien admitió que tuvo que “volver a empezar” y aceptar que nunca más tendrá la misma movilidad en su mano izquierda.

Por fuera de su salud, y más allá del miedo y la bronca -más de una vez le dijeron que no siguiera con las acciones, por el “peso” del apellido Pagni y sus importantes vínculos en la ciudad- la joven continuó con la denuncia, bajo el patrocinio del abogado Horacio Insanti, expediente que en su momento recayó en el Juzgado en lo Correccional Nº 4 a cargo de Hooft y luego de lo que se fijó, naturalmente, la fecha para el inicio del juicio.

AUDIENCIA LALO RAMOS 02 HOOFT

El juez Pedro Hooft, titular del Juzgado en lo Correccional N°4 (Foto: archivo / QUÉ Digital)

“El juicio tenía que empezar el 10 de este mes y nos sorprendimos de que el juez suspendió el juicio por ser allegado a la familia Pagni. Él había aceptado la competencia, yo tenía fecha para el juicio. Hace dos años que vengo luchando, y quiero cerrar esto, no quiero exponerme más, necesito que esto se termine, no quiero dejarlo en la nada”, criticó, todavía sorprendida por lo sucedido.

En ese marco y a la espera de que ahora se sortee un nuevo Juzgado que deberá aceptar o no la competencia para que la causa siga su curso, tanto Ángeles como su abogado dijeron estar preocupados ante la posibilidad de que esta situación vuelva a repetirse: “Van a sortear un nuevo juzgado y tenemos miedo de que vuelva a pasar porque tiene muchos conocidos; evidentemente importa más el apellido que lo que me pasó a mí”.

Tras aclarar que su decisión de acudir a los medios “no es por escrachar”, sino que tiene que ver con la búsqueda de justicia, Ángeles sumó: “Que alguien tome mi caso y que un apellido no sea más importante que lo que me pasó, porque es alguien peligroso, sigue armado y se lleva el mundo por delante porque tiene un padre que lo cubre. Y yo no soy la primera mujer que lo denuncia”.

Finalmente, y a la espera de una respuesta acorde a las necesidades por parte de la Justicia, la joven reflexionó, sobre el accionar de Hooft: “Hay ciertos tiempos que respetar, debería haber tomado el caso y se debería haber excusado, pero no darme una fecha de juicio y después excusarse una semana antes. Porque el juez presentó un escrito por su relación con ellos, pero se acordó un año después. Y lo que sentimos es que están dilatando las cosas porque nadie lo quiere sentenciar”.

SI SUFRÍS O SUFRISTE VIOLENCIA DE GÉNERO, PODÉS DENUNCIAR
  • Por emergencias: llamar al 911.
  • Línea 144 del Consejo Nacional de las Mujeres: las 24 horas.
  • Comisaría de la Mujer: las 24 horas, en Juan B. Justo 3649.
  • Línea Malva 108: de lunes a viernes de 8 a 20, para consultas.
  • Dirección de la Mujer: de lunes a viernes de 8 a 16, en Alberti 1518.
  • Centro de Atención a la Mujer Maltratada: lunes, miércoles y viernes de 14.30 a 17 en Larrea esquina Salta (472-0524).
  • En Red: en 9 de julio 3581 | (0223)156-017711 | [email protected].

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,