Lunes 03 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
06/10/2019

Detectan otra fumigación: ahora en Parque Hermoso, a metros de las viviendas

Ocurrió este domingo alrededor de las 8 de la mañana. “Siempre hacen esto”, denuncia el presidente de la sociedad de fomento.

Detectan otra fumigación: ahora en Parque Hermoso, a metros de las viviendas

Días atrás, una trabajadora de la escuela del Paraje San Francisco registró con su celular cómo en un campo cercano al edificio un mosquito aplicaba agroquímicos. A principios de agosto, vecinos del barrio Félix U. Camet advirtieron, una vez más, lo mismo, pero en esa zona de la ciudad. Y a fines de julio fueron los habitantes del barrio Highland Park, ubicado en las inmediaciones de Playa Chapadmalal, quienes hicieron visible otro caso similar. Con el elemento en común de que las fumigaciones se producen a escasos metros de viviendas o escuelas, este domingo en el barrio Parque Hermoso ocurrió lo mismo. Y fue el presidente de la sociedad de fomento quien llegó a fotografiar el mosquito utilizado para aplicar las sustancias en un campo y planteó así que la actividad se repite en horarios de poca actividad en el barrio.

Alrededor de las 8 de la mañana de este domingo, en la zona de las calles 194 y 7, el presidente de la sociedad de fomento del barrio Parque Hermoso, José María González, capturó con su celular una imagen que, asegura, se repite tanto en ese barrio en particular como en diversos puntos de Mar del Plata, pero que suele ocurrir en horarios de poca actividad en la zona.

Un mosquito estaba fumigando en lo que nosotros conocemos como los campos de Carrara y suponemos que son ellos los que estaban fumigando, pero muy cerca de las casas y todavía hay un olor impresionante en el barrio”, relató en diálogo con Qué digital, pasado el mediodía.

En este sentido, afirmó que quienes residen en la zona tienen conocimiento de que el campo en cuestión pertenece “a la familia del concejal (Marcelo) Carrara“, integrante de Agrupación Atlántica.

El titular de la sociedad de fomento reparó en que si bien en esta oportunidad pudo capturar en una imagen el momento en que se aplican agroquímicos a pocos metros de las viviendas, eso en realidad sucede habitualmente.  “Esto lo hacen siempre, seguido, y los hacen los domingos a la mañana porque saben que no hay nadie“, señaló.

Asimismo, González adelantó que se presentará ante la Policía para poder realizar la denuncia correspondiente y se asesorará en torno a donde exponer el reclamo. “Esto es un problema de salud”, alertó y así graficó que la fumigación se produjo a muy pocos metros de las viviendas del barrio. “El campo está pegado a los vecinos”, sumó.

UN LARGO Y URGENTE CONFLICTO

El caso ocurrido este domingo en Parque Hermoso se suma a los que vienen denunciando desde hace meses vecinos de diversos barrios, hechos que se producen en clara violación a la norma vigente, a instancias de la Suprema Corte de Justicia, que estipula la prohibición de aplicar agroquímicos a menos de mil metros de viviendas o nucleos poblacionales.

Es que, en junio pasado la Suprema Corte volvió a ratificar que sigue vigente -hasta tanto se dicte sentencia definitiva- la cautelar que fue dictada en 2014 y que prohíbe las fumigaciones en General Pueyrredon a menos de mil metros de plantas urbanas. En esa reciente resolución, los jueces le exigieron una vez más al gobierno municipal -que rechaza la cautelar- “procurar su efectivo cumplimiento” y además convocaron a las partes a una audiencia tras la cual, con el foco en la elaboración de una nueva ordenanza que contemple las necesidades de cada uno de los actores, la Asamblea Paren de Fumigarnos y la Municipalidad comenzaron un proceso de diálogo.

Fue en septiembre de 2014 cuando la Suprema Corte dictó la medida cautelar para suspender artículos clave de la ordenanza 21.296 que hasta ese momento regulaba la aplicación de agroquímicos en General Pueyrredon.

Se trata de una norma aprobada en 2013 -con el impulso del por entonces gobierno de Gustavo Pulti- que eliminó la zona de seguridad prevista en la ordenanza anterior, que establecía como límite un radio de mil metros de distancia de las plantas urbanas en el que se prohibía la utilización de cualquier producto químico y/o biológico de uso agropecuario y forestal, en particular plaguicidas o fertilizantes.

Con la nueva ordenanza, el Municipio fijó la distancia mínima a cien metros, y creó una franja agroecológica en la que aun se permitía el uso de agrotóxicos banda IV (como el glifosato). Esa aprobación fue rechazada por vecinos y organizaciones ambientalistas que denunciaron la inconstitucionalidad de la norma ante la Suprema Corte de Justicia. Y así, a través de una medida cautelar, en septiembre de 2014 el máximo tribunal de la Provincia decretó la suspensión de los artículos 19, 23, 27 y 28 de la ordenanza “hasta tanto se dicte sentencia definitiva”.

A lo largo del proceso, y pese a las denuncias de vecinos sobre cómo se ven afectados por la aplicación de los agroquímicos pese a la disposición judicial, el gobierno municipal ha pedido en reiteradas oportunidades que se dejara sin efecto la cautelar -ahora ratificada- al sostener que la medida “afecta seriamente intereses públicos y privados, causando graves daños a terceros afectados”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,