El agua potable es una nueva promesa

Vecinos de los barrios Santa Rosa del Mar, Monte Terrabusi, San Jacinto, Lomas del San Patricio y Antártida Argentina levantaron el corte frente a Rumencó, luego de responder con promesas el gobierno municipal.

05/12/2014
El agua potable es una nueva promesa
(Foto: Kito Mendes)
Belén Cano

Autor: Belén Cano

[email protected] @BelenCano

Un funcionario del Emvial se acercó y prometió que el martes a primera hora comenzarían las obras de mejora en las calles, porque cuando llueve, los vecinos quedan aislados. Desde Obras Sanitarias llamaron por teléfono –los vecinos dicen que es porque nunca quieren ir a los barrios- y pautaron una reunión para el martes a las 14. La problemática, dicen, es urgente: no tienen agua potable, dos veces por semana –en el mejor de los casos- se llenan dos tanques de agua, donde deben ir a retirarla para beber porque sus pozos están contaminados.

El reclamo lleva un año y medio entre los vecinos y vecinas de Santa Rosa del Mar, Monte Terrabusi, Lomas del San Patricio y Antártida Argentina. Hubo acercamientos y promesas, pero quedaron inconclusas. A poco de la llegada del verano –cuando la situación se agudiza porque los tanques se llenan menos y más gente acude a buscar, incluso vecinos de Alfar- decidieron cortar la avenida Jorge Newbery, justo frente al barrio privado Rumencó, que sí tiene agua potable en sus canillas. A ellos les dicen que porque tienen un potabilizador propio, porque pueden pagarlo.

Lourdes, una vecina de Antártida Argentina, le contó a QUÉ que levantaron el corte porque lograron dos propuestas. Desde el Emvial les dijeron que el martes comenzarán las obras para entubar la calle donde el agua se estanca, engranzar y mantener las entradas a los barrios. Desde OSSE, les prometieron una reunión con Manuel Regidor para agilizar la obra que ya les habían prometido, que es la red provisoria de agua.

Con preocupación la mujer asegura que los vecinos de Santa Rosa del Mar y Monte Terrabusi tienen sus pozos contaminados, que les instalaron dos tanques comunitarios que recargan dos veces a la semana, con suerte, y que muchas veces no alcanza, entonces toman el agua contaminada. Y eso beben niños, mujeres lactantes y mujeres embarazadas.

La red provisoria se la habían prometido hace 8 meses. El primer paso, elemental de la obra, era hacer un pozo para tomar una muestra y corroborar que no esté contaminada. Nunca hicieron el examen de agua, según cuenta Lourdes.

 

Ver más: , , , , ,

Comentarios