Martes 10 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
19/11/2018

Enérgico repudio a la domiciliaria de Pazos en Mar del Plata

Organismos de Derechos Humanos exigen que la Justicia deje de dar “libertades solapadas” a represores y repudian que se vuelva a elegir a la ciudad como lugar para instalarse. Guillermo Pazos fue condenado a 17 años de prisión en la megacausa ESMA.

Enérgico repudio a la domiciliaria de Pazos en Mar del Plata
(Foto: archivo/QUÉ Digital)

Un conjunto de Organismos de Derechos Humanos expresó enérgicamente su repudio ante la decisión judicial de que el represor Guillermo Pazos haya sido beneficiado con la prisión domiciliaria, la cual está cumpliendo en Mar del Plata en una vivienda ubicada en Olavarría al 3600.

Pazos fue condenado en noviembre de 2017 a 16 años de prisión en el marco de la Megacausa de la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma). Obtuvo la prisión domiciliaria junto a otro represor, Juan Arturo Alomar, bajo el argumento de que sufrió una lesión en su rodilla derecha y que, a sus 73 años, dicha situación le provoca un “déficit de movilidad” y “afecta su dignidad”.

Abuelas de Plaza de Mayo filial Mar del Plata, Vecinxs sin Genocidas, la Asociación de exdetenidos, HIJOS, el Colectivo El Faro y la Asociación Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas del Terrorismo de Estado del Centro y Sur de la Provincia de Buenos Aires emitieron un conjunto un comunicado titulado “Mar del Plata sin genocidas: la única casa para un genocida es la cárcel”.

“Nuevamente vemos vulnerados nuestros derechos. Nos instalan a vivir entre nosotros un nuevo represor condenado y a quien los jueces Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Leopoldo Bruglia han otorgado la detención domiciliaria con el supuesto diagnóstico de ‘dificultad en la rótula de la rodilla derecha’ y la aplicación de un ‘principio de dignidad’, que está demostrado no posee”, expresaron.

pozos

En la megacausa por la cual Pazos fue condenado se analizaron 800 casos de víctimas que pasaron por la ESMA y de las cuales 484 continúan en calidad de detenidos desaparecidos y asesinados.

Meses atrás, el gobierno nacional -a través del Servicio Penitenciario Federal-, presentó una lista en la Justicia con una importante cantidad de personas privadas de su libertad, entre los que se encontraban al menos 96 represores de la última dictadura, a los cuales sugería como posibles beneficiarios de prisión domiciliaria o libertad condicional.

Al respecto, desde los organismos de Derechos Humanos manifestaron: “No estamos dispuestos a seguir soportando por un lado que se deje en virtual libertad a los responsables de los peores crímenes cometidos en nuestro país y por otro que elijan nuestra ciudad como lugar para instalarse haciendo de nuestros barrios sitios inseguros y poco confiables por la clase de delincuentes con los que debemos convivir”.

“Tampoco aceptamos -continuaron- el hecho de que quienes son ‘liberados’ de este modo se instalen en cualquier lugar de nuestro país invocando falsos planteos humanitarios o que tienen más de 70 años cuando la ley es muy clara al respecto y sólo amerita que alguien goce de estos favores si su situación de salud es tal que corre peligro de muerte no renguera”.

Así, exigieron a las autoridades judiciales del país que “dejen de dar libertades solapadas a estos asesinos, torturadores y violadores” y que hagan que las condenas se cumplan en cárceles comunes.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,