Escuela N°58: a 20 meses de la clausura, empezaron las obras

Luego de la falta de respuestas e insólitas demoras, finalmente se iniciaron los trabajos en el edificio de Lebensohn al 6800, que fue clausurado en 2017.

08/01/2019
Escuela N°58: a 20 meses de la clausura, empezaron las obras
(Foto: prensa MGP)

Desde abril de 2017 la comunidad educativa de la Escuela Secundaria N° 58 ha llevado adelante numerosos reclamos, protestas y acciones de visibilización ante la clausura del edificio ubicado en Lebensohn al 6800 seguida de la falta de respuestas y promesas incumplidas. Finalmente, en las últimas horas comenzaron las demoradas obras en un sector del establecimiento a cargo de un cooperativa.

El gobierno municipal -responsable en buena parte de las demoras- fue el encargado de hacer el anuncio del comienzo de las obras ya que es quien tiene a cargo los fondos para la reparacióna través del Fondo de Financiamiento Educativo. Según detallaron, esta escuela será la primera de cinco que fueron incluidos en un convenio firmado meses atrás entre el Municipio, la Provincia y el Consejo Escolar

“Finalmente, se ha podido acordar con una cooperativa de trabajo, que será la que estará llevando adelante esas tareas”, anunció la presidenta del Consejo, Sofía Badie.

En este marco, la funcionaria remarcó: “Es una muy buena noticia, ya que es una obra muy esperada porque los chicos necesitaban tener una escuela en condiciones. La reparación que se está haciendo en la Escuela 58 es integral”.

En detalle, de acuerdo a los informado, la obra comenzó con la reparación de cubiertas. “Los techos tenían grandes filtraciones, por lo que se están cambiando las membranas, poniendo la zinguería y luego se llevará a cabo todo lo que es trabajo interno: gas, electricidad, cambio de cielo rasos y pintura”, puntualizaron. Asimismo, desde el Consejo Escolar estimaron que “en este primer tramo tendremos aproximadamente 60 días para finalizar esta etapa”.

 UNA LARGA HISTORIA 

Los problemas del edificio de la institución son de larga data. Desde hace unos cinco años que el estado de las instalaciones es más que delicado, pero todo se agravó en 2017, después de un fuerte temporal: la escuela fue clausurada en abril porque se electrificaron las paredes por las filtraciones de agua.

De ahí en adelante los casi 250 alumnos comenzaron a cursar primero en unas oficinas del Ente Municipal de Deportes (Emder) convertidas en aulas y durante 2018 siguieron asistiendo a clase en un espacio cedido por una capilla ubicada cerca de la escuela, lugares que claramente no son los ideales para estudiar. Mientras tanto, otro pequeño grupo asistió el año pasado a aulas de la escuela primaria con la cual comparten otra parte del edificio.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios