Lunes 23 de mayo | Mar del Plata
¡Seguinos!
29/08/2021

Exploración petrolera: ¿cómo impactaría un eventual derrame en Mar del Plata?

Un modelo elaborado por Greenpeace busca alertar acerca del impacto de un potencial evento en el marco de los proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos.

Exploración petrolera: ¿cómo impactaría un eventual derrame en Mar del Plata?
(Imagen: modelo de evolución de un potencial derrame / Greenpeace)

En el marco de la polémica desatada a partir de la posibilidad de que se realicen exploraciones sísmicas en busca de hidrocarburos en tres bloques marinos ubicados frente a la costa bonaerense, la organización Greenpeace realizó un modelo con el cual buscan alertar acerca del potencial impacto de un eventual derrame de petróleo en la zona.

Esto, teniendo en cuenta que, de acuerdo con un estudio de la Universidad Nacional del Centro de Buenos Aires sobre operaciones petroleras en el Mar Argentino, de avanzarse con la explotación petrolera “sería inevitable que se produzcan derrames de petróleo contemplando incluso derrames de grandes cantidades, mayores a mil barriles”.

“Decidimos alertar sobre esta amenaza a través de la recreación de uno de los escenarios posibles luego de una extracción de petróleo en el mar. Para ello se utilizaron condiciones normales del Mar Argentino de acuerdo a la época del año, como temperatura, corrientes, oleaje”, explicaron desde Greenpeace, en relación al modelo realizado.

Entonces, ¿cómo sería ese derrame si se extrae petróleo en el mar? De acuerdo a la organización -que utilizó la aplicación GNOME, un conjunto de herramientas de modelado que puede predecir el destino y el transporte de contaminantes derramados en el agua- se tomó como punto de origen al bloque CAN 100, que es el más grande de la Cuenca Argentina Norte, comprende un área de 15 mil kilómetros cuadrados y se ubica sobre el talud continental, principal corredor biológico del Mar Argentino. Justamente, en mayo de este año, la empresa Equinor –que se asoció con YPF y Shell para las tareas de exploración y potencial explotación- presentó el “Aviso de proyecto” ante las autoridades para su perforación.

En ese marco, el modelo presentado visualiza un derrame que inicia el 18 de abril de 2020 a las 03:00 GMT y que dura dos horas, período en el cual “se descargan 990 barriles de petróleo y la dispersión de este derrame se desarrolla durante 672 horas (28 días)”. “ El petróleo llegaría a las costas de Buenos Aires en 11 días e incluso se extendería hasta las costas uruguayas en 20 días”, explicaron desde Greenpeace.

Leer también:

Y en ese sentido, puntualizaron que al finalizar el modelo, luego de 28 días, del total derramado, “el 3.5% se dispersó naturalmente; el 1,5% se sedimentó en el fondo marino, el 65,2% se evaporó; el 26% permaneció en superficie y el 4,1% del total se encuentra en playas (0,2% en la costa de la provincia de Buenos Aires y 3,9% en la costa de la República Oriental del Uruguay)”.

CONSECUENCIAS EN EL ENTORNO Y EN LA BIODIVERSIDAD

Respecto al impacto de este derrame en el medioambiente, desde la ONG recordaron que las estadísticas muestran que ante eventos similares “las tareas de contención y recuperación solo logran que entre un 10 y 15% del volumen total vertido sea recuperado”.

“Por ejemplo, en el derrame del Golfo de México de 2010, el intenso y masivo operativo logístico de contención desplegado sólo pudo recuperar el 17% del volumen de petróleo derramado”, graficaron y evidenciaron que “este precedente da la pauta de que un derrame de petróleo en el Mar Argentino sería una desastre ambiental con consecuencias prácticamente irreversibles”.

Y entonces, ante este escenario, desde Greenpeace aseguraron que este fenómeno sin dudas impactaría negativamente a las comunidades locales, básicamente por un cese de actividades, “dado que la pesca, el turismo, y todas las actividades que dependen de éstas se verían canceladas”. “Además –continuaron- (este evento) tendría impactos negativos en la calidad de vida de los habitantes de dichas comunidades, no sólo por la falta de ingresos, sino también por no poder utilizar sus espacios de esparcimiento públicos por la contaminación”.

Asimismo, y en lo que hace al impacto sobre la flora y la fauna, desde Greenpeace recordaron que el bloque CAN 100 se ubica sobre el Frente Talud, zona que fue identificada en 2014 por un grupo de los principales científicos marinos designados por el Ministerio de Medio Ambiente, como candidata a área marina protegida, por su relevancia para los ecosistemas marinos y para la conservación de la biodiversidad del Mar Argentino.

“Se trata de un área de alimentación y de migración/tránsito de las principales especies de nuestro mar, como por ejemplo: ballena franca austral, orcas, delfines, pingüinos, lobos y elefantes marinos”, ejemplificaron y expusieron que en su desplazamiento el derrame simulado además afectaría a otras dos áreas también identificadas para su protección.

Así, las consecuencias llegarían al Frente Plataforma, con altas concentraciones de nutrientes y que cumple un rol ecológico clave como principal área reproductiva de la anchoíta y área de desove de la merluza común y el calamar, y el Sistema Marino del Río de la Plata, un ecosistema binacional argentino uruguayo con gran diversidad de invertebrados bentónicos, áreas de desove y cría de peces óseos y área de alimentación y migración de tortugas, aves y mamíferos marinos

Pero además, desde la ONG aclararon que un derrame de petróleo no sólo afectaría a estas especies de una manera “visible”, es decir manchándolas de petróleo, “empetrolándolas” -lo cual puede provocar la muerte en la mayoría de los casos-, sino que también provoca efectos no visibles pero igual de serios.

“Muchos de los efectos a largo plazo del derrame no se pueden ver a simple vista. Muchos animales expuestos inicialmente al derrame pueden resistirlo, pero luego se verán afectados por problemas de salud durante años”, alertaron.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios