Miércoles 22 de enero | Mar del Plata
¡Seguinos!
25/01/2016

Falleció la Abuela de Plaza de Mayo Nelly Wuiovich de Tauro

Lo informó la filial local de la entidad. Sus restos fueron velados en la Sala Piovano. “Nelly convirtió el dolor en esperanza y al fin encontró a su nieto”, destacaron.

Falleció la Abuela de Plaza de Mayo Nelly Wuiovich de Tauro
Nelly Wuiovich de Tauro junto a Estela de Carlotto (Foto: Marcelo Núñez)

A sus 90 años, y tras haber podido concretar su máximo anhelo y encontrarse con su nieto en 2010, la Abuela de Plaza de Mayo Nelly Wuiovich de Tauro falleció en las últimas horas en Mar del Plata, según informaron desde la filial local de la entidad. Sus restos fueron velados en la Sala Piovano y luego trasladados al Cementerio de La Loma. “Nelly convirtió el dolor en esperanza y al fin encontró a su nieto”, destacaron desde Abuelas.

Fueron más de treinta los años de búsqueda que en 2010 tuvieron el mejor desenlace cuando Nelly pudo conocer a su nieto, hijo de María Graciela Tauro y Jorge Daniel Rochistein. Ambos fueron secuestrados el 15 de mayo de 1977 en la localidad de Hurlingham.

María Graciela estaba embarazada de cuatro meses y medio y ella y su pareja fueron vistos en la comisaría tercera de Castelar y tiempo después pudo saberse que María Graciela permaneció detenida en el centro clandestino de detención “Mansión Seré” y en la Escuela de Mecánica de la Armada donde en noviembre de ese mismo año dio a luz un varón, asistida por el médico militar Jorge Luis Magnacco.

El caso del nieto de Nelly estuvo varios años en la Justicia. Tras la denuncia de un represor que aseguró que era hijo del matrimonio Rochistein-Tauro, comenzó la investigación. Como sucede en otros casos, el joven se negaba a realizarse el análisis de ADN y por eso el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que se expidió en contra de la extracción obligatoria, ya que aún existían otros métodos alternativos para la obtención del material genético.

EL MÁS ANHELADO ENCUENTRO

Entonces, un juez ordenó la realización de un allanamiento para obtener muestras de ADN de objetos personales. Lamentablemente en esa oportunidad las pruebas fueron adulteradas y resultó imposible reconstruir el perfil genético del joven. Frente a tantas dificultades, el juez adoptó una medida de último recurso que constó de una requisa imprevista de ropa del muchacho que posibilitó obtener las muestras de ADN. Así fue cómo el nieto 102 recuperó su identidad y Nelly, que esperó ese gran momento durante 33 años, logró que su sueño se hiciera realidad. La búsqueda valió la pena y hoy, ella descansa en paz.

Ver más: , , , , , , , , , , ,