Domingo 18 de abril | Mar del Plata
¡Seguinos!
24/10/2016

“Parte de la sociedad potencia las relaciones de patriarcado”

Para el sociólogo Enrique Romanín hay que comprender los contextos para entender la violencia de género. “Lo que viene ocurriendo es una visibilización de una problemática”, apuntó y destacó el rol del movimiento de mujeres.

“Parte de la sociedad potencia las relaciones de patriarcado”
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

De un tiempo a esta parte, hablar de violencia de género se convirtió en algo cotidiano: las noticias la muestran, en las calles se habla del tema, hombres y mujeres -sin importar la edad- son conscientes de la problemática. Sin embargo, es mucho lo que falta y eso se refleja ante cada femicidio, ante cada crimen atroz, ante cada vida que se pierde.

“La sociedad está inmersa en una paradoja: por un lado tenemos un movimiento de mujeres que recupera tradiciones y luchas, y por el otro, una gran parte de la sociedad potencia las relaciones de patriarcado de un modo brutal”, señaló el docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP) y sociólogo Enrique Andriotti Romanín.

En ese sentido, y en diálogo con QUÉ, en la radio, el profesional destacó la importancia de comprender los contextos a la hora de entender el auge de la violencia de género, que en realidad no es un auge, sino una visibilización. “Lo que viene ocurriendo es una visibilización de una problemática anterior, que tal vez hoy se nos presenta en una magnitud que muestra la importancia de tener otro enfoque”, apuntó.

Sobre este punto, para Andriotti Romanín esta situación “interpela las características que ha ido asumiendo una sociedad, en términos de un formato patriarcal en cuanto a las relaciones de género, algo que viene de mucho tiempo atrás”. “Entonces –continuó- es importante pensar qué distinto es cuando la sociedad discute un tema”.

Para el sociólogo, la vigencia de la problemática exige que la sociedad  analice su propio comportamiento: pese a lo avanzado en relación a los derechos de los hombres y las mujeres en comparación a otros países de América Latina, el camino por recorrer es muy extenso. “La sociedad argentina ha sido caracterizada como una sociedad de vanguardia y lo curioso es que ahora todo esto converge y empieza a demandar una intervención en una esfera en la que antes se lo analizaba como algo privado”, observó, al hacer referencia a cómo la propia sociedad comenzó a abarcar espacios que antes estaban anulados.

“Parecía ser que la violencia de género estaba subsumida dentro de una relación particular y dentro del mundo privado; lo positivo es que esto se instala en términos públicos y nos plantea un análisis de la relación entre hombres y mujeres, en términos de género”, enfatizó el sociólogo, quien destacó “la lucha por los derechos de las mujeres”.

Al respecto, el especialista celebró el hecho de que los propios grupos y movimientos comiencen “a meterse en una esfera que antes estaba reservada para la discusión privada y que era donde se producían estos hechos aberrantes”. Y en ese sentido, habló de la paradoja de una sociedad que en paralelo a esto “fomenta y propone relaciones de cosificación de las mujeres, con un modo patriarcal de mirar algunos temas”. 

ANTE LA AUSENCIA DEL ESTADO, LA ORGANIZACIÓN DE LAS MUJERES

¿Cómo se entiende la lucha de las mujeres? ¿Cómo se combate un flagelo que pone a un sector de la sociedad en estado de indefensión? ¿Qué rol cumple el Estado a la hora de prevenir, erradicar y combatir la violencia de género? Los interrogantes se suceden y las respuestas, en muchos casos, no abundan: el Estado todavía sigue ausente y hoy son las propias mujeres las que se defienden.

“Hay acontecimientos que impactan, pero con eso solo no alcanza: lo que genera que los acontecimientos tengan una significación mayor es el trabajo de las organizaciones que desde hace tiempo vienen tratando de que esto se ponga en escena”, consideró Andriotti Romanín, sobre el rol del movimiento de mujeres.

Y en esa línea, el especialista habló de un “contexto institucional adverso”. “El presidente de la Nación, por ejemplo, no tiene perspectiva de género y hay elencos políticos que globalmente no se muestran cercanos a darle a las mujeres un lugar de importancia”, criticó, antes de ahondar: “Entonces, el camino que hay que recorrer tiene que ver con una institucionalización de la agenda de género y una intervención del Estado que regule las prácticas que empujan indirectamente a que sucedan estas cosas”.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA EN QUÉ, EN LA RADIO

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,