Lunes 26 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
30/10/2015

“Hay oportunidades políticas que hacen que estos grupos emerjan”

El sociólogo Enrique Romanín analizó el contexto en el que se da el crecimiento de agrupaciones ligadas a ideologías fascistas. Resaltó la importancia de que las fuerzas vivas “estén atentas” y dijo que Mar del Plata no es el único lugar en el que esto sucede.

“Hay oportunidades políticas que hacen que estos grupos emerjan”
Una de las pintadas que aparecieron en la ciudad. (Foto: archivo / QUÉ Digital)

El crecimiento y la aparición de grupos ligados al fascismo y al neonazismo en la ciudad despertó la alarma de distintos sectores, en especial luego de los incidentes frente a la Catedral en el marco de la marcha del 30º Encuentro Nacional de Mujeres, las amenazas de muerte a un activista del colectivo LGBT y la brutal golpiza recibida por dos jóvenes en Plaza España.

Para el sociólogo Enrique Romanín, esto se da porque “hay oportunidades políticas que generan que estos grupos emerjan”. Eso, tanto a nivel local como nacional e incluso internacional. En diálogo con QUÉ, en la radio, el profesional se refirió a la situación en la que se da la reaparición de estos grupos y la vinculó con un contexto en el que se vislumbra una “derechización del sistema político”.

“Esto habla de un modo de procesar la vida social, que ocurre por parte de grupos que no coinciden con lo que uno piensa que son las condiciones civilizadas, entendió y consideró de suma relevancia poder contextualizar los hechos “dentro de una idea más amplia”: “Esto tiene que ver con cómo funciona la sociedad capitalista, básicamente lo que uno puede pensar es que este es un modo de procesar la experiencia humana que condensa una multiplicidad de sentidos, asociados a un modo de mirar al otro que definen la experiencia contemporánea”.

Respecto a la reaparición en escena de estos grupos, Romanín aclaró que los mismos “no han dejado de existir”. “Es claro que esto funciona en contextos de cambios de oportunidades; lo vemos ahora, en Europa también lo vemos y tiene que ver con que hay oportunidades políticas que generan que estos grupos emerjan nuevamente”, apuntó.

En lo que hace al país, el sociólogo sostuvo que ante este contexto específico, “los grupos se envalentonan y creen que tienen derechos sobre el espacio público, en un contexto en el que ellos expresan frustración y cierta insatisfacción respecto al funcionamiento de la sociedad”.

En cuanto a la intervención de las fuerzas vivas para frenar este avance, Romanín no dejó de lado la derechización del sistema político. “Lo que vemos es que ninguno de los candidatos que triunfe a nivel nacional tiene una noción de defensa de determinadas minorías, ni hablar de Mar del Plata, y la sociedad acompaña esto”, explicó y dijo que, entonces, “estos grupos entienden que ciertas maneras de actuar son legitimadas o empiezan a ser visibles como algo posible”.

EL ROL DE LA SOCIEDAD

A su vez, el profesional consideró que en ese sentido, “la sociedad da señales con respecto a lo que tolera y lo que no”. Y en cuanto al panorama local, tras el triunfo de Carlos Arroyo en las elecciones, Romanín advirtió que el hecho de que una persona que se ha mostrado vinculada “a un ideario que no es el que uno imagina en relación a los derechos” haya obtenido muchos votos puede ser una señal para que estos grupos “se envalentonen, agarren fuerzas y salgan a la calle”.

Y en cuanto a la ideología de estos grupos, el sociólogo señaló que la misma está relacionada con una visión antidemocrática, porque “creen que las cosas se libran de otro modo, para ellos eso es normal”. “Si el sistema político les da señales de que se puede tolerar, es un problema y no es sencillo pensar la situación actual en términos de que después de 12 años de un proyecto político -en el que se habló de nociones de derechos y de matrimonio igualitario, por ejemplo- la situación termina con un claro viraje hacia posiciones de derecha”, reflexionó.

Finalmente, y en relación a lo que se viene, el especialista advirtió que será la sociedad la que deberá marcar los límites. “Habrá que ver cómo se reacciona ante estos grupos; lo que tenemos que hacer es estar alerta porque lo que pasa es que sino estas prácticas tienden a naturalizarse y ahí tendremos un problema grande”, subrayó y completó: “No podemos pensar que este combate terminó, que alcanza. Sería importante que el sistema político se expida, porque no está claro que estos grupos actúen con una gran crítica por parte de las autoridades que van a venir”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

30/10/2015