Domingo 19 de mayo | Mar del Plata
30/08/2016

“Hay una orden judicial y vamos a tener que hacerla viable”

Lo señaló el rector de la Universidad, Francisco Morea, respecto a los reclamos estudiantiles para que se declare a Carlos Pampillón persona no grata. Si bien aún no fueron notificados, dijo que “no es fácil cercenar derechos a estudiantes”.

“Hay una orden judicial y vamos a tener que hacerla viable”
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

“En realidad hay una orden judicial, el día que nosotros nos notifiquemos vamos a tener que, yo supongo, hacerla viable”. Con esa frase, el rector de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Francisco Morea, respondió a los crecientes pedidos de agrupaciones estudiantiles para que la institución no acepte al dirigente de ultraderecha Carlos Pampillón, que debe cursar la materia de Derecho Constitucional como parte de la probation otorgada por la Justicia.

En diálogo con QUÉ, en la radio, Morea se refirió al pedido de los estudiantes de que se declare a Pampillón “persona no grata” e hizo hincapié en que se trata de una orden judicial, aunque todavía la institución no fue notificada. “No es que por nuestra propia voluntad nos piden que tomemos una decisión, así que supongo que el Consejo Superior va a tener que tener en cuenta eso al momento de decidir cualquier cosa”, señaló el rector y remarcó que también se tendrá en cuenta “qué es lo que dice el área jurídica”.

En este sentido, ahondó: “No es que nos pidieron una opinión, directamente nos impusieron a nosotros también que teníamos que recibirlo”. Por eso advirtió que “no es tan fácil”. “Entiendo que se pueden hacer manifestaciones del tono político de cualquier agrupación haciendo valoraciones, pero de ahí a visibilizar medidas hay una distancia”, sostuvo.

Por otro lado, y en concreto sobre el pedido de los estudiantes, Morea indicó que “no existe eso de no grato”. Y detalló: “Nosotros tenemos un sistema de disciplina. Si alguien ha cometido algún tipo de indisciplina dentro de las normas que rigen, en este caso a los estudiantes, nosotros lo que tenemos que hacer es aplicar esa reglamentación. En caso de que estemos ante una persona que no nos gustan sus ideas pero no haya cometido nada, bueno tampoco nosotros podemos cercenar los pensamientos de las personas, hacia un sentido o el otro”.

De todas maneras, reparó en que “por supuesto que hay pensamientos que van en contra de cosas de alguna manera tipificadas, como puede ser las cuestiones antidemocráticas, pero tiene que estar muy claro” y advirtió: “Porque sino una mayoría en la universidad podría determinar quién estudia y quién no porque el resto estaría afuera. Esto es muy extremo, pero podría no ser tan extremo y una mayoría podría decir: por pensar de tal o cual manera nadie puede estudiar”.

En la misma línea destacó que este tipo de cuestiones “tienen que ser valoradas con los integrantes del Consejo Superior y comisiones especiales con un andamiaje jurídico detrás porque es un derecho poder estudiar, entonces no es fácil cercenar los derechos a estudiantes”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

30/08/2016