Lunes 23 de septiembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
06/11/2018

Huertas comunitarias: “El gran proyecto fue un rotundo fracaso”

A dos meses del lanzamiento del programa que buscaba convertir los terrenos baldíos en espacios para el cultivo y canchas de fútbol, desde el Movimiento Atahualpa denunciaron que fue un “rotundo fracaso”.

Huertas comunitarias: “El gran proyecto fue un rotundo fracaso”
El intendente Arroyo al inaugurar la primera huerta (Foto: archivo / Prensa MGP)

A dos meses del lanzamiento del proyecto que buscaba convertir los terrenos baldíos de la ciudad en huertas comunitarias y canchas de fútbol, desde el Movimiento Atahualpa denunciaron que no solo no fue incompleta su implementación en los barrios, sino que la propuesta fue un “rotundo fracaso”.

En ese sentido, desde el espacio recordaron que el proyecto “incluía a vecinos de cada zona, grupos evangelistas, chicos de varias escuelas, todos de forma voluntaria, sumado al trabajo de  jefes y empleados municipales”. Sin embargo, advirtieron, pese a los plazos estipulados para la puesta en marcha del proyecto “el único predio que se limpió fue un baldío que se encuentra en Rufino Inda y Puán pero nunca se pudo ver ni siquiera una semilla sembrada en su tierra”.

“El gran proyecto no solo no resultó como se esperaba, sino que al día de hoy se puede decir que fue un completo y rotundo fracaso”, denunciaron y ahondaron en “la falta de organización y ejecución por parte del personal municipal, la falta de capacitación y de noción de lo que es, y de cómo se lleva adelante una huerta comunitaria”. “Este fue un proyecto sin dudas hecho a las apuradas ante la denuncia de organizaciones sociales que exigían se declarase la emergencia social y alimentaria”, apuntaron.

Al respecto, desde el Movimiento Atahualpa consideraron que el programa de las huertas que lanzó el gobierno del intendente Carlos Arroyo “desatiende las huertas comunitarias que funcionan en muchos barrios periféricos hace más de tres años” a partir del trabajo de organizaciones sociales o de instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Pro Huerta.

Y en esa misma línea, desde el espacio destacaron el buen resultado de sus experiencias con este tipo de proyectos, donde trabajan entre entre cuatro y doce personas, quienes se dedican al cuidado y mantenimiento de las huertas durante todo el año. “La producción y el trabajo no cesa, y con sus cosechas muchos pibes de las barriadas se pueden alimentar en los comedores”, indicaron.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios