Jueves 26 de enero | Mar del Plata
¡Seguinos!
04/01/2015

Inseguridad en zona sur: piden separar a la comisaría del CPC

El foro de seguridad de la comisaría decimotercera advierte que la mayoría de los robos en los barrios de la zona se cometen durante el relevo, que los efectivos desconocen las calles y que no llegan a tiempo. “Queremos que nos separen del comando”, reclaman.

Inseguridad en zona sur: piden separar a la comisaría del CPC

No solo la cantidad de robos sino también la violencia que se ejerce en recurrentes hechos, mantiene en estado de alerta a vecinos de los barrios del sur de Mar del Plata. Si bien hubo refuerzos policiales antes del verano, aseguran que “no alcanza” y que “se vive con miedo”. Desde el foro de seguridad de la comisaría decimotercera cuestionaron la efectividad del Comando de Prevención Comunitaria en la cuadrícula y, por eso, solicitan ante autoridades policiales y del Municipio, que la comisaría sea separada del CPC.

Los barrios del sur, un sector de la ciudad que hasta hace algún tiempo conservaba cierta tranquilidad a lo largo del año y que sufría hechos delictivos fundamentalmente en verano, hoy es tan víctima de la violencia como otras tantas zonas.

Liliana Valianti es la vicepresidenta del foro de seguridad de la comisaría decimotercera y a su vez, presidenta de la sociedad de fomento del barrio Alfar, que junto a El Faro y Acantilados, es uno de los más castigados por la inseguridad.

La vecinalista conoce bien la zona y aclara que el contacto con autoridades policiales “es constante”. Recientemente se añadieron unos 20 efectivos para trabajar en la cuadrícula, pero la misma, incluida en el CPC, comparte los patrulleros con los destacamentos de El Marquesado y Los Acantilados.

“Desde el Foro consideramos que la comisaria trece no debería estar incluida en el CPC”, aseguró Valianti en diálogo con QUÉ. Dijo que se trata de un pedido que comparten varios vecinos y fomentistas de la zona sur, y que tiene su fundamento.

Explicó que generalmente “la mayoría de los problemas de inseguridad ocurren en los horarios en el que los efectivos hacen el relevo”. A su vez, señaló, “en algunos casos vemos falta de compromiso”.

Por otro lado, se comete un error que aquellos vecinos que sufrieron robos lo notaron de inmediato al pedir asistencia policial: “Muchos efectivos son nuevos en la zona y no conocen las calles. No saben cómo llegar y en algunos casos directamente nunca llegan”.

Valianti insiste: “Nuestro gran pedido tanto a las autoridades policiales como al Municipio es que nos separen del CPC, que dependamos de la comisaría”.

“LA GENTE SE INDIGNA”

La presidenta de la sociedad de fomento de Alfar señaló que la cantidad de efectivos (había ocho  en este lugar hasta hace poco) varía incluso dentro de la propia zona sur. Valianti remarcó en este sentido que “en Punta Mogotes hay dos policías cada cien metros; y ni hablar en Güemes o en el centro… la gente se indigna cuando ve esa diferencia”. No descartó que la mayor presencia responda a intereses políticos.

La vecinalista insistió en la cantidad de robos violentos que se registró en el último tiempo tanto en Alfar como en El Faro, Serena, Acantilados y otros tantos barrios de la zona sur. “Está claro que la cantidad de efectivos que tenemos, no alcanza”, subrayó.

En cuanto a los delincuentes, aclaró que “muchos son del barrio, pero la mayoría viene de afuera” y si bien remarcó que la violencia es el denominador común de los asaltos que sufren vecinos en sus casas, dejó entrever que los casos más inescrupulosos son cometidos por quienes de otros barrios llegan al sur con fines de robo.

APRENDER A CUIDARSE SOLOS

“Aprendimos a cuidarnos entre nosotros”, afirmó Liliana Valianti. Luego de reuniones, de lamentar robos regularmente y de enterarse a diario a qué vecino le toco ese día ser víctima de la inseguridad, muchos se organizaron para protegerse.

“Nos tuvimos que acostumbrar a llegar a casa y mirar bien, a dar una vuelta antes de entrar. Estamos atentos cuando vemos que un vecino entra a su casa. Pero el que no se da cuenta es el turista”, explicó.

Los vecinos de la zona sur que durante todo el año conocen el movimiento del barrio, están atentos. Pero en temporada las casas de veraneo son ocupadas por visitantes que desconocen esa realidad y terminan siendo víctimas de robos. Las casas que solo se alquilan en verano, claro está, ya están “marcadas” por los delincuentes.

La fomentista indicó que desde la entidad vecinal se confeccionan y se reparten volantes entre los turistas para que estén atentos, tengan cuidado y tengan a mano el número de la comisaría. Sin embargo, remarcó que si la presencia policial es insuficiente, este tipo de hechos continuarán lamentándose este verano aún con mayor intensidad. Por lo pronto, el depender del CPC no ha contribuido a mejorar las condiciones de seguridad en el barrio.

Ver más: , , , , , , , ,


Comentarios