La fábrica Kernis, tomada hace un mes: 14 trabajadores a la deriva

Dos empresas que tenían a cargo la explotación de la planta productora de fideos, ubicada en Cuba al 146, dejaron a los trabajadores sin nada: desde agosto hay 14 personas sin cobrar y sin trabajo.

08/12/2018
La fábrica Kernis, tomada hace un mes: 14 trabajadores a la deriva

En la fábrica de fideos Kernis se desempeñaban trabajadores desde hacía más de 30 años. Desde agosto pasado esos trabajadores están envueltos en una situación desesperante: dos empresas que explotaban la planta -ubicada en Cuba 146- decidieron dejarlos a la deriva porque de un día para el otro la producción se frenó y nadie se hizo cargo de su situación. Hace un mes los 14 trabajadores decidieron tomar la planta, medida que se mantiene hasta hoy cuando, pese a la intervención del Ministerio de Trabajo, todavía no logran que, como mínimo, alguien les pague todo lo que les deben más las indemnizaciones.

La metodología se repite y los actores siempre se encuentran en la misma situación. Por un lado, trabajadores que de un día para el otro se quedan sin nada y sin respuestas. Del otro lado, empresarios que dicen no tener recursos para hacerse cargo de sus compromisos y obligaciones mientras mantienen vigentes otras empresas, como si nada pasara.

La historia en la fábrica de fideos Kernis se inició a fines de julio pasado. Según cuentan los trabajadores afectados, el 29 de julio fue el último día en que los empresarios que daban las instrucciones en la planta se presentaron. De un día para el otro, un jueves ingresaron productos a la fábrica, mientras los trabajadores ya venían desempeñándose con cierta irregularidad, y al lunes siguiente los citaron a una reunión para decirles que no continuaban y que no sabían la manera en que les iban a poder pagar porque no tenían plata.

Pasaron las semanas y las respuestas no llegaron. En el medio, un entramado de empresas que se tiran la responsabilidad entre una y otra. Hace un mes el abogado Marcos Romero se hizo cargo de la representación legal de nueve de los trabajadores, y hasta el momento se realizaron dos audiencias en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires. Mientras tanto, los trabajadores decidieron tomar la planta porque sigue paralizada y a ellos nadie les dio una respuesta concreta.

“En agosto se levantaron todos y desaparecieron, y los empleados quedaron barados, sin nada“, resumió el abogado en diálogo con QUÉ Digital.

Toma Kernis 1

En las audiencias llevadas a cabo en el Ministerio de Trabajo quedó expuesto que hay tres empresas implicadas en torno a la histórica fábrica y ninguna termina de hacerse cargo de la situación de los trabajadores, amparadas en la falta de recursos. La dueña de la planta es la firma Kernis, que tiene la misma estructura que Pilmar SA y que años atrás firmó un acuerdo de elaboración de productos -una especie de alquiler o “tercerización”- con la sociedad PN Pastas.

Los trabajadores, por su parte, tienen bien en claro que su situación ya venía de arrastre, con numerosas irregularidades y por eso reclaman que entre las firmas resuelvan su interna pero que finalmente alguien se haga cargo de pagarles todo lo que les deben y lo que les corresponde ante el cierre de la planta. Así, apuntan contra Jorge Serdá por Pilmar y a Leonardo Fagnani y Ezequiel Klemencic por PN Pastas: sus nombres aparecen en las banderas que anuncian la toma de la planta y exigen soluciones.

El jueves pasado se llevó a cabo una nueva audiencia en el Ministerio de Trabajo, y este viernes desde el organismo se dirigieron hasta la planta a constatar la toma en el marco de una medida de fuerza porque a los trabajadores cobraron los últimos haberes correspondientes a julio y desde ahí quedaron a la deriva.

Toma Kernis 2

Sin embargo, tampoco cobraron el aguinaldo, aumentos correspondientes desde mayo en adelante y sumas que debían abonarles por realizar horas extras o por trabajar en horario nocturno. A eso se suma, según planteó el abogado Romero, que en los últimos meses de funcionamiento de la planta a los trabajadores tampoco les estaban abonando las cargas sociales.

En este marco, los trabajadores mantiene tomada la planta, en la cual ya cortaron la luz por falta de pago y sacaron el medidor de gas. Los trabajadores exponen su malestar y señalan y denuncian cómo mientras ellos atraviesan esta situación la familia Serdá “tiene otra planta en funcionamiento” tan sólo a unos pocos metros, dedicada a la elaboración de productos para celíacos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios