Jueves 21 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
20/02/2020

La Milagrosa: cerraron todas las plantas y ofrecen 18 mil pesos por año trabajado

Ante esta situación, los trabajadores de las plantas de procesamiento de pescado que no acepten las módicas indemnizaciones evalúan cómo seguir, probablemente judicializando la cuestión.

La Milagrosa: cerraron todas las plantas y ofrecen 18 mil pesos por año trabajado

En las últimas horas se confirmó el cierre de las restantes dos plantas procesadoras de pescado pertenecientes al empresario “Chuli” Gómez, quien este miércoles había decidido cerrar definitivamente La Milagrosa, dejando a 45 personas en la calle. En su intento por negociar con los trabajadores precarizados, ofrece 18 mil pesos por año de trabajo como indemnización, lo cual ya fue rechazado por buena parte de ellos y evalúan judicializar la cuestión. Este viernes se reunirán en la sede del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP) con representantes del empresario.

Finalmente se confirmó lo que temían los cerca de 120 trabajadores que procesaban el pescado en las tres plantas de Gómez en el Puerto. Tras fallidas audiencias en el Ministerio de Trabajo de la Nación, el empresario ratificó el cierre definitivo de las fábricas y comenzó a negociar con los trabajadores que días atrás empezaron a reclamar por ser blanqueados.

En diálogo con Mauro, uno de los trabajadores de La Milagrosa, Qué digital pudo saber que el abogado de Gómez –que no se presentó a ninguna audiencia- les ofreció 18 mil pesos por cada año de trabajo en el lugar, lo cual seguramente algunos de los trabajadores aceptarán en un contexto de necesidad absoluta.

Otros, como Mauro, ya lo rechazaron y evalúan cómo seguir, probablemente judicializando el conflicto para lograr en el peor de los casos, una indemnización que se condiga con el tiempo y las condiciones en que trabajaron desde hace años.

Tal como publicó este jueves Qué digital, la intervención del Estado será crucial no solamente para garantizar el costo real de la quita precipitada del capital invertido para el empresario, sino para que este caso no sea un precedente peligroso (más) para el empleo portuario, con trabajadores que empezaron a reclamar contra las condiciones de precarización por lo que no sólo los echaron sino que además cerraron las plantas.

Generaría, en un contexto más que delicado, que en otras cooperativas formadas para este proceso productivo tengan garantizada la sobreexplotación del personal ante el temor de perder sus fuentes de ingresos.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,