Viernes 13 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
24/03/2018

Ledda Barreiro y un mensaje claro de unidad a 42 años del golpe

En la sesión especial por el 24 de marzo, la presidenta de Abuelas habló de Etchecolatz, de los vecinos que lo echaron, del proyecto para liberar más genocidas, de Demarchi y Alfredo Astiz y del presente: “Basta de pequeñeces por si sos kirchnerista, trosco, peronista o radical. Estemos juntos por el futuro de nuestros nietos”.

Ledda Barreiro y un mensaje claro de unidad a 42 años del golpe
(Fotos: QUÉ Digital)

Es 24 de marzo. Son cerca de las 12.30 de un mediodía gris e intermitentemente lluvioso en Mar del Plata. El Concejo Deliberante tiene a la mayoría de sus concejales sentados en sus bancas para la sesión especial por el 42° aniversario del golpe cívico militar. El intendente de la ciudad, Carlos Arroyo, está ausente. Volvió a faltar al acto conmemorativo y decidió mandar una carta. Sentada en primera fila está Ledda Barreiro, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo de Mar del Plata, quien en 16 minutos le puso palabras en presente a la situación que la ciudad atraviesa en materia de Derechos Humanos.

Para Ledda la dictadura no es cosa del pasado. “La impunidad nos hace hablar del presente”, aclara y agrega que en realidad “va a pasar mucho tiempo hasta que sea un hecho histórico, porque eso está ocurriendo hoy”. “El pasado es presente porque a mi nieto no lo encontré”, explica con la mirada en alto y celebra que seis abuelas de Mar del Plata sí los hayan encontrado.

Hace menos de una semana, Miguel Etchecolatz regresó a la cárcel después de pasar el verano en el Bosque Peralta Ramos, favorecido por la prisión domiciliaria revocada luego de tres meses de vivir entre los vecinos de ese barrio. Lo que lograron los “Vecinos sin genocidas”, para la presidenta de Abuela, es un llamado a la unidad.

“En ese barrio de clase media acomodada -no creo que hubiera muchos militantes- hasta cuando llegó la primera vez que se les hicieron escraches, ellos no estaban, pero porque no sabían quién era Etchecotaz. Cuando se enteraron quién era Etchecolatz, reaccionaron formando un colectivo, que lo provocó el horror de este asesino de ese asesino viviendo al lado, con una calle cerrada y militarizada”, dice hablando pausado, tomándose el tiempo para decir cada palabra.

ACTO 24 DE MARZO HCD  (6)

Y continúa: “Ahí reaccionaron los vecinos y se unieron, y eso es extraordinario, porque quiere decir que se está tomando conciencia de que hay cosas que no se tienen que permitir”.

“Yo llamo a la unidad”, proclamó la presidenta de Abuelas en el recinto. Siguió y eligió hablar claro:  “Dejemos de lado…. lo voy a decir como mujer de barrio que soy: me tiene harta esa cosa que después de todo lo que vivimos, nos peleemos por si sos trosco, si sos radical, si sos kirchnerista, peronista y de qué lado del peronismo ¿cuándo vamos a aprender? Ya tenemos a un Maldonado, tenemos a un Rafael, al pibe que le pegaron 7 tiros. Eso se llama permiso para matar. Dejémonos de pequeñeces y estemos juntos por el futuro de nuestros nietos. Juntos, sin violencia”.

 “NOS VAN A MANDAR MÁS ASESINOS DE LESA HUMANIDAD” 

Ledda Barreiro sostiene que lo que mantiene unida a la gente “es la lucha”. “En Mar del Plata hay 15 genocidas viviendo entre la gente”, subraya y aclara que “ellos saben dónde están nuestros nietos”, antes de meterse de lleno en el proyecto del gobierno para “descomprimir” cárceles.

A principios de marzo Infobae publicó el listado de presos “sugeridos” por el gobierno para que salgan de prisión, y entre ellos aparece el exfiscal marplatense e integrante de la Concentración Nacional Universitaria (CNU), Gustavo Demarchi, condenado en 2016 a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad.

Para la presidenta de Abuelas, “el proyecto del gobierno actual es liberarlos, para que las cárceles no estén abarrotadas; si no fueran tan siniestros es para morirse de la risa”.

ACTO 24 DE MARZO HCD  (3)

Anécdotas, vivencias y oscuros recuerdos de los ’70 atraviesan sus 16 minutos de exposición en el Concejo Deliberante, con el desvío obligado de la mirada a las fotos de los desaparecidos que cuelga de la pared del recinto. Aunque no deja pasar una observación: “Este Concejo no es de nuestros hijos, menos de sus parejas. Eso siempre me asombra, por eso hay que rescatar la democracia y ejercitarla”.

Sobre la situación de Gustavo Demarchi o incluso de Alfredo Astiz -quien podría ser trasladado a su ciudad natal-, sostiene: “No sé si nos están probando o nos están provocando ante esta decisión de que vuelvan a morir porque son muy viejitos, como si Astiz fuera viejito, como si Demarchi fuera viejito. Demarchi estuvo en mi casa en plena democracia”.

En el cierre, advierte: “Nos van a mandar más asesinos de lesa humanidad. Salud, techo, alimentación, cuidados, lo que necesiten, pero en la cárcel”. En un nuevo llamado a la unidad, pide “basta de pequeñeces” en lo que a internas políticas se refiere, pero por último “basta de hambre: el hambre produce violencia y produce pibes chorros”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,