Martes 18 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
26/01/2020

Luna Roja: el descargo del concesionario y la incertidumbre de guardavidas

Desde las redes del balneario clausurado emitieron un posteo donde apuntaron directamente a los vecinos y a la supuesta falta de pruebas. Desde la UGA, por su parte, buscan precisiones sobre su continuidad.

Luna Roja: el descargo del concesionario y la incertidumbre de guardavidas
Una de las últimas manifestaciones de vecinos en la playa. (Foto: archivo / Qué digital)

Días después de la clausura de sectores del espacio privado de Luna Roja, el concesionario se expidió a través de las redes oficiales del balneario donde apuntó directamente contra los vecinos y a una supuesta falta de pruebas. En paralelo, desde la Unión de Guardavidas Agremiados (UGA) expresaron su preocupación por la continuidad laboral de sus afiliados.

El pasado martes, tras inspecciones de la Policía Ecológica y personal municipal de Obras Sanitarias, sectores del espacio privado de la Unidad Turística Fiscal Playa Bonita, explotada comercialmente por el empresario Horacio Ipucha, fueron clausurados en el marco de una causa iniciada en la fiscalía de delitos culposos a cargo de Pablo Cistoldi por desagotar hacia el arroyo desde las cabañas construidas sobre la arena.

Tras cuatro días de clausura, desde las redes del balneario, el concesionario se expresó y cargó directamente contra los vecinos organizados contra los avances sobre el espacio público que denunciaron. “Nunca vamos a hacer ningún tipo de acción que pueda generar perjuicio al medio ambiente, somos ecologistas desde que nacimos, la gente puede hablar, puede decir cosas, puede generar distorsiones de la verdad y viralizar mentiras”, escribieron.

Además, insistió en que desde la concesión “no tiran un monumento por maldad”, en referencia al homenaje de la Masacre de Luna Roja y que, además “no contaminan el medio ambiente”. “No se debería haber clausurado el balneario por mentiras y sin tener pruebas reales”, manifestaron.

En cuanto a las acciones que llevaron adelante los vecinos en la playa, que incluyeron la “medición” del espacio público con un centímetro gigante y reabrir un viejo paso público que había cerrado la concesión, las calificó de “protestas con conductas agresivas”.

En paralelo, quienes se expresaron al respecto fueron los guardavidas quienes tienen incertidumbre por el cobro de sus salarios en tiempo y forma y también, en caso de no levantarse la clausura, por la continuidad laboral. Mientras tanto, continúan prestando el servicio en la playa, ante la importante cantidad de gente que ingresa desde el espacio público.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,