Domingo 19 de mayo | Mar del Plata
05/03/2016

Marcha, pregunta y silencio: ¿Dónde están los nietos?

Este sábado se realizó el acto en repudio a la presencia en la ciudad del represor Juan Miguel Wolk, responsable del “Pozo de Banfield”. “Tiene todas las repuestas y sabe que estamos acá”, dijo Ledda Barreiro frente a la casa de Wolk.

Marcha, pregunta y silencio: ¿Dónde están los nietos?
(Fotos: QUÉ Digital)

Detrás de los anteojos, los ojos de Ledda. Húmedos, llenos de lágrimas y con la mirada fija en esa casa, en una pared: atrás de los doce efectivos de Prefectura Naval vive el represor Juan Miguel Wolk, quien fue el responsable del Centro Clandestino de Detención conocido como “Pozo de Banfield” durante 1976 y 1979, ese mismo centro en el que la hija de Ledda permaneció secuestrada y en el que nació su nieto.

No fue una movilización más. Fue la primera que Abuelas de Plaza de Mayo realizó desde el cambio de gobierno y desde que Wolk, gracias al beneficio del arresto domiciliario, llegó a la ciudad.  Y además de todo eso, fue una movilización especial: encabezada por las Madres y las Abuelas, no hubo cantos, no hubo consignas ni hubo gritos. Solo hubo silencio. Y eso fue suficiente.

“Mi nieto nació en el Pozo de Banfield. Este hombre sabe dónde está mi nieto y sabe dónde están los restos de mi hija”, decía la titular de Abuelas 24 horas antes del acto en repudio, que se concretó en la zona Sur de la ciudad, a metros de la entrada del Bosque Peralta Ramos, específicamente en Benedetto Crocce y Lynch. Acompañada de organismos de derechos humanos, familiares y vecinos, el nutrido grupo recorrió las calles del barrio para alertar a la comunidad, para que todos sepan que en esa casa vive un asesino.

LESA HUMANIDAD WOLK ACTO REPUDIO ABUELAS  (4)
LESA HUMANIDAD WOLK ACTO REPUDIO ABUELAS  (11)
LESA HUMANIDAD WOLK ACTO REPUDIO ABUELAS  (7)
LESA HUMANIDAD WOLK ACTO REPUDIO ABUELAS  LEDDA BARREIRO(6)

Para Ledda, este acto no fue uno más. Pese a que hace años lleva adelante esta lucha, saber que a unos metros está la persona que le robó a su hija y la posibilidad de conocer a su nieto, duele. Y mucho. No solo le duele a ella, le duele a toda una sociedad. Le duele a todas las Abuelas y le duele todas las Madres. En definitiva, nos duele a todos.

“Gracias de corazón a todos los que están acá. Esto quiere decir que es verdad, que entre todos estamos buscando a los nietos”, dijo emocionada y aunque lamentó haberse “quebrado” también se permitió sentir. “Ahí adentro está el hombre que sabe dónde están los nietos, que sabe dónde está mi nieto; este hombre tiene todas las repuestas y sabe que estamos acá”, sumó.

Y en ese mismo sentido, y con lágrimas en los ojos, Ledda se preguntó si este “ser perverso” sentiría algo al saber que tanta gente estaba en la puerta de su casa. “Este hombre tiene todas las repuestas y sabe que estamos acá”, dijo, antes de emprender la retirada, y mientas cientos de personas repartían los volantes y los pegaban en la calle, para que todos los vecinos sepan que ahí, en esa casa en apariencia inocente, pasa el resto de sus días un asesino.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , ,

05/03/2016