Jueves 09 de febrero | Mar del Plata
¡Seguinos!
30/10/2016

Menores en conflicto con la ley: cuando el Estado está ausente

El fiscal de menores, Marcelo Yáñez Urrutia, se refirió a la ausencia de políticas de abordaje que permitan contener a los jóvenes que delinquen. “Como se los deriva, así se los deja”, dijo sobre el rol que cumple el Servicio Zonal.

Menores en conflicto con la ley: cuando el Estado está ausente
(Foto: archivo / QUÉ Digital)

Hablar de menores en conflicto con la ley penal no es nuevo ni sorprende: son numerosos los casos policiales que llegan a las noticias y que hablan de menores aprehendidos, de medidas de abrigo que son insuficientes, de consumo de drogas y de historias de abandono y condiciones desfavorables que permiten el desarrollo de conductas delictivas. Entonces, la pregunta que surge es inevitable: ¿Qué hace el sistema con los menores que delinquen?

En ese contexto, el fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Marcelo Yáñez Urrutia, se refirió a la situación local y fue crítico con el Poder Ejecutivo, en relación a la ausencia de políticas de abordaje que permitan contener a los jóvenes que delinquen.

“Los hechos que no tienen pena muy alta hay que derivarlos a una situación asistencial, porque tienen contextos muy desfavorables; y se los deriva al Servicio Zonal, porque a su vez ellos tienen un convenio con la Secretaría de Niñez en Riesgo; sin embargo lo que vemos es que como se los deriva, así se los deja”, cuestionó.

En diálogo con QUÉ, en la radio, el funcionario judicial reparó en la importancia de contener a los más jóvenes y consideró que para eso es necesario un cambio en el paradigma de abordaje. En ese sentido, habló de dos cuestiones: el costado penal de todo procedimiento y el asistencial, dos variables que se unen cuando un adolescente ingresa al sistema penal.

“En cuanto a lo jurídico, cada vez que un menor comete un delito penal tenemos que analizar cuál fue su conducta. Según el grado de conducta, uno como fiscal puede dejar aprehendido al menor y a su vez pedir la detención, pero eso se da cuando hablamos de un delito de una cuantía de pena determinada, casi un hecho grave”, expuso, sobre el accionar de los funcionarios dentro del Ministerio Público Fiscal.

Sobre esto último, Yáñez Urrutia admitió que lo que sucede en la mayoría de los casos, es que a los menores “se los procesa y se los somete al Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, pero en un estado de libertad”. “Muchas veces se deriva y en muchos casos son chicos en situación de calle”, graficó, sobre la situación actual.

LA NECESIDAD DE ASISTIR A LOS MÁS CHICOS

En esa misma línea, y en lo que hace al rol del Servicio Zonal – dependiente de la Subsecretaría de Promoción y Protección de Derechos de la provincia de Buenos Aires– para el fiscal es necesario entender por qué hoy en día “nadie es capaz de retener a los menores al menos un para darles albergue, darles de comer, asistirlos, hablar con ellos y hacerles entender que en la ciudad hay lugares para que estén bien, en otras condiciones”.

“Ese trabajo no se está haciendo en la ciudad y a eso se le suma el consumo de droga, que es algo que se da en la mayoría de los jóvenes en conflicto”, apuntó e hizo alusión a la falta de una decisión política que, a través de mayores recursos –económicos, humanos y de contenido- permita que los Servicios Zonales cumplan con su rol.

FISCALES 03

El fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil habló de las falencias del sistema (Foto: archivo / QUÉ Digital)

“Lo que hoy está pasando es que quienes deben intervenir por falta de presupuesto, falta de personal, de recurso humano y hasta de buena predisposición no logran sacar a los jóvenes de su situación y entonces siempre estén en el mismo contexto; esto no ha cambiado en años lamentablemente”, reflexionó.

De todas formas, para Yáñez Urrutia es importante distinguir los delitos graves de aquellos considerados menores. “Entiendo que muchas se reclama más dureza con los jóvenes, pero nosotros trabajamos hasta donde la ley nos permite, no podemos ir más allá de las leyes”, sostuvo y consideró que si bien s cierto que no hay que judicializar a todos los menores, es necesario entender “que hay casos y casos”.

“En los casos graves, por suerte y lo digo con conocimiento, los menores quedan privados de su libertad, quedan procesados y llegan a avanzar en un proceso, al menos en Mar del Plata. Pero tenemos una franja de otros hechos, no violentos pero sí reiterados, y eso sigue pasando, los chicos son inimputables y cometen hechos de baja cuantía”, completó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Comentarios