Domingo 08 de diciembre | Mar del Plata
¡Seguinos!
03/06/2016

#NiUnaMenos: otro año de lucha, más casos y el mismo reclamo

La consigna volvió a convocar a miles de personas. Una multitudinaria marcha atravesó el centro de Mar del Plata en contra de la violencia de género y en reclamo de decisiones políticas que transformen la realidad de aquellas víctimas que aún están a tiempo.

#NiUnaMenos: otro año de lucha, más casos y el mismo reclamo
(Foto QUÉ Digital)

A fuerza de organización y persistencia, la consigna #NiUnaMenos conquistó su espacio en poco más de un año. Este viernes, la lucha contra la violencia de género volvió a ganar la calle. Fueron miles, tal vez menos que en la primera e histórica marcha del 3 de junio de 2015, pero no existe comparación ni operación matemática que le reste peso al reclamo.

A la creciente exposición de la temática la acompañó en Mar del Plata un aumento en la cantidad de denuncias (cerca de 800 por mes). Se sumaron más casos de femicidio (9 entre 2015 y lo que va del 2016)  y se multiplicaron las voces. Los derechos de las mujeres y crecientes minorías, lejos de dividirse, volvieron a unirse en una lucha organizada que más que nunca espera de la ecuación política respuestas que resuelvan la cuenta pendiente para que no haya #NiUnaMenos a cuestas de la violencia tanto machista como institucional.

Las agrupaciones políticas marcharon. Solo algunas, claramente. Las organizaciones sociales también marcharon, muchas de ellas. Pero además de las ONGs, de las víctimas y de sus familiares, de concejales, diputados y funcionarios; también hombres, adolescentes, madres y adultos mayores sintieron esa necesidad de salir a la calle, de ser partícipes de la consigna, de acercarse al monumento en avenida Luro y Mitre para participar de una multitudinaria concentración que cerca de las 18 se transformó en una masa de gente de entre cuatro y cinco cuadras de largo que se movilizó por el centro de la ciudad en el marco de la convocatoria nacional.

El reclamo está claro. La movilización no tuvo sorpresa en cuanto a la magnitud de la convocatoria. Entre banderas contra los “crímenes de odio”, a favor de la aprobación de la emergencia en violencia de género (en actual tratamiento) y en defensa de los derechos de la mujer en general, Mar del Plata -o al menos una parte significativa de ella- marchó, se volvió a expresar a un año del primer #NiUnaMenos, todavía sin decisiones políticas que atiendan integralmente al flagelo.

NIUNAMENOS 00
NIUNAMENOS 03
NIUNAMENOS 09
NIUNAMENOS 02

Pero entre las banderas, entre aquellos que muchas veces se han movilizado y otros para los que fue una novedad participar, marcharon también derechos que no se cumplen, marcos legales que no llegan, condenas que no se aplican, políticas desactualizadas, denuncias acumuladas en escritorios, insultos, amenazas, golpes, gritos de ayuda, silencios y heridas que en algunas mujeres ya no pueden cicatrizar, porque para muchas ya es tarde.

Este 3 de junio y el anterior; el 25 de noviembre y las fechas venideras, están lejos de ser una súplica o un mero pedido. Fueron, son y serán una exigencia, el reclamo de una amplia minoría que crece y el grito de una herida en carne viva para que el poder político actúe y que entonces #NiUnaMenos deje de ser una consigna y sea una realidad para aquellas que aún están a tiempo.

“EL RECLAMO ESTÁ CLARO, LO QUE FALTA ES DECISIÓN POLÍTICA”

El centro de la bandera con el mensaje #NiUnaMenos lo sostuvo Laura Hochberg, reconocida militante de los derechos de las mujeres en Mar del Plata y una de las muchas e incansables luchadoras que integran la Multisectorial de la Mujer.

“Esperábamos que la convocatoria fuese así porque se va tomando conciencia de la situación que estamos viviendo. Entre 2015 y 2016 hubo 633 mujeres que han sido asesinadas y quedaron 532 chicos sin su mamá. En Mar del Plata en ese mismo período hubo nueve femicidios, 800 denuncias mensuales. Solo en la Fiscalía Nº 4 hay 1732 causas por violencia. Por eso estamos en un solo grito, en un solo reclamo”, explicó Laura en diálogo con QUÉ.

La convicción de las organizaciones que trabajan, luchan y militan alrededor de la violencia de género llevó a que el #NiUnaMenos se instalara. Fue primero en redes sociales, luego en la calle, más tarde en recintos legislativos.

“Lo que tenemos que lograr ahora es que haya políticas. El reclamo está claro, lo que falta es decisión política. Necesitamos que haya políticas contundentes y sobre todo presupuesto para poder llevarlas a cabo”, apuntó Laura Hochberg y remarcó la necesidad de que Mar del Plata cuente con más de un hogar para las víctimas de violencia de género.

“Que haya uno es poco porque es solo para 18 mujeres contra más de 800 denuncias por mes. No alcanza. También hace falta una salida laboral, una vivienda, un acompañamiento del Estado en hechos concretos para salir de esta dura realidad”, agregó y al paso de la marcha por la avenida Luro, garantizó: “Nosotras no vamos a parar hasta lograrlo”.

MOTIVOS PARA MARCHAR

Para Lorena y Victoria fue su primera marcha. Reconocen haber sido testigos de otras movilizaciones, pero nunca partícipes, al menos hasta este nuevo 3 de junio. Tienen 23 y 27 años, jamás sufrieron violencia de género en carne propia. Tampoco sus amigas ni su círculo cercano. “No nos pasó, pero sabemos que pasa, que hay muchos casos y hay motivos de sobra para marchar”, expresaron.

Llegaron temprano y se sumaron a la multitud en los alrededores del monumento al general San Martín. No llevaron carteles. “No somos de ninguna organización y el año pasado queríamos venir pero no pudimos. Este año acá estamos, acompañando el #NiUnaMenos por primera vez para decirle basta a todo tipo de violencia”, contaron, sorprendidas por haber marchado por primera vez; exaltadas por ser entrevistadas también por primera vez.

“Es la primera vez pero volveríamos a marchar. Es una buena causa. Algunas se animan a denunciar y otras mucho tiempo se callan o están amenazadas. Hay que salir a la calle, es la única manera de frenar lo que están viviendo muchas de nosotras”, reconocieron y por último aseguraron: “No vivimos la violencia hasta ahora por suerte, pero tampoco queremos que nos pase. Aunque no somos víctimas no nos gustaría serlo. Por eso nunca es tarde y siempre hay motivos para marchar”.

Ver más: , , , , , , ,