Viernes 30 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
22/05/2016

Parque Hermoso: el agua como reflejo de todo lo que falta

Un barrio con necesidades y falta de atención. De las bombas, el agua sale marrón. La mayor parte de los vecinos vive de lo que rescata del basural. Ante cada lluvia, las inundaciones. La historia de Mabel como muestra de la realidad.

Parque Hermoso: el agua como reflejo de todo lo que falta
El agua que sale de la bomba de Mabel en Parque Hermoso (Fotos: Lucho Gargiulo)
Joaquín Lledó

Autor: Joaquín Lledó

[email protected] @joaquinlledo

Levantarse a las 5 de la mañana para garantizar que de 8 a 12 un chico pueda ser atendido en la sala de salud del barrio. Salir a sacar agua de la bomba, que sale marrón y en poca cantidad. Hervir el agua para el resto del día. Rogar que no llueva porque el barrio se vuelve intransitable y el agua empieza a meterse en las casas y casillas. Preparar una merienda popular para unos 50 chicos del barrio porque sus familias no se la pueden garantizar. Irse a rescatar residuos del basural, y ahí ver a niños y ancianos juntar basura, a hombres y mujeres pelearse por llevarse “lo mejor” y volver para el día siguiente arrancar de nuevo, vender algo de plástico que se encontró en el basural y seguir adelante. Siempre con el ruego a cuestas de que no llueva, porque las cosas siempre pueden ser peor.

Así es un día en la vida de Mabel, sus hijas y sus nietos. Así es un día en Parque Hermoso, un barrio atravesado por diversas problemáticas sociales que están muy lejos de solucionarse porque hasta ahora el Estado no hizo nada por intentar mejorar la calidad de vida los vecinos. Porque hasta ahora sólo el esfuerzo personal y colectivo intenta todos los días cambiar la realidad o hacerla menos difícil.

Mabel hace 36 años que vive en Parque Hermoso. Tiene siete hijos y 27 nietos, la mayoría vive en el barrio. Hace tres años, al ver la falta de alimentación y la necesidad de los chicos, decidió abrir el comedor “Los Niños”, que funciona todos los días en la calle 206 entre 3 y 5, a dos cuadras de la avenida Tettamanti. Junto a ellos comenzaron a trabajar los movimientos Jóvenes al Frente y 26 de Julio.

El comedor funciona todos los días: se les da la merienda a los chicos del barrio, y  los jueves y sábados hay apoyo escolar y otras actividades para un total de casi 50 chicos. Algunos, según cuenta Mabel, llegan de los barrios Las Heras y  Parque Palermo, son familias que ante la necesidad se mueven por una taza de leche caliente.

BARRIO PARQUE HERMOSO (8)

Es viernes al mediodía. El cielo está completamente cubierto y de a ratos llueve despacio. La lluvia es un temor en el barrio porque los vecinos saben que la inundación siempre está cerca. Mientras tanto, Mabel entra al comedor con un bidón de plástico de agua mineral. De pura y sana el agua no tiene nada: presenta un color marrón claro. Así la mujer cuenta que cada vez que necesita agua tiene que ir a sacar de la bomba que tiene instalada afuera del comedor, que ahora está un poco rota, y por eso cuesta que el agua salga una importante cantidad y sin tanto color marrón.

El agua potable es toda una utopía en este lugar de Mar del Plata: que las obras son muy costosas y que implican mucha inversión son algunas de las respuestas oficiales. Mientras tanto, en Parque Hermoso los vecinos, tal como lo hace Mabel, tienen que hervir el agua antes de consumirla y el que tiene una mejor bomba es el que “mejor” agua tiene.

Los vecinos cuentan que hace tiempo el Municipio habían prometido la instalación de bombas comunitarias, tal como existen en otros barrios, pero eso nunca se concretó.

BARRIO PARQUE HERMOSO (3)

EL OTRO AGUA Y LA IMPERICIA DE DESARROLLO SOCIAL

Hace un mes, 42 personas tuvieron que autoevacuarse en el comedor de Mabel por el problema de siempre: falta de obras, terrenos bajos, y ante cada lluvia, el agua que entra a las casas y casillas de la zona. Después de aquella inundación en la que integrantes del  Movimiento 26 de Julio organizaron y asistieron a las familias, la Secretaría de Desarrollo Social mandó una ayuda extra para los chicos: pan dulces, que cuando los abrieron estaban podridos. “¿Te das cuenta lo que  es?”, señala Mabel.

“Cuando llegan las elecciones arreglan las calles y a los pocos días ya está todo con barro y se inunda otra vez”, resume una de las hijas de Mabel. Es que en el barrio existe la necesidad de una obra de entubado que permita que el agua que baja de distintos sectores, como las quintas y canteras, siga su curso y no se quede estancada en unas pocas cuadras de Parque Hermoso.

Sobre la calle 206, que es una de las que más sufre la acumulación de agua, se instalan cada vez más casillas. El problema siempre puede ser peor y puede afectar cada vez a una mayor cantidad de familias. “El barrio está en un pozo. Y estamos rogando todos los días para que no llueva para que no haya problemas”, dice con algo de resignación otra de las hijas de Mabel.

Inundación Lluvia Parque Hermoso

LA BASURA PARA SUBSISTIR

Gran parte de los vecinos de Parque Hermoso –algunos grafican con un 80%- van cada día a La Quema, como llaman al viejo basural, que ya debería haber empezado a sanearse, según las promesas del kirchnerismo y del macrismo, pero aún no hay ningún avance.  Y en el lugar, según cuentan las hijas de Mabel, cada día se advierte mayor cantidad de personas.

Cuentan que como el Puerto está parado hay una mayor cantidad de personas, estiman y suponen que van unas 300 personas por día, relatan que hay ancianos y nenes muy chicos y que concurren algunas asistentes Sociales del Enosur que tratan de sacar a los nenes de allí. También explican que las peleas y enfrentamientos se dan a diario por conseguir la mejor basura posible y que lo que llevan los camiones ya no alcanza para todos los que van. El relato es crudo, directo, natural, repetido.

Las hijas de Mabel dicen que cuando van al basural encuentran ropa, mercadería y plástico para vender y así hacerse unos buenos pesos. “Ahora está peor que antes, hay familias que llevan hasta bebés ahí”, señala una de ellas y grafica que cuando llegan los camiones “se ve como un enjambre de gente”. “Es mucha la pobreza que hay y que se ve”, suma Mabel.

“PARA LOS FUNCIONARIOS ESTO NO EXISTE”

En los barrios en los que el Estado decide no estar presente, las organizaciones sociales se encuentran con un papel fundamental. Facundo Apache Villalba es dirigente del Movimiento 26 de Julio. Cuenta que hace seis años empezaron a pisar y a trabajar el barrio. Rápidamente recuerda por haber sido una de las primeras que empezó a asistir en el barrio a Agustina Marchetta, su compañera, que falleció meses atrás.

Empezaron con un ropero popular y después con distintas actividades hasta que después de una importante inundación también empezaron a trabajar con Mabel y sus hijos en el comedor. Además, tienen otros proyectos en carpeta en una casita con la que cuenta el espacio en el barrio. “Para los funcionarios Parque Hermoso no existe”, cuestiona y grafica: “Batán no se hace cargo, la Municipalidad tampoco y los vecinos están en el medio”.

Según cuenta, desde el espacio reciben mercadería que aporta la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad y también del área provincial aunque desde esta última la nueva gestión intenta reducir las cantidades.

BARRIO PARQUE HERMOSO (1)

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , ,