Viernes 30 de octubre | Mar del Plata
¡Seguinos!
04/11/2014

Parque Palermo: donde la asistencia nunca llega a tiempo

Más de 30 familias se autoevacuaron en la casa de una vecina a partir de las consecuencias del temporal. Todavía esperan la ayuda oficial. Calles completamente llenas de agua y barro, postes caídos y casillas muy afectadas.

Parque Palermo: donde la asistencia nunca llega a tiempo
Valeria recibió en su casa una vez más a los vecinos afectados de Parque Palermo. (Fotos: Lucho Gargiulo)

“Al mediodía estaría volviendo todo a la normalidad”, dijo poco antes de las nueve de la mañana el secretario de Gobierno, Pablo García, al realizar una evaluación del trabajo realizado por Defensa Civil y las distintas dependencias municipales durante la madrugada. Pasado el mediodía, en Parque Palermo todavía esperaban que alguien se acercara a ayudar porque el agua y el viento hicieron que más de 30 familias tuvieran que irse de sus casas. Algunas, incluso, perdieron todo, otra vez.

Postes de luz caídos, cables que cuelgan, calles completamente llenas de agua y barro, mucho barro. Unas cuarenta personas autoevacuadas en la casa de una vecina, amontonadas en la habitación principal de unos cuatro metros por tres. Parque Palermo. Martes 4 de noviembre de 2014 después de un poco de lluvia y fuerte viento. El Estado, ausente.

La historia se repite cada vez que una tormenta afecta a la ciudad. Hay sectores donde la asistencia oficial decide no llegar o llega tarde.

Valeria vive en el barrio Parque Palermo desde que nació. Su casa, de Lobería al 3700, ya es la casa de los vecinos que se ven afectados cada vez que un temporal azota la ciudad. Valeria, atendía hasta hace siete meses un comedor que alimentaba a unas 70 familias, entre ellas chicos y siete abuelos. Ya no lo atiende más porque como tantos otros ya no recibe asistencia oficial y lo poco que puede juntar no alcanza. De todas maneras, reparte esa mercadería entre los más necesitados.

En la casa de Valeria había a las 13.30 de este martes unas 40 personas, en su mayoría niños. Son algunas de las familias que debieron dejar sus casas por la lluvia y el viento y que no tuvieron ningún tipo de asistencia oficial. A una de las mujeres que estaba ahí – con dos hijos chiquitos- alrededor de las 3 de la madrugada se le volaron las chapas del techo de su casa. Dice que perdió todo y que cuando le pidió ayuda al presidente de la Sociedad de Fomento le dio una bolsa de clavos. Eso es todo lo que tuvo de ayuda: una bolsa de clavos. El Estado, ausente.

Alguno de los chicos –y entre ellos bebés- esperaban asistencia médica a partir de sufrir crisis de asma. Esperaban que el Estado que alertó sobre el temporal y que entregó continuamente informes a la prensa los asista, los ayude, los proteja.

PARQUE PALERMO 00
PARQUE PALERMO e
PARQUE PALERMO b

“A la mañana empezaron a tocarme las palmas, la gente necesitaba ayuda otra vez. Y no tenemos ni alimentos, ni leche, ni azúcar”, cuenta Valeria, quien meses atrás contuvo en su casa a muchas familias luego de fuertes lluvias. En ese momento el gobierno municipal tardó más de 24 horas en abrir un centro de evacuados en el barrio. Esta vez, eso no estaba ni en los planes, según le dijeron.

A las familias, en general, les cuesta dejar sus casas. Dicen que por la inseguridad que vive el barrio ya no salen después de las 18 y que “así no se puede vivir”. Y que por eso, ante situaciones así, intentan quedarse hasta último momento.

Otra de las postales de la desidia es el transporte público. Sobre esa misma calle en la que está la casa de Valeria, la calle Lobería, el colectivo no transita hace aproximadamente un mes. El mal estado producto de los pozos y el barro es la causa.

Entonces, con todo eso, las familias autoevacuadas dicen que el gobierno municipal mira para otro lado, que la ayuda que prometen nunca llega y que los anuncios de mejoras son sólo anuncios. Una historia repetida de un Estado ausente.

Ver más: , , ,