Sábado 11 de julio | Mar del Plata
¡Seguinos!
04/06/2018

Pitbull atacó e hirió a un hombre: estaba sin correa ni bozal

Ocurrió en el barrio 9 de Julio. La víctima es un hombre de 67 años que sufrió heridas en la mano y el abdomen. En la UPA le dieron una “insólita” respuesta y ahora debe seguir un tratamiento antirrábico en el Iremi.

Pitbull atacó e hirió a un hombre: estaba sin correa ni bozal
(Foto: QUÉ Digital)

Un hombre de 67 años debió recibir asistencia médica tras ser atacado por un pitbull este fin de semana en el barrio 9 de Julio. En incumplimiento de la ordenanza vigente, el dueño del perro lo tenía sin bozal ni correa en el momento en el que se produjo el hecho.

Ramón había salido de trabajar el sábado como todos los días y se dirigía hacia su casa, cuando al llegar a Paula Albarracín y 3 de Febrero, un pitbull que se hallaba en la calle junto a un hombre saltó sobre él, lo atacó y le provocó heridas en su mano izquierda y en el abdomen.

El hecho ocurrió el sábado momentos antes del mediodía. La víctima contó que ni siquiera había visto al animal, por lo que se sorprendió al descubrirlo abalanzándose sobre él. De inmediato buscó resguardarse y esquivar la boca del perro, pero éste terminó mordiéndolo fuertemente hasta que el hobre logró desprenderse y alejarse.

Según explicó, “el animal estaba en la calle sin bozal ni correa al cuidado de un hombre mayor” que dijo no ser el propietario, sino que estaba cuidándolo por pedido de su nieta.

Ante este episodio, la víctima se dirigió a la Unidad de Pronta Atención (UPA) que funciona junto al Hospital Interzonal General de Agudos (HGA), adonde llegó con la mano ensangrentada y un fuerte dolor abdominal por la mordida que sufrió a la altura de la panza.

La respuesta que una médica de la UPA le dio a la víctima resulta por lo menos insólita: según contó Ramón, le dijo que simplemente se fuera a su casa y se lavara con agua y jabón blanco. Ante la insistencia de requerir atención médica para que le limpien y curen las heridas, mostrándole la sangre en su mano, la profesional insistió en enviarlo a su casa y que luego de dirija al Iremi.

Así fue que sin hacerle caso, se dirigió directamente al Iremi. “Ahí me trataron como un rey, me atendieron excelente, me limpiaron las heridas y me vendaron”, contó.

Ahora, durante un mes, el hombre deberá volver cada semana al Iremi para seguir un tratamiento antirrábico y antitetánico que incluye múltiples inyecciones.

Al volver al lugar del hecho, encontró nuevamente al hombre que tenía el pitbull a su cuidado. “Me pidió millones de disculpas y se puso a total disposición, pero esto no puede ocurrir”, dijo

“Hoy me pasó a mí, pero si en mi lugar pasaba un nene o un abuelo y lo atacaba un perro, ¿qué pasaba? Es un peligro y estos perros no pueden estar sin bozal ni correa porque son perros de ataque, considerados animales peligrosos”, sostuvo Ramón, que por este hecho deberá seguir un tratamiento con inyecciones durante todo el mes de junio.

 LA LEGISLACIÓN VIGENTE 

La legislación vigente exige que los propietarios y/o tenedores de mascotas “asuman una actitud responsable con las mismas”. Es así que la Ley Nacional 14346 de Protección a los Animales en su artículo 1º establece que será reprimido con prisión de 15 días a un año, “al que infringiere malos tratos o los hiciere víctima de actos de crueldad” y considera como actos de mal trato “no alimentarlos en cantidad y calidad suficiente” y “de crueldad”, entre otros, el “causarles sufrimientos innecesarios”.

Mientras tanto, la ordenanza local Nº 22031 de Tenencia Responsable de Mascotas señala la obligación de los propietarios, poseedores o tenedores de “mantenerlos en condiciones higiénico sanitarias, de bienestar y seguridad adecuada a su especie y raza”, de “brindarles alojamiento, agua limpia y alimentación”.

Además, responsabiliza al propietario o tenedor “por los daños y perjuicios y molestas que ocasione su animal a las personas a otros animales, a las cosas, a los espacios públicos y al medio natural en general”.

La misma norma establece la obligatoriedad para los propietarios y poseedores y tenedores de perros de no dejarlos “deambular sueltos en la vía pública y en lugares de uso público no habilitados para tal fin, quedando obligados al uso de correa, collar y bozal”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,