Jueves 09 de abril | Mar del Plata
¡Seguinos!
22/01/2019

Playas del sur: entre los controles y la falta de respuestas

Desde la Asamblea por los Espacios Públicos advierten que se necesitan más carteles de advertencia en zonas de derrumbe, remarcaron la falta de guardavidas y de respuestas del Estado. Denunciaron controles ineficientes.

Playas del sur: entre los controles y la falta de respuestas
(Foto: ilustrativa / QUÉ Digital)

Luego de un principio de año agitado, sobre todo en las playas del sur, por los after que se desarrollaron en la playa, derrumbes en acantilados, la aparición de controles municipales y el conflicto de guardavidas, desde la Asamblea por los Espacios Públicos remarcaron la necesidad de aumentar las medidas de seguridad en las playas, con cartelería y la cantidad que corresponde de guardavidas. También remarcaron la necesidad de controles eficientes y respuestas del Estado ante el avance de privados.

En diálogo con este medio, Karina Huarte, de la Asamblea, realizó una síntesis de la situación que se vive en las playas del sur. “Estas semanas fueron sucediendo bastantes cosas. Comenzamos con la fiesta clandestina en los acantilados, en un sector señalizado como zona de derrumbe pero sin ningún tipo de resguardo. Estas fiestas provienen de los chiringos que se establecieron abajo, que tienen aparentemente permisos precarios, donde no sabemos de dónde viene la conexión luz o si el agua que usan es potable”, indicó.

En ese sentido, remarcó que luego de la fiesta, donde incluso horas después se produjeron derrumbes de sectores del acantilado, aparecieron las primeras inspecciones municipales, aunque denuncia que no fueron del todo efectivas: “A partir de esa fiesta, aparecieron controles, se clausuraron esos locales, pero a las tres horas ya estaban abiertos de nuevo”, manifestó.

Más allá de la clandestinidad de las fiestas y de los chiringos, un tema que se impone es la seguridad y la concientización en las playas: “Los carteles no alcanzan. Necesitamos políticas más concientizadoras, campañas publicitarias respecto a lo que implican los acantilados, a la preservación y los peligros”.

Fiesta ilegal acantilados

La fiesta clandestina de Acantilados, justamente debajo del acantilado.

En sintonía, se refirió al conflicto de guardavidas, que siguen negociando su salario pero en las playas sigue incumpliéndose el cupo de trabajadores: “Necesitamos dos guardavidas por turno, en cada horario, algo que no se está cumpliendo en algunos balnearios. Y ahí tenemos un terrible problema: un solo guardavidas a full y encima tiene que estar mirando atrás si no se cayó alguien, si no hay zona de derrumbe”, añadió.

Pero además, desde la Asamblea promueven, sin mucho acompañamiento estatal, de actividades para mejorar los espacios públicos del sur: “Hemos presentado infinidad de expedientes. En la zona de Acantilados, donde se hizo la fiesta, hay playas públicas recuperadas. Allí la sociedad de fomento hizo dos baterías de baños con biodigestores, pero no tienen energía porque el Municipio no da respuestas. Nadie les baja un cable para usar los baños, que son públicos. La comunidad está yendo a su casa, buscando generadores, se dejan a la mañana, se turnan para recargarlos. Es un abandono en serio. Pedimos luz, nada más”.

En ese sentido, destacaron que ante las numerosas puertas que golpearon, la Defensoría del Pueblo de la Provincia fue quien más respuestas les dio, aunque en muchos casos no pudieron cambiar mucho las cosas. Por ejemplo, no consiguieron avanzar en el caso del balneario Abracadabra: “Había una construcción ilegal sobre la costa, la Justicia ordenó demoler una construcción, pero no pasó nada. Abandonados, nos sentimos abandonados, pero no paramos de trabajar como comunidad para evitar eso. Queremos cuidar el medio ambiente, las playas, compartirlas para el disfrute de todos”, finalizó.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,