Martes 04 de agosto | Mar del Plata
¡Seguinos!
09/11/2019

Presión constante y control hasta para ir al baño: así es trabajar en Textilana

Beatriz forma parte de las 30 empleadas que fueron despedidas sin causa desde marzo pasado y cuenta, en primera persona, lo que se vive en la fábrica.

Presión constante y control hasta para ir al baño: así es trabajar en Textilana
(Fotos: archivo / Qué digital)

Desde el año pasado, la comisión interna de la fábrica Textilana de Mar del Plata empezó a advertir por la implementación en la planta ubicada sobre la Ruta 88 de un nuevo sistema de producción por “celdas”, que básicamente lleva a que cada trabadora haga el trabajo que hasta entonces hacían tres. La multiplicidad de tareas intensificó el ritmo de trabajo y desde aquel momento los despidos se cuentan por decenas.

Beatriz es una de las trabajadoras que fue echada recientemente de la empresa del polémico empresario Sergio Todisco -involucrado en causas de corrupción– en el marco de una serie de despidos que se iniciaron en marzo pasado, luego de un histórico paro en la planta, por medio del que las trabajadoras lograron un aumento salarial.

Y ahora, ya desde afuera, explica las condiciones a las que son expuestas. “Todos los días entramos, salimos y no sabemos si volvemos a entrar, porque esa es la psicología que nos meten en la cabeza”, afirma y señala: “Te obligan a que llegues a la producción, lo único que les interesa a ellos es la producción. Si estás enferma, si estás descompuesta, si vas al baño; nada cuenta”.

La mujer le cuenta a Qué digital cómo fue su experiencia en la reconocida firma Textilana mientras acompaña -junto a la delegada María Demateis, en la delegación local del Ministerio de Trabajo provincial- a una compañera que entró en un cuadro de depresión profunda a partir de los malos tratos dentro de la fábrica y a quien la empresa se niega a pagarle lo adeudado, ya que pese a la existencia de los certificados médicos que acreditan su condición, la despidieron por haber realizado “abandono de tareas”.

“Desde que empezaron con el nuevo sistema nos obligan a trabajar en la producción tres veces más de lo que siempre pidieron”, remarca la mujer, en sintonía con los reclamos expresados por las trabajadoras desde el mismo momento en que se puso en práctica el nuevo sistema en la planta.

Y explica: “Yo manejaba todas las máquinas y me movieron en toda la celda, lo superé, y así y todo fui despedida. Así que no les interesa nada. Todos los días entramos, salimos y no sabemos si volvemos a entrar, porque esa es la psicología que nos meten en la cabeza, y estamos todos mal, incluso las chicas que ahora están trabajando porque hacemos tareas de cuatro o cinco personas, sin exagerar”.

En este sentido, Beatriz expone que ella llegó a manejar tres máquinas simultáneamente: “Te obligan a que llegues a la producción y están constantemente las encargadas que pasan con el cuaderno fijándose, lo único que les interesa a ellos es la producción”.

“Si estás enferma, si estás descompuesta, si vas al baño, nada cuenta. No cuenta tampoco cuando la máquina está rota, cuando el hilo se rompe. Son ocho horas y media que trabajamos sin parar, y nos controlan hasta para ir al baño”, advierte la mujer y agrega: “Ellos prefieren que vos no vayas al baño; porque para ir tenés como una cuadra y si hay gente tenés que esperar. Por eso hay chicas que no van al baño. Y de todas maneras nos siguen despidiendo”.

María Demateis, delegada de las y los trabajadores, expone que desde marzo pasado hasta ahora se produjo el despido de alrededor de 30 trabajadoras y remarca una y otra vez que “no hay una crisis de producción”. “La intención es despedir para contratar personal nuevo; es decir echan e indemnizan a trabajadores con antigüedad para traer trabajadores contratados en inferioridad de condiciones“, plantea, como en diversas oportunidades ya lo ha hecho.

Y reafirma: “Esto es una política, porque dinero les sobra, porque se indemniza a trabajadores con muchos años de antigüedad al 100%. Su idea es terminar con la antigüedad de los compañeros organizados para precarizar el trabajo”.

Ver más: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,